LEC­TU­RA E INCONGUENCIA

Los fal­sos pre­di­ca­do­res de la cul­tu­ra creen que quie­nes no se acer­can a los li­bros se con­ver­ti­rían má­gi­ca­men­te en me­jo­re per­so­nas si le­ye­ran... pero so­lo los ejem­pla­res que ellos les di­gan

Milenio - Campus - - FABULACIONES -

Uno de mis li­bros que más me han acer­ca­do a los pro­fe­so­res y pro­mo­to­res de la lec­tu­ra lo pu­bli­qué por vez pri­me­ra en 2011 y ha si­do re­im­pre­so en varias oca­sio­nes, la más re­cien­te a fi­nes del año an­te­rior en for­ma­to de bol­si­llo. Lle­va por tí­tu­lo Es­cri­bir y leer con los ni­ños, los ado­les­cen­tes y los jó­ve­nes, y por sub­tí­tu­lo Breve an­ti­ma­nual para pa­dres, maes­tros

y de­más adul­tos ( México, Océano Ex­prés, 2017). En sus die­ci­sie­te ca­pí­tu­los y en sus dos­cien­tas pá­gi­nas no pre­ten­do dar re­ce­tas para for­mar lec­to­res; bus­co, sí, com­par­tir re­fle­xio­nes de sen­ti­do co­mún que so­le­mos pa­sar por al­to cuan­do pre­ten­de­mos que nues­tros hi­jos o nues­tros alum­nos se afi­cio­nen a la lec­tu­ra. Con mo­ti­vo de la re­im­pre­sión más re­cien­te de es­te li­bri­to en­tre­go a los lec­to­res de Cam­pus al­gu­nos frag­men­tos de los ca­pí­tu­los sép­ti­mo y oc­ta­vo que pue­den ser de su in­te­rés.

¿ Qué es­pe­ra­mos mí­ni­ma­men­te de un pro­fe­sor de éti­ca? Que ten­ga es­crú­pu­los. ¿ Qué es lo me­nos que po­de­mos pe­dir­le a un pro­mo­tor del li­bro? Que le gus­te la lec­tu­ra. Ni si­quie­ra es co­sa de exi­gir­le can­ti­da­des. El asun­to es cua­li­ta­ti­vo. Que los po­cos o los mu­chos li­bros que ha­ya leí­do y que es­té le­yen­do le sean una ex­pe­rien­cia gra­ta, y co­mu­ni­ca­ble, pues­to que desea que otros lean.

¿ Por qué desea­mos que los de­más lean? És­ta es una pre­gun­ta fun­da­men­tal para la que no to­do el mun­do tie­ne una res­pues­ta sa­tis­fac­to­ria o en cu­ya res­pues­ta ca­si na­die se po­ne de acuer­do. Pero hay que for­mu­lar­la y res­pon­der­la. Un au­tor pue­de desear que ha­ya más lec­to­res, para ven­der más li­bros, ob­te­ner más ga­nan­cias y au­men­tar su pu­bli­ci­dad. Un edi­tor y un li­bre­ro pue­den te­ner los mis­mos pro­pó­si­tos, más allá de los be­ne­fi­cios cul­tu­ra­les. ¿ Pero cuál es el mo­ti­vo por el que los pro­mo­to­res y fo­men­ta­do­res del li­bro desean real­men­te que ha­ya más lec­to­res? ¿ Por qué lo desea la es­cue­la? ¿ Por qué lo desea­mos, apa­ren­te­men­te, to­dos los hom­bres y mu­je­res de buena vo­lun­tad? Ca­da quien, se­gún sea su fun­ción o su res­pon­sa­bi­li­dad, tie­ne que res­pon­der sin­ce­ra­men­te a es­to.

Es ob­vio que no po­de­mos ser fie­les a to­do, lo cual quie­re de­cir que no po­de­mos man­te­ner ab­so

lu­ta y to­tal con­gruen­cia en­tre lo que de­ci­mos y lo que ha­ce­mos. Los con­ven­cio­na­lis­mos so­cia­les, la cortesía gen­til y la di­plo­ma­cia pro­fe­sio­nal nos fuer­zan, en oca­sio­nes, a de­cir sí cuan­do, en rea- li­dad, lo que que­re­mos de­cir es no. En otras pa­la­bras, unos más otros me­nos, ha­ce­mos con­ce­sio­nes y, co­mo ca­si to­do el mun­do, de­be­mos asu­mir­las co­mo par­te de nues­tras in­con­gruen­cias y del de­re­cho a la con­tra­dic­ción.

