CA­SAS DE SA­BIOS QUE EN­SE­ÑAN

Milenio - Campus - - EN LOS PASILLOS - JOR­GE ME­DI­NA VIEDAS*

Si al­guien lle­ga a ser rec­tor de una uni­ver­si­dad y se de­ja lle­var por los pe­que­ños in­tere­ses per­so­na­les, es se­gu­ro que su ges­tión se­rá un fra­ca­so.

Un rec­tor o un di­rec­tor de una ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción su­pe­rior co­me­te una gra­ve equi­vo­ca­ción si su pro­pó­si­to en el car­go es triun­far, co­mo si ad­mi­nis­tra­ra una em­pre­sa pri­va­da o un equi­po de fut­bol.

La uni­ver­si­dad es una en­ti­dad so­cial, plu­ral y com­ple­ja car­ga­da de sa­bi­du­ría. Im­por­ta mu­cho re­cor­dar que su na­tu­ra­le­za y su res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de­ben es­tar por en­ci­ma de un pro­gra­ma o un plan de ac­ción que par­ten de una fe­cha y con­clu­yen en otra.

Además, no se de­be ig­no­rar que la uni­ver­si­dad no es­tá so­lo, co­mo al­gu­nos creen, pa­ra cum­plir el pa­pel ins­tru­men­tal de for­mar pro­fe­sio­nis­tas, ser un la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­ción o un con­ser­va­to­rio de cul­tu­ra; y sí de­be es­tar, lo ad­ver­tía con sa­pien­cia don Jai­me To­rres Bo­det, pa­ra cum­plir su ap­ti­tud más au­gus­ta, que es la de “mo­de­lar ca­rac­te­res de hom­bres ca­pa­ces de en­ten­der, ayu­dar y que­rer a otros hom­bres”, que es lo que ha­ce po­si­ble el desa­rro­llo, la pros­pe­ri­dad y la paz de los pue­blos, fin es­te úl­ti­mo, an­he­la­do con an­sia en los tiem­pos in­me­dia­tos de la pos­gue­rra y la gue­rra fría en el si­glo pa­sa­do.

Sin em­bar­go, la uni­ver­si­dad de­be ser con­si­de­ra­da por su pro­pia co­mu­ni­dad, aho­ra y siem­pre, no im­por­ta se tra­te de un mo­des­to es­ta­ble­ci­mien­to de la pro­vin­cia de un país o el de ma­yor rai­gam­bre, “el ór­gano su­pre­mo y ade­cua­do de la edu­ca­ción na­cio­nal y es­pi­ri­tual de la na­ción”.

A esa con­clu­sión se de­be lle­gar a par­tir de una con­cep­ción pe­ro tam­bién de una creen­cia y una con­vic­ción. Quien se po­ne al fren­te de ella, en­ton­ces, de­be com­pren­der que go­bier­na una “so­cie­dad” for­ma­do­ra de ciu­da­da­nos. Ha de asu­mir, por esa ra­zón, que sien­do un edi­fi­cio cien­tí­fi­co de tal di­men­sión po­lí­ti­ca, de­be ba­sar sus ac­tos en el pen­sa­mien­to li­bre y au­tó­no­mo crea­do por el hom­bre, en el sa­ber teó­ri­co y em­pí­ri­co que pro­por­cio­na ojos y oí­dos al que en­se­ña y al que apren­de, y en el co­no­ci­mien­to y el es­tu­dio que li­bran una ba­ti­da per­ma­nen­te con­tra el pre­jui­cio y el dog­ma.

