UNI­VER­SI­TA­RIAS DE IN­DIA SE RE­BE­LAN

Movimientos con­tra es­te pro­ble­ma han lla­ma­do la aten­ción so­bre la de­sigual­dad de gé­ne­ro den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes tien­den a mi­ni­mi­zar la vio­len­cia con­tra la mu­jer

Milenio - Campus - - PORTADA -

El 21 de sep­tiem­bre, una es­tu­dian­te de la pres­ti­gia­da Be­na­ras Hin­du Uni­ver­sity, de la ciu­dad in­dia de Va­ra­na­si, fue asal­ta­da se­xual­men­te por dos hom­bres en mo­to­ci­cle­ta. Cuan­do la es­tu­dian­te re­por­tó el in­ci­den­te a la de­ca­na de su fa­cul­tad, re­ci­bió una res­pues­ta de­ma­sia­do co­mún: “So­lo te to­ca­ron. No hi­cie­ron na­da se­rio”.

Pa­ra mu­chas uni­ver­si­ta­rias, és­ta fue la go­ta que de­rra­mó el va­so. El día si­guien­te, más de mil es­tu­dian­tes ( una ma­yo­ría de ellas mu­je­res) sa­lie­ron a ma­ni­fes­tar­se en con­tra de la vio­len­cia de gé­ne­ro en la uni­ver­si­dad, una de las más an­ti­guas y re­co­no­ci­das del país.

“Esos co­men­ta­rios fue­ron co­mo chis­pas en un tron­co en lla­mas”, di­jo una es­tu­dian­te de psi­co­lo­gía a la re­vis­ta

In­dia Today. “Di­ji­mos ‘ al dia­blo con to­do. ¡ Va­mos a pro­tes­tar!’ ”.

Los alum­nos mar­cha­ron a la re­si­den­cia del vi­ce- rec­tor uni­ver­si­ta­rio, Gi­rish Chan­dra Tri­pa­ta, en don­de fue­ron re­pe­li­dos por do­ce­nas de po­li­cías con bas­to­nes. Por lo me­nos dos es­tu­dian­tes y dos pe­rio­dis­tas sa­lie­ron le­sio­na­dos cuan­do fue­ron gol­pea­dos en la ca­be­za por los po­li­cías, re­por­tó In­dia Today.

Tri­pat­hi in­sis­tió que es­ta­ba in­ten­tan­do ha­blar con los es­tu­dian­tes cuan­do és­tos em­pe­za­ron a la­zar bom­bas de pe­tró­leo y pie­dras— acu­sa­cio­nes que nie­gan los ma­ni­fes­tan­tes. Fi­nal­men­te, las de­cla­ra­cio­nes del vi­ce­rec­tor só­lo au­men­ta­ron las ten­sio­nes. El fun­cio­na­rio de­fen­dió la ac­ción de la po­li­cía co­mo un ope­ra­ti­vo con­tra “cri­mi­na­les” y mi­ni­mi­zó las acu­sa­cio­nes de abu­so se­xual he­chas por la víc­ti­ma. “Si va­mos a es­cu­char a las de­man­das de ca­da ni­ña, no va­mos a po­der di­ri­gir a la uni­ver­si­dad”, di­jo en en­tre­vis­ta con el dia­rio In­dian Ex­press.

La ma­ña­na si­guien­te, fo­tos de la po­li­cía pe­gan­do a uni­ver­si­ta­rias sa­lie­ron en los pe­rió­di­cos y lle­na­ron las re­des so­cia­les, desatan­do pro­tes­tas en va­rias ciu­da­des del país.

Al sa­lir a ma­ni­fes­tar­se, las es­tu­dian­tes es­ta­ban desafian­do una re­gla que prohí­be las pro­tes­tas por par­te de mu­je­res uni­ver­si­ta­rias— nor­ma que no apli­ca pa­ra los hom­bres. La re­gla es una de mu­chas res­tric­cio­nes im­pues­tas a las es­tu­dian­tes fe­me­ni­les en las uni­ver­si­da­des in­dias, a pe­sar de que las mu­je­res ya for­man ca­si la mi­tad de los es­tu­dian­tes en la edu­ca­ción su­pe­rior del país.

Los ma­ni­fes­tan­tes lle­va­ron pan­car­tas en con­tra del Eve- tea­sing

( mo­les­tan­do a Eva), el tér­mino ha­bi­tual en Asia del Sur pa­ra re­fe­rir­se al aco­so se­xual en con­tra de las mu­je­res. El pro­pio tér­mino de­la­ta la ten­den­cia ge­ne­ral en la re­gión a mi­ni­mi­zar la vio­len­cia en con­tra de las mu­je­res, en don­de és­ta es vis­ta co­mo al­go cua­si nor­mal e inevi­ta­ble.