Pero lo que no po­de­mos per­mi­tir­nos es la in­fi­de­li­dad y la incongruencia en lo esen­cial, en lo fun­da­men­tal, en el meo­llo de lo que so­mos y de­ci­mos ser. La incongruencia en el cen­tro mis­mo de nues­tro ser es, sin dar­le de­ma­sia­das vuel­tas, nues­tra ne­ga­ción to­tal. ¿ Ejem­plo? Un pro­fe­sor de éti­ca sin es­crú­pu­los. Si bien es cier­to que to­dos te­ne­mos de­re­cho, en al­gu­na me­di­da, a nues­tras con­tra­dic­cio­nes, la incongruencia en la par­te sus­tan­ti­va de lo que uno di­ce ser — o cree que es—, nos re­fu­ta del mo­do más ab­so­lu­to, sin re­la­ti­vi­dad nin­gu­na. Cuan­do las in­con­gruen­cias se tor­nan mons­truo­sas, es ca­si im­po­si­ble to­mar en se­rio a las per­so­nas, pues no po­de­mos pre­di­car una co­sa y ha­cer to­do lo con­tra­rio.

Es muy fá­cil ser ge­ne­ro­so cuan­do se go­za de opu­len­cia. Lo di­fí­cil es ser­lo cuan­do las po­se­sio­nes son po­cas. Por lo de­más, la fi­lan­tro­pía y el al­truis­mo son dos co­sas que los po­ten­ta­dos “fi­lán­tro­pos” y “al­truis­tas” ig­no­ran ca­si por com­ple­to. Pa­re­ce­ría que ja­más han ido al dic­cio­na­rio para en­te­rar­se de sus sig­ni­fi­ca­dos. Fi­lan­tro­pía: “Amor al gé­ne­ro hu­mano”. Fi­lán­tro­po: “Per­so­na que se dis­tin­gue por el amor a sus se­me­jan­tes y por sus obras en bien de la co­mu­ni­dad”. Al­truis­mo: “Di­li­gen­cia en pro­cu­rar el bien ajeno aun a costa del pro­pio”. Ba­jo el pe­so de es­tas de­fi­ni­cio­nes: ¿ Son al­truis­tas los po­ten­ta­dos?; ¿ son, si­quie­ra, fi­lán­tro­pos? ¿ Pro­cu­ran el bien ajeno aun a costa del pro­pio? ¿ Aman real­men­te al gé­ne­ro hu­mano? Hay in­con­gruen­cias que, por de­fi­ni­ción, son de­fi­ni­ti­vas.

Mu­chos pre­di­ca­do­res se es­fuer­zan en en­fa­ti­zar sus vir­tu­des en pú­bli­co, y cuan­do creen que na­die los ve se com­por­tan co­mo si fue­ran otras per­so­nas, to­tal­men­te opues­tas a su ima­gen pú­bli­ca. Pero nues­tra ima­gen real es lo que cuen­ta, pues, co­mo di­jo Paul Va­léry, “una con­vic­ción tie­ne fun­da­men­to só­lo cuan­do re­sis­te a las aco­me­ti­das de la con­cien­cia”. Po­de­mos en­ga­ñar a to­do el mun­do, me­nos a nues­tra con­cien­cia.

¿ Pue­de un psicólogo, que ayu­da a otros, ol­vi­dar sus pro­pias lec­cio­nes y con­se­jos y com­por­tar­se co­mo si él no tu­vie­se na­da que ver con lo que pres­cri­be a los de­más? Pue­de, des­de lue­go, y los casos son abun­dan­tes, pero to­do el edi­fi­cio in­te­lec­tual de sus pre­cep­tos se vie­ne abajo con es­tré­pi­to. ¿ Có­mo nos po­dría ayu­dar a cu­rar­nos de la an­gus­tia a la muer­te al­guien que vive an­gus­tia­do por ella? ¿ Có­mo nos po­dría enseñar tem­plan­za en nues­tras emo­cio­nes un pro­fe­sio­nal que, ante los mí­ni­mos in­con­ve­nien­tes do­més­ti­cos, ex­plo­ta con in­tem­pe­ran­cia? ¿ Y qué de­cir del mé­di­co que nos acon­se­ja hi­gie­ne, buena ali­men­ta­ción y me­di­das sa­nas de vi­da, mien­tras él mis­mo cul­ti­va con es­me­ro un des­or­den ali­men­ti­cio y, en ge­ne­ral, una serie de há­bi­tos in­sa­nos?

