ACER­CA DE LA UNIVERSIDAD PÚ­BLI­CA

Milenio - Campus - - PORTADA -

Un pro­ble­ma que ha es­ta­do pre­sen­te en la his­to­ria de México es el de la de­sigual­dad so­cial. No he­mos te­ni­do la su­fi­cien­te fuer­za y ha­bi­li­da­des pa­ra cam­biar la si­tua­ción in­jus­ta que pa­de­cen la ma­yor par­te de nues­tros com­pa­trio­tas. Es­te pro­ble­ma se re­pro­du­ce y se en­cuen­tra de di­fe­ren­tes ma­ne­ras en dis­tin­tos pla­nos de la reali­dad so­cial, sien­do uno de ellos el edu­ca­ti­vo. Doy al­gu­nos ejem­plos.

En un aná­li­sis pu­bli­ca­do en un li­bro del Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, UNAM ( 2009), se in­di­ca que las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas en México for­man un con­jun­to ins­ti­tu­cio­nal es­tra­ti­fi­ca­do. La di­fe­ren­cia­ción va más allá de in­di­ca­do­res es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­cos. Se ex­pre­sa en fun­ción del con­tex­to edu­ca­ti­vo ( vía la co­ber­tu­ra), de la es­truc­tu­ra de­mo­grá­fi­ca li­ga­da a la de­man­da, de la re­la­ción en­tre el sub­si­dio y la ma­trí­cu­la, de los so­por­tes in­te­lec­tua­les pa­ra ha­cer in­ves­ti­ga­ción y de cri­te­rios po­lí­ti­cos. Lo que re­sal­ta, en su­ma, es que las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas se dis­tin­guen por di­fe­ren­cias en sus ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les, de­ri­va­das de los re­cur­sos ma­te­ria­les y hu­ma­nos con los que cuen­tan.

Unas ins­ti­tu­cio­nes tie­nen más ventajas que otras pa­ra cum­plir con sus ta­reas. Hay gran­des di­fe­ren­cias pa­ra ha­cer in­ves­ti­ga­ción, for­mar in­ves­ti­ga­do­res, con­tri­buir al desa­rro­llo del en­torno so­cial y pa­ra ad­qui­rir un de­ter­mi­na­do pe­so po­lí­ti­co que per­mi­ta in­fluir en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas ins­tru­men­ta­das por el go­bierno. Y es­tas de­sigual­da­des ins­ti­tu­cio­na­les tie­nen que ver con las po­si­bi­li­da­des de que los alum­nos ten­gan una bue­na edu­ca­ción y que los ac­to­res y su­je­tos del cam­bio so­cial cuen­ten con co­no­ci­mien­tos apro­pia­dos al desa­rro­llo lo­cal.

La ins­ti­tu­ción don­de se es­tu­dia o tra­ba­ja re­sul­ta de im­por­tan­cia pa­ra en­trar al mer­ca­do la­bo­ral o pa­ra te­ner una voz re­co­no­ci­da en la opi­nión pú­bli­ca. Es­tu­diar en una universidad es re­le­van­te en la de­fi­ni­ción de las opor­tu­ni­da­des de vi­da y de es­ta­tus. En México, la ma­yor par­te de los jó­ve­nes no tie­ne ac­ce­so a la edu­ca­ción su­pe­rior. Un po­co más de seis de ca­da diez per­so­nas, que tie­nen en­tre 18 y 23 años, no es­tu­dian li­cen­cia­tu­ra. Y en­trar a una universidad es más di­fí­cil pa­ra los jó­ve­nes cu­yas fa­mi­lias tie­nen in­gre­sos es­ca­sos que pa­ra quie­nes pro­vie­nen de las fa­mi­lias más adi­ne­ra­das. Aquí ra­di­ca una de­sigual­dad no­ta­ble.

A fi­nes del se­xe­nio pa­sa­do, se in­di­có que un 20 por cien­to de los jó­ve­nes pro­ve­nien­tes de los 4 de­ci­les de in­gre­so más ba­jos es­ta­ban ma­tri­cu­la­dos en el ni­vel su­pe­rior. Ese por­cen­ta­je ha­bía au­men­ta­do, en con­tras­te con el del pa­sa­do. Los es­tu­dian­tes de las fa­mi­lias más ri­cas ( de­ci­les 9 y 10) do­bla­ban esa pro­por­ción en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, mien­tras que la di­fe­ren­cia era bas­tan­te ma­yor cuan­do se tra­ta de las uni­ver­si­da­des pri­va­das. ( Da­tos de la SEP). Es­tas úl­ti­mas, co­mo se sa­be, in­clu­yen a las ins­ti­tu­cio­nes de eli­te y a aque­llas que atien­den a es­tu­dian­tes que no en­con­tra­ron ubi­ca­ción en las pú­bli­cas o que no pue­den pa­gar uni­ver­si­da­des ca­ras.