Pa­ra mu­chos ma­ni­fes­tan­tes, lo más gra­ve no fue el in­ci­den­te en sí, sino la fal­ta de res­pues­ta y la ne­ga­ción de las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias. Se­gún la víc­ti­ma, va­rios po­li­cías uni­ver­si­ta­rios es­tu­vie­ron sen­ta­dos a ape­nas 20 me­tros de dis­tan­cia cuan­do fue ata- ca­da. Sin em­bar­go, no hi­cie­ron na­da pa­ra fre­nar el ata­que, ni per­si­guie­ron a los asal­tan­tes.

Las es­tu­dian­tes exi­gie­ron ac­cio­nes más con­tun­den­tes por par­te de las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, pi­die­ron se­gu­ri­dad las 24 ho­ras, una ma­yor con­ta­bi­li­dad por par­te de los agen­tes de se­gu­ri­dad, el re­clu­ta­mien­to de po­li­cías fe­me­ni­les y la crea­ción de un pa­nel de sen­si­bi­li­za­ción de gé­ne­ro en la uni­ver­si­dad.

Co­mo res­pues­ta, Tri­pat­hi fue sus­pen­di­do in­de­fi­ni­da­men­te. A su vez, re­nun­ció el je­fe de la po­li­cía uni­ver­si­ta­ria, quien fue rem­pla­za­do por la pri­me­ra co­man­dan­te mu­jer en las más de 100 años de his­to­ria de la uni­ver­si­dad.

No obs­tan­te, si­gue la vio­len­cia en con­tra de las uni­ver­si­ta­rias. El 5 de oc­tu­bre, una es­tu­dian­te acu­só a un com­pa­ñe­ro de asal­tar­la se­xual­men­te. ( En es­te ca­so, el acu­sa­do fue sus­pen­di­do). Y el 13 de oc­tu­bre, otra es­tu­dian­te re­por­tó que fue ata­ca­da por tres jó­ve­nes en bi­ci­cle­ta cuan­do re­gre­sa­ba a su dormitorio por la no­che.

Las pro­tes­tas en Va­ra­na­si sur­gen cin­co años des­pués de un ca­so de vio­len­cia se­xual que con­mo­vió a la na­ción asiá­ti­ca y pro­vo­có in­dig­na­ción in­ter­na­cio­nal. En 2012, un gru­po de seis hom­bres vio­la­ron a una es­tu­dian­te de fi­sio­te­ra­pia de 19 años, des­pués de que ella abor­dó un au­to­bús en Nue­va Del­hi, la ca­pi­tal. La es­tu­dian­te, que fue pe­ne­tra­da con un tu­bo de me­tal, des­pués mu­rió en un hos­pi­tal de Sin­ga­pur de­bi­do a las gra­ves le­sio­nes su­fri­das.

Fi­nal­men­te, cua­tro hom­bres fue­ron en­con­tra­dos cul­pa­bles por vio­lar y des­tri­par a la es­tu­dian­te, y sen­ten­cia­dos a muer­te. Fue un desen­la­ce po­co co­mún en un país en don­de la ma­yo­ría de las vio­la­cio­nes nun­ca lle­gan a la jus­ti­cia. Sin em­bar­go, en 2015, uno de los con­vic­tos, Mu­kesh Singh, res­pon­sa­bi­li­zó a la víc­ti­ma de ha­ber si­do po­co pru­den­te. “Las mu­je­res son mu­cho más res­pon­sa­bles que los hom­bres” en ca­sos de vio­la­ción, le di­jo al dia­rio in­glés The In­de­pen­dent, agre­gan­do que “una mu­jer de­cen­te no an­da por la ca­lle a las 9 de la no­che”.

A pe­sar de la fuer­te res­pues­ta del go­bierno in­dio en el ca­so, la vio­len­cia en con­tra de las mu­je­res in­dias si­gue sien­do el pan de ca­da día. Y las mu­je­res uni­ver­si­ta­rias son igual de vul­ne­ra­bles, aun­que sue­len pro­ve­nir de es­tra­tos so­cia­les más pri­vi­le­gia­dos.

En la Be­na­rus Hin­du Uni­ver­sity ( BHU), las es­tu­dian­tes des­cri­ben el aco­so se­xual co­mo al­go ha­bi­tual en el cam­pus. “Da mu­cho, mu­cho mie­do ser mu­jer aquí,” una es­tu­dian­te de 21 años le di­jo a In­dia Today. “To­do el mun­do ha si­do víc­ti­ma de Eve- tea­sing”. Al­gu-

LO IN­DIG­NAN­TE

es la fal­ta de res­pues­ta y la ne­ga­ción de las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias

“Las es­tu­dian­tes des­cri­ben el aco­so se­xual co­mo al­go ha­bi­tual en el cam­pus.