Pe­ro hay que pre­gun­tar­nos tam­bién: En un país co­mo el nues­tro, en las con­di­cio­nes de des­qui­cio mo­ral y vio­len­cia, en una so­cie­dad en la que políticos her­vi­dos de so­ber­bia no han he­cho ma­yor co­sa pa­ra cons­truir ( y re­cons­truir) te­ji­dos y ner­vios en un cuer­po so­cial cu­ya den­si­dad ha cre­ci­do sin un pro­yec­to ma- yo­ri­ta­ria­men­te con­sen­sua­do, ¿ Es po­si­ble que las uni­ver­si­da­des, los es­ta­ble­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos de ni­vel su­pe­rior, pue­dan cum­plir ní­ti­da­men­te ese pa­pel de ór­ga­nos ca­pa­ces de edu­car so­cial, po­lí­ti­ca y éti­ca­men­te a la so­cie­dad, de ayu­dar a su desa­rro­llo, in­clu­so?

Mé­xi­co es un mo­sai­co— y re­dun­do— don­de pre­do­mi­na lo di­ver­so. En Ciu­dad de Mé­xi­co, en lo con­cre­to, se con­den­san mu­chos de es­tos des­equi­li­brios, y co­mo gi­gan­tes­co fo­co ur­bano, en mu­chos as­pec­tos de su vi­da so­cial es un la­bo­ra­to­rio de lo cri­mi­nal y lo su­bli­me. Sus ma­ni­fes­ta­cio­nes son par­te de nues­tro pai­sa­je dia­rio. Es­tá en el re­gis­tro dia­rio de la pren­sa: lo an­ta­gó­ni­co de es­ta com­ple­ja co­ti­dia­ni­dad es­tá en las ca­lles, en la no­che y en el día de una ciu­dad que abru­ma e ilu­sio­na. ¿ No fue­ron de­mos­tra­ción de ello los ex­pe­dien­tes res­ca­ta­dos de los sis­mos re­cien­tes, fa­ce­tas in­dis­cu­ti­bles de las con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas, so­cia­les y morales? ¿ No son otras prue­bas irrefutables las ten­sio­nes que pro­du­ce la cre­cien­te in­se­gu­ri­dad, la co­rrup­ción y la des­com­po­si­ción so­cial?

Pues aquí mis­mo, co­mo par­te de es­tas pa­ra­do­jas, tam­bién se en­cuen­tran la UNAM, el IPN y la UAM, con la di­fe­ren­cia de que tres de las más gran­des ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior del país, su­man­do sus for­ta­le­zas edu­ca­ti­vas, téc­ni­cas y cien­tí­fi­cas, pue­den dar­le una so­lu­ción po­si­ti­va a los pro­ble­mas que en­fren­ta­mos.

Hay ra­zo­nes pa­ra pen­sar de es­ta ma­ne­ra: Las co­mu­ni­da­des uni­ver­si­ta­rias de to­do el país die­ron una prue­ba de sen­si­bi­li­dad an­te la tra­ge­dia pro­vo­ca­da por sis­mos de sep­tiem­bre.

Y tie­ne mu­cho sen­ti­do, por ello, la reunión que ha­ce unos días ce­le­bra­ron en la rec­to­ría de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma Me­tro­po­li­ta­na, el rec­tor de la UNAM En­ri­que Graue, el di­rec­tor del IPN En­ri­que Fer­nán­dez Fass­nacht, con­vo­ca­dos por el nue­vo rec­tor de la UAM, Eduar­do Abel Pe­ña­lo­sa Cas­tro, en la cual uno de los te­mas prin­ci­pa­les fue, jus­ta­men­te, el de tra­ba­jar uni­dos a fa­vor de la so­cie­dad.

No se­rán, pues, nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, pa­ra for­tu­na de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, ni to­rres de mar­fil, ni “ca­sas de sa­bios que en­se­ñan”.

“¿ Es po­si­ble que las uni­ver­si­da­des pue­dan cum­plir ní­ti­da­men­te ese pa­pel de ór­ga­nos ca­pa­ces de edu­car so­cial, po­lí­ti­ca y éti­ca­men­te a la so­cie­dad?”

El rec­tor de la UNAM, En­ri­que Graue Wie­chers; el di­rec­tor ge­ne­ral del IPN, En­ri­que Fer­nán­dez Fass­nacht, y el nue­vo rec­tor de la UAM, Eduar­do Abel Pe­ña­lo­sa Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.