¿ Le cree­ría­mos al cul­ti­va­do y egoís­ta pa­tán que nos ase­gu­ra que abre­var en la cul­tu­ra nos trans­for­ma en se­res hu­ma­nos más no­bles y solidarios?

La ver­dad es que siem­pre da­mos más ejem­plo de lo que so­mos que de lo que de­ci­mos. Por ello, es na­tu­ral que ha­ya per­so­nas de­cep­cio­na­das ante la afir­ma­ción de que los li­bros nos ha­cen me­jo­res per­so­nas. Des­pués de ha­ber vis­to o pa­de­ci­do a re­cal­ci­tran­tes lec­to­res ab­so­lu­ta- men­te in­no­bles, ¿ có­mo creer que la lec­tu­ra de li­bros nos da su­pe­rio­ri­dad es­pi­ri­tual e in­te­lec­tual fren­te a los que nun­ca han leí­do un li­bro y que, pro­ba­ble­men­te, ja­más lo lean? ¿ Có­mo po­dría­mos vol­ver­nos felices lec­to­res si quien nos acon­se­ja amar al li­bro es un bu­ró­cra­ta no lec­tor, al que le abu­rre su tra­ba­jo, cuan­do no un po­lí­ti­co anal­fa­be­to y ab­yec­to a quien los li­bros le tie­nen ab­so­lu­ta­men­te sin cui­da­do, y am­bos só­lo di­cen lo que sue­len de­cir por­que sa­ben per­fec­ta­men­te que na­die re­fu­ta­rá un aser­to de gran co­rrec­ción po­lí­ti­ca?

Hay afir­ma­cio­nes cul­tu­ra­les que ofen­den has­ta a la más me­dia­na in­te­li­gen­cia. Te­ne­mos que de­jar­nos de cer­te­zas po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas y de sen­ten­cias in­dis­cu­ti­bles para, en vez de es­to, ana­li­zar las co­sas sin pre­jui­cios. De­jé­mo­nos de fa­na­tis­mos cul­tos y de dog­mas de gran co­rrec­ción po­lí­ti­ca, y asu­ma­mos el ries­go de pen­sar por cuen­ta propia: con li­bros, sí, pero tam­bién más allá de ellos, pues no ol­vi­de­mos que, a fi­nal de cuen­tas, lo que im­por­ta de los li­bros no son los li­bros en sí, sino lo que sus­ci­tan en no­so­tros y de qué mo­do nos trans­for­man.

¿ Cuán­tos hay que se con­mue­ven pro­fun­da­men­te ante la mú­si­ca, la pin­tu­ra, el tea­tro, et­cé­te­ra, pero no ante el drama mis­mo de la vi­da? Es ob­vio que el ar­te por el ar­te no con­lle­va, ne­ce­sa­ria­men­te, una me­jo­ría mo­ral e in­te­lec­tual de las per­so­nas, aun­que los “cul­tos” ca­si nun­ca acep­ten esta ob­vie­dad. Le he­mos da­do un va­lor de fe­ti­che a los ob­je­tos de la cul­tu­ra, en­tre ellos al li­bro, y cree­mos que so­mos me­jo­res por­que nos sen­ti­mos me­jo­res cuan­do lee­mos y por­que lee­mos, cuan­do es­cu­cha­mos mú­si­ca y por­que es­cu­cha­mos mú­si­ca, cuan­do nos maravilla un cua­dro y por­que nos fas­ci­na la pin­tu­ra. Lo malo de to­do es que no com­pren­de­mos cuál es la co­ne­xión en­tre es­tos pro­duc­tos de la cul­tu­ra y la hu­ma­ni­dad que los pro­du­ce. Di­cha in­com­pren­sión es más que es­can­da­lo­sa. Uno de los ma­yo­res erro­res de nues­tra cul­tu­ra es ha­ber dei­fi­ca­do al li­bro co­mo ob­je­to cuan­do de lo que se tra­ta en reali­dad es de un buen pre­tex­to para ha­cer fluir nues­tro pro­pio pen­sa­mien­to y desa­rro­llar no úni­ca­men­te nues­tro in­te­lec­to o nues­tras ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas, sino tam­bién, y so­bre to­do, nues­tro es­pí­ri­tu de com­pren­sión ha­cia los de­más.

