SU­DÁ­FRI­CA BUS­CA­RÁ IMPLEMENTAR EDU­CA­CIÓN SU­PE­RIOR GRA­TUI­TA

La pro­pues­ta, vis­ta por unos co­mo po­pu­lis­mo o sui­ci­dio eco­nó­mi­co, para otros re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to en un país lar­ga­men­te di­vi­di­do

Milenio - Campus - - REPORTE - Aca­dé­mi­ca y pe­rio­dis­ta EL MAN­DA­TA­RIO Ja­cob Zu­ma ex­pu­so la me­di­da

El go­bierno sud­afri­cano ha anun­cia­do un am­bi­cio­so plan para es­ta­ble­cer la gra­tui­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior. El programa, que ten­drá un cos­to es­ti­ma­do de 40 mil mi­llo­nes de rand ( US$ 3.3 mil mi­llo­nes), se im­ple­men­ta­rá du­ran­te los pró­xi­mos 5 años, otor­gan­do las pri­me­ras be­cas para es­tu­dian­tes po­bres a fi­na­les de enero. La me­ta es lle­gar a 90 por cien­to de los es­tu­dian­tes para 2022.

La nue­va po­lí­ti­ca, anun­cia­da por el pre­si­den­te Ja­cob Zu­ma en di­ciem­bre, be­ne­fi­cia­rá pri­me­ro a los es­tu­dian­tes con in­gre­sos fa­mi­lia­res anua­les que no re­ba­san los 350 mil rand ( US$ 29,500). El programa ser­vi­rá para “im­pul­sar una re­vo­lu­ción en las ca­pa­ci­da­des [ de los es­tu­dian­tes], co­mo ba­se de una trans­for­ma­ción so­cio­eco­nó­mi­ca ra­di­cal”, afir­mó el pre­si­den­te. Zu­ma, un ex miem­bro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y ac­ti­vis­ta an­ti­apart­heid, es el cuar­to pre­si­den­te sud­afri­cano des­de el fin del sis­te­ma de se­gre­ga­ción ra­cial en 1994.

No obs­tan­te, mu­chos crí­ti­cos ta­cha­ron a la pro­pues­ta de opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co. Su­dá­fri­ca ten­drá elec­cio­nes ge­ne­ra­les en 2019, cuan­do Zu­ma po­drá con­cur­sar por un ter­cer ( y úl­ti­mo) pe­rio­do co­mo pre­si­den­te. El man­da­ta­rio, quien es co­no­ci­do por sus de­cla­ra­cio­nes en contra de ho­mo­se­xua­les y por mi­ni­mi­zar la epi­de­mia de VIH/ si­da en el país, tam­bién ha es­ta­do en­fras­ca­do en es­cán­da­los de co­rrup­ción.

“En mu­chos sen­ti­dos, la pro­pues­ta de Zu­ma es el peor ejem­plo del po­pu­lis­mo”, es­cri­bió Seán Mu­ller, un pro­fe­sor de eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Johan­nes­burg, en un blog del pa­sa­do 24 de enero (“Free hig­her edu­ca­tion in South Afri­ca: cut­ting th­rough the lies and sta­tis­tics”, the­con­ver­sa­tion. com). “Lo han ven­di­do co­mo una po­lí­ti­ca ra­di­cal­men­te pro­gre­sis­ta que pue­de ser lo­gra­da sin nin­gu­na con­se­cuen­cia ne­ga­ti­va— ar­gu­men­tó— cuan­do en reali­dad ha­rá muy po­co por los sud­afri­ca­nos más ne­ce­si­ta­dos, y po­dría traer con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas para la es­ta­bi­li­dad y la pro­gre­si­vi­dad del gas­to pú­bli­co”.

Otros opo­si­to­res han cri­ti­ca­do la pro­pues­ta co­mo sui­ci­dio eco­nó­mi­co, en un mo­men­to en que el país es­tá pa­san­do por su peor re­ce­sión en años. En no­viem­bre, el je­fe de la ofi­ci­na del pre­su­pues­to, Mi­chael Sachs, re­nun­ció en pro­tes­ta a la pro­pues­ta de Zu­ma. El pre­si­den­te le ha­bía pe­di­do a Sachs implementar re­cor­tes ma­si vos al gas­to pú­bli­co para 2018, para fi­nan­ciar el programa.

El plan in­clu­si­ve va en contra de las re­co­men­da­cio­nes de una co­mi­sión que el pro­pio Zu­ma de­sig­nó en enero de 2016 para es­tu­diar la via­bi­li­dad de la gra­tui­dad. La Co­mi­sión Heher, cu­yas con­clu­sio­nes fue­ron di­vul­ga­das por el pre­si­den­te en no­viem­bre de 2017, su­gi­rió la am­plia­ción del sis­te­ma de be­ca­cré­di­tos sub­si­dia­dos por el go­bierno. El sis­te­ma ac­tual­men­te be­ne­fi­cia a 400 mil de los 900 mil es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios en el país.

Ba­jo el nue­vo plan, el go­bierno otor­ga­ría be­cas del 100 por cien­to ( in­clu­yen­do para la ma­nu­ten­ción) a la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes ins­cri­tos en el sis­te­ma pú­bli­co. El sis­te­ma in­clu­ye a 26 uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y 56 ins­ti­tu­tos téc­ni­co- vo­ca­cio­na­les ( co­no­ci­dos co­mo TVET). El cam­bio se ha­rá efectivo a par­tir de es­te año para los es­tu­dian­tes que es­tán cur­san­do el sis­te­ma ac­tual­men­te, se­gún afir­mó el pre­si­den­te.