“Da mu­cho, mu­cho mie­do ser mu­jer aquí,” una es­tu­dian­te de 21 años le di­jo a

In­dia Today”

nas mu­je­res en­tre­vis­ta­das por la re­vis­ta re­la­ta­ban có­mo los hom­bres pa­sa­ban en bi­ci­cle­ta o mo­to y aga­rra­ban a las mu­je­res o les gri­ta­ban in­sul­tos.

No obs­tan­te, la uni­ver­si­dad es un si­tio po­co pro­ba­ble pa­ra una re­be­lión fe­mi­nis­ta. Fun­da­da en 1916 du­ran­te el im­pe­rio in­glés, BHU es una de me­dia do­ce­na de uni­ver­si­da­des fe­de­ra­les y una de las más pres­ti­gia­das y con­ser­va­do­ras del país. Se cam­pus prin­ci­pal se ex­tien­de a tra­vés de 5.3 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en una ciu­dad que es co­no­ci­da por sus fuer­tes tra­di­cio­nes hin­duis­tas ( Va­ra­na­si es­tá ubi­ca­da a la­do del río Gan­ges).

La uni­ver­si­dad cuen­ta con más de 25 mil es­tu­dian­tes dis­tri­bui­das en más de 75 dor­mi­to­rios, que son di­vi­di­dos por se­xo. La ma­yo­ría de las mu­je­res usan ro­pa mo­des­ta, in­clu­yen­do gam­chas, toa­llas de al­go­dón, so­bre sus ca­ras. Has­ta es­te año, las mu­je­res y hom­bres to­ma­ron cla­ses por se­pa­ra­do en los pres­ti­gia­dos de­par­ta­men­tos de ar­tes y cien­cias so­cia­les.

A su vez, la uni­ver­si­dad im­po­ne re­glas dis­tin­tas a las mu­je­res y a los hom­bres. Por ejem­plo, las es­tu­dian­tes no tie­nen per­mi­ti­das ha­blar por te­lé­fono des­pués de las 10 p. m. Tam­po­co pue­den sa­lir por la no­che, mien­tras sus con­tra­par­tes mas­cu­li­nas an­dan li­bres en sus mo­to­ci­cle­tas por las ca­lles y lle­nan las bi­blio­te­cas pa­ra es­tu­diar. Una ma­yo­ría de los dor­mi­to­rios pa­ra mu­je­res no sir­ven car­ne, en ob­ser­van­cia de la tra­di­ción hin­dú, aun­que no es así en los dor­mi­to­rios mas­cu­li­nos. Y mu­chas es­tu­dian­tes son obli­ga­das a fir­mar un con­tra­to prohi­bien­do su par­ti­ci­pa­ción en ma­ni­fes­ta­cio­nes en el cam­pus, se­gún re­por­tó In­dia Today.

Ta­les re­glas son co­mu­nes en mu­chas uni­ver­si­da­des del país. En un ca­so muy so­na­do, en mar­zo de es­te año, la Uni­ver­si­dad de Del­hi en­ce­rró a sus es­tu­dian­tes mu­je­res en sus dor­mi­to­rios du­ran­te el tra­di­cio­nal fes­ti­val de Ho­li. Du­ran­te la ce­le­bra­ción, las per­so­nas pin­tan de co­lo­res a cual­quie­ra que en­cuen­tran en la ca­lle. Las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias jus­ti­fi­ca­ron la me­di­da, ci­tan­do mie­do a que las uni­ver­si­ta­rias fue­ran víc­ti­mas de aco­so se­xual.

En res­pues­ta a los do­bles es­tán­da­res pa­ra mu­je­res y hom­bres, ha sur­gi­do un mo­vi­mien­to na­cio­nal de­no­mi­na­do Pinj­ra Tod ( que se tra­du­ce co­mo “rom­pe la jau­la”). Tam­bién hay una de­man­da an­te la Su­pre­ma Cor­te, que bus­ca aca­bar con las re­glas dis­tin­tas pa­ra mu­je­res y hom­bres en las uni­ver­si­da­des.

Esos movimientos tam­bién han lla­ma­do la aten­ción so­bre la de­sigual­dad de gé­ne­ro den­tro de las uni­ver­si­da­des. En 2015- 2016, las mu­je­res re­pre­sen­ta­ban 46 por cien­to de los 34.6 mi­llo­nes de es­tu­dian­tes ins­cri­tos en la edu­ca­ción su­pe­rior del país, se­gún una encuesta anual del De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción Su­pe­rior In­dia ( All In­dia Sur­vey on Hig­her Edu­ca­tion ( 2015- 2016)). Sin em­bar­go, fue­ron una pe­que­ña mi­no­ría en las ca­rre­ras más pres­ti­gia­das ( y ren­ta­bles), co­mo las cien­cias e in­ge­nie­rías. Por ejem­plo, me­nos de 10 por cien­to de los es­tu­dian­tes de los In­dian Ins­ti­tu­tes of Tech­no­logy ( IITs) — por mu­cho las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gia­das del país— son mu­je­res, se­gún el dia­rio Ti­mes of In­dia.