A cau­sa de creer en los li­bros más co­mo ob­je­tos au­to­ri­ta­rios má­gi­co- sa­gra­dos que co­mo ser­vi­cia­les pre­tex­tos ins­pi­ra­do­res del pen­sa­mien­to y el es­pí­ri­tu, lo que te­ne­mos, so­bre to­do, son con­cep­cio­nes fe­ti­chis­tas y to­té­mi­cas cuan­do no ri­dí­cu­las so­bre la lec­tu­ra de li­bros. Cuen­ta la his­to­ria que la fa­mo­sa Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría, la más im­po­nen­te del mun­do an­ti­guo, fue in­cen­dia­da y sa­quea­da en varias oca­sio­nes has­ta su des­truc­ción to­tal, a ma­nos de los cris­tia­nos, en el año 391. Se es­pe­cu­la que esta gran bi­blio­te­ca lle­gó a te­ner en­tre dos­cien­tos mil y no­ve­cien­tos mil vo­lú­me­nes de ma­nus­cri­tos an­ti­guos.

Pro­duc­to de es­te van­da­lis­mo, al­gu­nos im­por­tan­tes tex­tos ma­nus­cri­tos se per­die­ron para siem­pre. Nun­ca lle­ga­ron a los ojos de la mo­der­ni­dad. Pero tam­po­co se ca­yó el mun­do. ¿ Por qué? Por­que aun­que cier­tas obras de Aristóteles, Eu­cli­des, Aris­tar­co, Teo­fras­to y otros in­sig­nes pen­sa­do­res no lle­ga­ron a nues­tros días, los se­res hu­ma­nos con­ti­nua­ron pen­san­do, es­cri­bien­do y pu­bli­can­do li­bros ( más de los que po­dría­mos leer), sin que la la­men­ta­ble fal­ta de esas obras an­ti­guas de­tu­vie­ra su plu­ma y su pen­sa­mien­to. In­clu­so no po­cos de esos li­bros, a lo lar­go de los si­glos, ver­san so­bre la des­truc­ción ale­jan­dri­na, y con ellos se po­dría ha­cer to­da una bi­blio­te­ca so­bre his­to­ria y cul­tu­ra. Aquel gran re­po­si­to­rio se per­dió, pero ello no im­pi­dió que la hu­ma­ni­dad si­guie­ra ge­ne­ran­do li­bros y, so­bre to­do, pen­sa­mien­to.

Que no se me ma­lin­ter­pre­te. No di­go que in­cen­diar li­bros y des­truir bi­blio­te­cas pue­da ser bueno o sea irre­le­van­te ( aun­que Ju­lio Ramón Ri­bey­ro sí lo su­gie­re: “¿ No fue Erós­tra­to el que in­cen­dió la Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría? Qui­zás lo que pue­da de­vol­ver­nos el gus­to por la lec­tu­ra se­ría la des­truc­ción de to­do lo es­cri­to y el he­cho de par­tir inocen­te, ale­gre­men­te, de ce­ro”). Lo que di­go es que la des­truc­ción de los li­bros y las bi­blio­te­cas no de­tie­ne en ab­so­lu­to nues­tro pen­sa­mien­to que es, a fi­nal de cuen­tas, lo que real­men­te im­por­ta, pues si de al­go es­tán lle­nos los li­bros es de pen­sa­mien­to y de es­pí­ri­tu más que de tin­ta y pa­pel. Lo im­por­tan­te no es el li­bro, sino lo que con­tie­ne el li­bro: un contenido que, por cier­to, pue­de es­tar tam­bién fue­ra del li­bro.

Un buen pro­mo­tor de la lec­tu­ra no tie­ne que ser, ne­ce­sa­ria­men­te, al­guien que ha leí­do mu­chí­si­mos li­bros, ni aquel que to­do el tiem­po an­da a la bús­que­da de im­plan­tar mar­cas mun­dia­les en com­pe­ten­cia con otros lec­to­res. Un lec­tor que sa­be com­par­tir lo que lee, con en­tu­sias­mo y con fe­li­ci­dad, aun­que no ha­ya leí­do mi­les de li­bros, pue­de per­fec­ta­men­te con­ta­giar en otros el gus­to de leer. Com­par­tir la lec­tu­ra no só­lo es leer

para los otros, sino tam­bién leer con los otros. Y na­da de es­to tie­ne que ver con obli­gar a los de­más a que lean lo que no­so­tros que­re­mos por­que, a

prio­ri, lo con­si­de­ra­mos bueno, útil, edi­fi­can­te, ex­traor­di­na­rio, ma­ra­vi­llo­so, su­bli­me y pla­cen­te­ro.

