EL SIS­MO DE MI GE­NE­RA­CIÓN

Milenio - Campus - - IMPULSO UAS/EL HABLADOR - SAL­VA­DOR@ ELHABLADOR. COM. MX SAL­VA­DOR ME­DI­NA*

Si al­go ha que­da­do cla­ro tras el sis­mo del pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre, es que los jó­ve­nes me­xi­ca­nos es­tán dis­pues­tos a sa­car ade­lan­te es­te país. No siem­pre sa­be­mos có­mo, ni qué ha­cer pa­ra ello. Pe­ro la vo­lun­tad es­ta­ba ahí, sem­bra­da ba­jo los es­com­bros de un sis­te­ma que pros­pe­ra en con­tra nues­tra.

Du­ran­te dé­ca­das, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios se han de­di­ca­do, en to­dos los sec­to­res, a dre­nar los re­cur­sos de es­te país. Re­cur­sos eco­nó­mi­cos, in­te­lec­tua­les, na­tu­ra­les, so­cia­les, hu­ma­nos. El pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to di­jo ha­ce años que la co­rrup­ción en Mé­xi­co es al­go cul­tu­ral. Y aun­que mu­chos lo cri­ti­ca­ron, pues su pos­tu­ra pa­re­cía mos­trar cier­ta con­for­mi­dad an­te el fe­nó­meno, no di­jo na­da fal­so.

Quie­nes al­gu­na vez han in­ten­ta­do con­so­li­dar un ne­go­cio pro­pio, se han en­fren­ta­do con el fe­nó­meno de la co­rrup­ción, ya sea a ni­vel gu­ber­na­men­tal o em­pre­sa­rial. Se con­si­de­ra ya un ele­men­to co­ti­diano. La nor­ma­li­za­ción de la co­rrup­ción ha la­ce­ra­do la eco­no­mía de es­te país y en su ca­mino, la moral tam­bién.

Mé­xi­co es un país gol­pea­do por sí mis­mo, en el que los ciu­da­da­nos tien­den a arro­jar la pri­me­ra pie­dra an­tes de ver­se en el es­pe­jo. He­mos si­do in­ca­pa­ces de vol­ver esa im­po­ten­cia en cam­bio que ge­ne­re pros­pe­ri­dad. Has­ta que lle­gó el sis­mo del 19 de sep­tiem­bre de 2017.

Step­hen Mar­che es­cri­bía ha­ce tiem­po que “una ge­ne­ra­ción aho­ra sig­ni­fi­ca un cohor­te eco­nó­mi­co — un mo­men­to en un ci­clo de da­tos eco­nó­mi­cos a la al­za y ( prin­ci­pal­men­te) a la ba­ja”. En Mé­xi­co, ese día sir­vió pa­ra se­pa­rar a los jó­ve­nes de los vie­jos. Y no se tra­ta de una de­ter­mi­na­ción de edad, sino de pen­sa­mien­to.

Los jó­ve­nes se lan­za­ron a las ca­lles a ha­cer­se úti­les de cual­quier for­ma po­si­ble. Ya fue­ra re­co­lec­tan­do ví­ve­res, or­ga­ni­zan­do bri­ga­das a tra­vés de re­des so­cia­les, or­ga­ni­zan­do a los ve­ci­nos pa­ra ge­ne­rar cen­tros de aco­pio o le­van­tan­do pie­dras de los es­com­bros que de­jó la na­tu­ra­le­za a su pa­so.

Los vie­jos dejaron que otros hi­cie­ran el tra­ba­jo, bus­ca­ron cul­pa­bles en lu­gar de so­lu­cio­nes y pro­vo­ca­ron que una ge­ne­ra­ción se to­ma­ra de la mano pa­ra ha­cer lo que ellos nun­ca hi­cie­ron.

El te­rre­mo­to ex­pu­so no só­lo las fa­llas de nues­tro sis­te­ma sino su ca­li­dad moral. In­con­ta­bles cons­truc­cio­nes fa­lla­ron ins­pec­cio­nes pre­vias o las que­jas y re­co­men­da­cio­nes fue­ron ig­no­ra­das pa­ra dar pa­so a la ile­ga­li­dad. De­trás de las per­so­nas en­te­rra­das que per­die­ron la vi­da, hay un ras­tro de san­gre que las au­to­ri­da­des de­ben se­guir.

Los de­le­ga­dos se­ña­lan al IN­VEA, és­te a los pro­pie­ta­rios, los otros a los cons­truc­to­res, es­tos a fun­cio­na­rios que ya es­tán en otro pues­to del ser­vi­cio pú­bli­co y na­die ha asu­mi­do la res­pon­sa­bi­li­dad de sus ac­cio­nes. Pen­sa­ban pues que ig­no­rar re­que­ri­mien­tos de cons­truc­ción era un me­ro trá­mi­te, no una sen­ten­cia.