El lu­gar don­de ha­bi­tan las fa­mi­lias tam­bién es sig­ni­fi­ca­ti­vo en re­la­ción con las opor­tu­ni­da­des de es­tu­dio que se brin­dan. En México hay di­fe­ren­cias de co­ber­tu­ra muy gran­des en­tre las en­ti­da­des con más al­ta y más ba­ja co­ber­tu­ra. En el es­tu­dio de Gil, Men­do­za, Ro­drí­guez y Pé­rez ( 2009) die­ci­sie­te en­ti­da­des te­nían una co­ber­tu­ra me­nor que el pro­me­dio na­cio­nal. En los da­tos mos­tra­dos por el Sub­se­cre­ta­rio Tui­rán ( 2012) hay en­ti­da­des que re­ba­san has­ta 2.3 y 3.9 ve­ces la ta­sa de co­ber­tu­ra más ba­ja en el país. Las lí­neas di­vi­so­rias no des­apa­re­cen, man­tie­nen de­sigua­les a los jó­ve­nes en la Re­pú­bli­ca. La de­s­es­pe­ran­za de un me­jor fu­tu­ro es la que cre­ce en­tre ellos.

Por otra par­te, cuan­do in­cor­po­rar­se a una universidad es di­fí­cil, y se man­tie­ne a los jó­ve­nes en me­dio de la in­se­gu­ri­dad y la in­cer­ti­dum­bre, con un es­trés co­ti­diano, en un ám­bi­to so­cial vio­len­to, se afec­ta el ren­di­mien­to es­co­lar. Más aún, si hay vio­len­cia por la ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes en el ba­rrio en el que se lo­ca­li­za la es­cue­la o de plano en las ins­ta­la­cio­nes uni­ver­si­ta­rias. No ha­blo de nin­gu­na universidad en lo par­ti­cu­lar, por­que hay se­ña­la­mien­tos de que el pro­ble­ma se ha ex­ten­di­do sin dis­tin­ción en­tre las ins­ti­tu­cio­nes.

La de­sigual­dad edu­ca­ti­va, tra­du­ci­da en fal­ta de opor­tu­ni­da­des de es­tu­dio, una do­sis de vio­len­cia pro­vo­ca­da por el cli­ma so­cial que se vi­ve, y la ca­ren­cia de va­lo­res éti­cos, nos dan una tri­lo­gía de fac­to­res de la cual no se des­pren­de un fu­tu­ro pro­mi­so­rio pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de uni­ver­si­ta­rios. Y eso preo­cu­pa y due­le. Ne­ce­si­ta­mos en­ca­mi­nar­nos a cam­biar las reali­da­des ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra que el pa­so por nues­tras es­cue­las y uni­ver­si­da­des pro­duz­ca ra­zo­na­bi­li­dad, pen­sa­mien­to crí­ti­co, ca­pa­ci­da­des de con­vi­ven­cia con los otros, res­pe­to a las ideas di­fe­ren­tes, dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra el diá­lo­go, com­pro­mi­so so­cial y ac­ti­tu­des in­no­va­do­ras.

Al­gu­nas cues­tio­nes pue­den re­sol­ver­se sí se abren bue­nas uni­ver­si­da­des, sí se exi­ge al Es­ta­do ac­cio­nes efi­ca­ces contra la ven­ta de dro­gas en los plan­te­les y sí for­ma­mos es­tu­dian­tes to­le­ran­tes que con­tri­bu­yan a for­mu­lar un nue­vo pac­to so­cial. Ne­ce­si­ta­mos nue­vas po­lí­ti­cas que am­plíen el fi­nan­cia­mien­to a las uni­ver­si­da­des, po­lí­ti­cas que li­be­ren las fal­sas pre­sio­nes en la vi­da aca­dé­mi­ca, y po­lí­ti­cas que es­ti­mu­len el ac­cio­nar ciu­da­dano de los uni­ver­si­ta­rios.

SON NE­CE­SA­RIAS

po­lí­ti­cas que pro­duz­can pen­sa­mien­to crí­ti­co en los alum­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.