Es fun­da­men­tal com­pren­der es­to úl­ti­mo: lo que a no­so­tros nos re­sul­ta gra­to pue­de no ser­lo para otros. En tal ca­so se­ría re­co­men­da­ble ha­llar un pun­to de coin­ci­den­cia en nues­tros gus­tos e in­te­re­ses. Siem­pre se­rá po­si­ble en­con­trar esa em­pa­tía. Hay tal can­ti­dad de li­bros en el mun­do que se­ría sor­pren­den­te que dos per­so­nas o más no coin­ci­die­ran en al­guno. Y en cuan­to al be­ne­fi­cio que se pue­de ob­te­ner de la lec­tu­ra, és­te es a ve­ces im­pal­pa­ble, in­tan­gi­ble. De­jé­mo­nos de mi­tos y mis­ti­fi­ca­cio­nes: no es­pe­re­mos, for­zo­sa­men­te, que des­pués de leer un li­bro ma­gis­tral, el lec­tor se trans­for­me, au­to­má­ti­ca y vi­si­ble­men­te, en otra per­so­na ( por su­pues­to me­jor de lo que era antes).

En ge­ne­ral, si es­to se con­si­gue, se­rá de ma­ne­ra gra­dual y, ade­más, se in­cor­po­ra­rá a otras ex­pe­rien­cias que no ne­ce­sa­ria­men­te ten­drán que ver con la bi­blio­gra­fía. Leer y es­cri­bir son tan só­lo dos po­si­bi­li­da­des de la ale­gría o la fe­li­ci­dad, en­tre muchas otras que na­da tie­nen que ver con li­bros. ¿ Por qué mu­chos ado­les­cen­tes con­si­de­ran abu­rri­da la lec­tu­ra? Por­que, en­tre otras co­sas, es abu­rri­da, o pue­de ser

al­ta­men­te abu­rri­da si lo que de­ben leer no les in­tere­sa en ab­so­lu­to.

El de­re­cho a no leer

Los adul­tos nos con­ce­de­mos el lu­jo­so de­re­cho de des­de­ñar, vi­li­pen­diar y no leer lo que no nos gus­ta ni nos in­tere­sa, o aque­llo que con­si­de­ra­mos ( ba­jo nues­tro par­ti­cu­lar cri­te­rio) sin nin­gún va­lor li­te­ra­rio o cul­tu­ral. Cu­rio­sa­men­te, les ve­da­mos es­te de­re­cho a los ado­les­cen­tes y a los jó­ve­nes, por­que des­de un pun­to de vis­ta pa­ter­na­lis­ta, con­si­de­ra­mos que son per­so­nas ca­ren­tes de cri­te­rio, y que si los de­ja­mos ele­gir se­gu­ra­men­te ele­gi­rán lo peor: li­bros inú­ti­les, obras mal­sa­nas, ma­te­ria­les per­ver­sos, ba­su­ra men­tal, et­cé­te­ra.

Siem­pre nos arro­ga­mos el de­re­cho de can­ce­lar­les la li­ber­tad de elec­ción, por­que cree­mos saber, o más bien esta

mos se­gu­ros de saber, qué es lo que les con­vie­ne. Es­ta­mos se­gu­ros que op­ta­rán por “lo peor”, pero nues­tros ar­gu­men­tos so­bre “lo me­jor” no con­si­guen con­mo­ver­los ni mu­cho me­nos con­ven­cer­los, en par­te por­que es­te con­cep­to de “lo me­jor” só­lo es una abs­trac­ción vá­li­da para no­so­tros. En ma­te­ria de lec­tu­ra, pro­ce­de­mos con los ado­les­cen­tes y los jó­ve­nes del mis­mo mo­do que el Es­ta­do pa­ter­na­lis­ta y el go­bierno au­to­ri­ta­rio pro­ce­den con los ciu­da­da­nos: és­tos no pue­den saber lo que les con­vie­ne; por ello hay que im­po­ner­les, no pre­gun­tar­les.