Tam­bién, en al­gu­nos es­ta­dos, la pro­por­ción de mu­je­res en las uni­ver­si­da­des es aún mu­cho me­nor— so­bre to­do en los es­ta­dos más po­bres. A su vez, las mu­je­res re­pre­sen­ta­ban 38 por cien­to de los es­tu­dian­tes de doc­to­ra­do y ape­nas 39 por cien­to del pro­fe­so­ra­do uni­ver­si­ta­rio, se­gún la encuesta gu­ber­na­men­tal.

En los úl­ti­mos años, el go­bierno ha bus­ca­do re­ver­tir esa ten­den­cia con po­lí­ti­cas de ac­ción afir­ma­ti­va a fa­vor de las uni­ver­si­ta­rias. Por ejem­plo, em­pe­zan­do el pró­xi­mo año, las IIT ga­ran­ti­za­rán un cu­po de 20 por cien­to pa­ra mu­je­res, en la for­ma de la crea­ción de nue­vos lu­ga­res; es de­cir, no se afec­ta­rá el nú­me­ro de lu­ga­res pa­ra hom­bres. Tam­bién se es­tán crean­do po­lí­ti­cas pa­ra fo­men­tar la con­tra­ta­ción de más pro­fe­so­ras en las uni­ver­si­da­des fe­de­ra­les.

A su vez, el mo­vi­mien­to na­cio­nal en con­tra del Eve- tea­sing ha fo­men­ta­do ac­cio­nes en con­tra de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Un es­tu­dio por par­te de la Uni­ver­sity Grants Com­mis­sion en 2015- 2016 re­ca­bó tes­ti­mo­nios de 103 mu­je­res que ale­ga­ron ha­ber si­do víc­ti­mas de ata­ques se­xua­les, se­gún re­por­tó el Hin­dus­tan Ti­mes. La co­mi­sión, que re­co­no­ce que los ca­sos re­pre­sen­tan la pun­ta del ice­berg en tér­mi­nos de la mag­ni­tud del pro­ble­ma, ha re­co­men­da­do una se­rie de ac­cio­nes en las uni­ver­si­da­des pa­ra ha­cer fren­te a la vio­len­cia de gé­ne­ro. És­tas in­clu­yen cas­ti­gos mo­ne­ta­rios pa­ra ins­ti­tu­cio­nes que no res­pon­den de for­ma ade­cua­da a acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual y la im­ple­men­ta­ción de ta­lle­res de con­cien­ti­za­ción en uni­ver­si­da­des en don­de han ocu­rri­do in­ci­den­tes de es­te ti­po.

En el ca­so de la Be­na­ras Hin­du Uni­ver­sity, tam­bién se es­tá bus- can­do re­la­jar las res­tric­cio­nes ha­cia las mu­je­res en tér­mi­nos del to­que de que­da, la co­mi­da, el al­cohol y la ves­ti­men­ta.

No obs­tan­te, esos es­fuer­zos de­ben ir acom­pa­ña­dos por cam­pa­ñas más ge­ne­ra­li­za­das, que bus­can com­ba­tir la dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro en el país. Eso in­clu­ye el com­ba­te a las prác­ti­cas an­ces­tra­les co­mo la au­to­in­mo­la­ción de mu­je­res des­pués de la muer­te de sus es­po­sos, y los lla­ma­dos “ase­si­na­tos por ho­nor”. En el ca­so de las uni­ver­si­da­des, se de­ben crear cam­pa­ñas a fa­vor de los de­re­chos de la mu­jer, y no só­lo en ca­sos en don­de se han re­por­ta­do ata­ques se­xua­les.

Si al­go apren­di­mos del ac­tual es­cán­da­lo en Es­ta­dos Uni­dos, so­bre el aco­so se­xual por par­te del mag­na­te holly­woo­den­se Har­vey Weins­tein, es que esos ca­sos son la nor­ma, no la ex­cep­ción.

Aun­que las uni­ver­si­ta­rias sue­len per­te­ne­cer a es­tra­tos más pri­vi­le­gia­dos, son vul­ne­ra­bles a la vio­len­cia que pre­do­mi­na.

La Be­na­ras Hin­du Uni­ver­sity, de la ciu­dad in­dia de Va­ra­na­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.