Se tra­ta de una cri­sis que ex­pu­so a to­dos los ni­ve­les. Des­de las de­le­ga­cio­nes de Ciu­dad de Mé­xi­co, que tan­ta li­ber­tad exi­gie­ron pre­vio a su nueva cons­ti­tu­ción y que ig­no­ra­ron las ad­ver­ten­cias de ex­per­tos a cam­bio de so­bor­nos mul­ti­mi­llo­na­rios, su­bien­do a to­das las es­fe­ras del go­bierno, has­ta el sec­tor em­pre­sa­rial dis­pues­to a to­do y a cos­ta de una pos­tu­ra de­pre­da­do­ra que de­ja ex­pues­ta a una ciu­dad vul­ne­ra­ble.

Pe­ro co­mo mi­les de jó­ve­nes, sa­li­mos a las ca­lles a en­con­trar­nos con los otros. Ese con­cep­to que per­mi­te en­ten­der que los de­más exis­ten. Que es­ta­mos jun­tos en es­to. Que pa­ra cons­truir ciu­da­da­nía, es ne­ce­sa­rio in­vo­lu­crar­se, sa­lir a las ca­lles y re­to­mar­las. Qui­tár­se­las a los co­rrup­tos, a los in­ca­pa­ces de cam­biar, a los de­pre­da­do­res, a los que ven por ellos mis­mos siem­pre.

Esos mi­lle­nials que son tan cri­ti­ca­dos por su apa­tía, cu­yas con­duc­tas so­cia­les con­fun­den a mu­chos, con nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción y prio­ri­da­des in­fi­ni­ta­men­te dis­tin­tas a las ge­ne­ra­cio­nes que los an­te­ce­die­ron, ellos fue­ron los que no es­pe­ra­ron y die­ron to­do lo que te­nían por El Otro. Por Mé­xi­co.

Allá en la ca­lle nos en­con­tra­mos a cien­tos de per­so­nas que pien­san igual, nos di­mos cuen­ta de nues­tras si­mi­la­ri­da­des y de­ja­mos atrás lo que nos se­pa­ra. Y pue­do nu­me­rar in­con­ta­bles ex­pe­rien­cias en me­nos de una se­ma­na que com­par­tí con quie­nes se in­vo­lu­cra­ron, con quie­nes no se cru­za­ron de bra­zos.

Uno de esos in­fluen­cers que se­ña­la­mos co­mo ba­na­les, nos trans­fi­rió de su di­ne­ro sin co­no­cer­nos, sim­ple­men­te con­fian­do en que íba­mos a cum­plir y vol­vi­mos su do­na­ción en un ca­mión lleno de ví­ve­res; jó­ve­nes que iban rum­bo a las zo­nas de desastre se de­te­nían en nues­tro cen­tro de aco­pio pa­ra pre­gun­tar qué ne­ce­si­tá­ba­mos y vol­vían con otras per­so­nas a en­tre­gar lo que po­dían; a tra­vés de las pu­bli­ca­cio­nes en re­des so­cia­les, lo­gra­mos lo­ca­li­zar al me­nos dos pe­rros que se ha­bían ex­tra­via­do du­ran­te el te­rre­mo­to.

No se tra­ta de au­to elo­gios, sino una mues­tra de lo que ha pa­sa­do es­tos días. El mar­tes 19 de sep­tiem­bre se cim­bró la tie­rra y sur­gió un país dis­tin­to.

¿ Quién iba a pen­sar que la ayu­da iba a lle­gar al por ma­yor, que las ma­nos iban a so­brar, que los jó­ve­nes se iban a or­ga­ni­zar a tra­vés de una cau­sa co­mún?

Si al­go sen­tía que fal­ta­ba a mi ge­ne­ra­ción, era mo­ti­va­ción, era aco­ger­nos ba­jo una mis­ma ban­de­ra. Y nun­ca hu­bie­se ima­gi­na­do que esa ban­de­ra era ver­de, blan­ca y ro­ja.

Es­cri­bió Mar­che so­bre el mo­vi­mien­to de Oc­cupy Wall Street: “Ve­re­mos en­ton­ces có­mo las flo­res de la ira, plan­ta­das y nu­tri­das tan des­cui­da­da­men­te por tres dé­ca­das han flo­re­ci­do y ve­re­mos quién las co­se­cha­rá”

El Mé­xi­co de los úl­ti­mos días va a per­ma­ne­cer, va a cam­biar el rum­bo de es­te país, y rum­bo a las elec­cio­nes de 2018, de­ter­mi­na­rá si va­mos con­tra co­rrien­te o de­ci­di­mos to­mar, por fin, las rien­das de nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.