Lo que se apren­de con mie­do ha­ce el saber te­me­ro­so, di­ce Raoul Va­nei­gem. Yo aña­di­ría que lo que se apren­de con as­co ha­ce la ex­pe­rien­cia re­pug­nan­te. La ver­dad es que no ama­mos lo que nos re­pug­na. No dis­fru­ta­mos lo que nos has­tía. Es fal­so que uno se vuel­va ex­ce­len­te lec­tor, lú­di­co y lú­ci­do, pro­duc­to de la im­po­si­ción. Lo con­tra­rio es lo cier­to. Amar al ver­du­go y al ins­tru­men­to de tor­tu­ra só­lo pue­de en­ten­der­se co­mo una ex­cep­ción pa­to­ló­gi­ca.

Si cree­mos que los ado­les­cen­tes y los jó­ve­nes ter­mi­na­rán aman­do los li­bros por­que los obli­ga­mos a tra­gar­se el Qui­jo­te, es­ta­mos muy equi­vo­ca­dos, pero no acep­ta­re­mos esta equi­vo­ca­ción si con­si­de­ra­mos más im­por­tan­te te­ner ra­zón que ser ra­zo­na­bles, o si es­ti­ma­mos más nues­tro orgullo y el amor pro­pio que la ver­dad y el en­ten­di­mien­to. La lec­tu­ra que tras­cien­de has­ta vol­ver­se en­car­na­ción en no­so­tros, al gra­do de con­fun­dir lo leí­do con lo vi­vi­do, es la lec­tu­ra que ha­ce­mos con pa­sión, con ab­so­lu­to placer y a ve­ces, in­clu­so, sin la mí­ni­ma me­dia­ción de un pre­cep­tor.

Obli­gar a al­guien a leer un li­bro por el que no tie­ne el más mí­ni­mo in­te­rés es tan­to co­mo for­zar­lo a co­mer aque­llo por lo que sien­te re­pug­nan­cia. Pre­sio­nar­lo, coac­cio­nar­lo para que lo “dis­fru­te”, só­lo por­que a no­so­tros nos gus­ta, y nos pa­re­ce que na­die pue­de re­cha­zar­lo, es un abu­so mo­ral, y uno de los má­xi­mos erro­res pe­da­gó­gi­cos.

A ve­ces, in­clu­so, la sim­ple pre­sión de al­guien en­fa­ti­zan­do los va­lo­res de un li­bro que de­be­mos leer, nos pue­de con­du­cir muchas ve­ces a re­cha­zar­lo, mien­tras que, de otra for­ma, tal vez lo lee­ría­mos con de­lei­te. El de­ber po­co tie­ne que ver con el placer. Lo que nos pla­ce no es al­go que de­ba­mos

ha­cer: es al­go que ha­ce­mos por­que, por prin­ci­pio, no es­tá en nues­tras fuer­zas re­cha­zar­lo. És­ta es la lec­tu­ra que nos mar­ca para siem­pre y de­ja en nues­tro es­pí­ri­tu una hue­lla de sa­tis­fac­ción, muy di­fe­ren­te a las ci­ca­tri­ces del lá­ti­go que es el ins­tru­men­to del de­ber ser y del de­ber ha­cer.

En el fon­do de to­do fa­ná­ti­co de las ideas hay un ni­ño, un ado­les­cen­te o un jo­ven que só­lo al­can­zó el co­no­ci­mien­to a tra­vés de la obli­ga­ción y no a tra­vés del dis­fru­te. El que go­za su ex­pe­rien­cia no pien­sa ja­más que de­ba im­po­ner­la a los de­más para me­jo­rar­los. Sim­ple­men­te la com­par­te, y gra­cias a com­par­tir­la, gen­til­men­te, la ha­ce desea­ble y no re­pug­nan­te.

“Los adul­tos nos con­ce­de­mos el lu­jo­so de­re­cho de des­de­ñar, vi­li­pen­diar y no leer lo que no nos gus­ta ni nos in­tere­sa. Cu­rio­sa­men­te, les ve­da­mos es­te de­re­cho a los ado­les­cen­tes y a los jó­ve­nes”

La pa­sión por los li­bros no ge­ne­ra ne­ce­sa­ria­men­te per­so­nas más hu­ma­nas o al­truis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.