No obs­tan­te, Zu­ma se com­pro­me­tió a cum­plir con otras re­co­men­da­cio­nes de la co­mi­sión. Es­tos in­clu­yen: au­men­tar los sub­si­dios para las IES pú­bli­cas del ac­tual 0.68 por cien­to a 1 por cien­to del PIB du­ran­te los pró­xi­mos 5 años; me­jo­rar y ex­pan­dir el sis­te­ma TVET, que atien­de a es­tu­dian­tes de ba­jos re­cur­sos; y am­pliar la ca­pa­ci­dad de los dor­mi­to­rios en las IES pú­bli­cas, una de­man­da cen­tral del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til.

La po­lí­ti­ca bus­ca po­ner fin a las pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les más vio­len­tas ocu­rri­das des­de el fin del apart­heid. En los úl­ti­mos tres años, los es­tu­dian­tes, una ma­yo­ría de ellos ne­gros, han to­ma­do a las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des del país, tum­ban­do es­ta­tuas de fi­gu­ras co­lo­nia­les y sa­quean­do y que­man­do edi­fi­cios. Sus de­man­das van des­de la “des­co­lo­nia­li­za­ción” de los cam­pus, que por mu­cho tiem­po fue­ron ex­clu­si­vos para la éli­te blan­ca, has­ta el fin de las cuo­tas en las uni­ver­si­da­des. Las me­jo­res ins­ti­tu­cio­nes co­bran unos 100 mil rand al año ( USD$ 8,700), ca­si tres ve­ces el suel­do pro­me­dio de la po­bla­ción ne­gra, se­gún el cen­so de 2011.

El mo­vi­mien­to de­to­nó en mar­zo de 2015, cuan­do un gru­po de es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Ca­pe Town exi­gió la re­mo­ción del cam­pus de una es­ta­tua de Ce­cil Rho­des. Rho­des, ex pri­mer mi­nis­tro co­lo­nial en­tre 1890 y 1896, fue el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te del im­pe­ria­lis­mo in­glés en el país. Su­dá­fri­ca tam­bién fue go­ber­na­do por ho­lan­de­ses y sus des­cen­dien­tes, quie­nes im­pu­sie­ron el sis­te­ma del apart­heid en 1948.

Las pro­tes­tas des­pués se ex­ten­die­ron a otras uni­ver­si­da­des del país y del mun­do. Hu­bo ma­ni­fes­ta­cio­nes so­li-

Mu­chos crí­ti­cos ar­gu­men­tan que la gra­tui­dad re­pre­sen­ta un sub­si­dio para los ri­cos, quie­nes ter­mi­nan ocu­pan­do lu­ga­res en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas que de­be­rían ser para los po­bres”

da­rias en las uni­ver­si­da­des de Ox­ford, en In­gla­te­rra, y Ber­ke­ley, en Es­ta­dos Uni­dos, en­tre otros paí­ses. Los es­tu­dian­tes exi­gie­ron el fin de los sím­bo­los del apart­heid, me­jo­res suel­dos para el per­so­nal de man­te­ni­mien­to en las uni­ver­si­da­des y ma­yo­res es­pa­cios re­si­den­cia­les para es­tu­dian­tes po­bres, en­tre otras de­man­das.

Se­cue­las de la se­gre­ga­ción

A pe­sar de la abo­li­ción del apart­heid que sig­ni­fi­ca en afri­káans “el es­ta­do de es­tar se­pa­ra­do”, Su­dá­fri­ca si­gue pa­de­cien­do mu­cho de los efec­tos de las po­lí­ti­cas ra­cis­tas im­pues­tas du­ran­te el si­glo pa­sa­do. Unos de los prin­ci­pa­les es el uso del afri­káans co­mo la len­gua de ins­truc­ción en muchas uni­ver­si­da­des. La len­gua, que fue ta­cha­da por el obis­po Des­mond Tu­tu co­mo el “idio­ma del opre­sor”, es ha­bla­da por so­lo 13 por cien­to de la po­bla­ción.

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes se ra­di­ca­li­za­ron a par­tir de oc­tu­bre de 2015, des­pués de que el en­ton­ces mi­nis­tro de edu­ca­ción, Bla­de Nzi­man­de, anun­cia­ra un al­za en las co­le­gia­tu­ras en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. El re­sul­ta­do fue el mo­vi­mien­to # Fee­sMus­tFall ( las co­le­gia­tu­ras de­ben ba­jar) en la Uni­ver­si­dad de Wit­wa­ters­rand. Las pro­tes­tas des­pués se ex­ten­die­ron a las uni­ver­si­da­des de Ca­pe Town ( la me­jor ran­quea­da del país) y Rho­des.

De­trás de las pro­tes­tas es­tá el fuer­te malestar so­cial por par­te de la po­bla­ción ne­gra, des­pués de 24 años de go­bier­nos del Con­gre­so Na­cio­nal Afri­ca­na ( ANC). El par­ti­do de Nel­son Man­de­la no ha si­do ca­paz de cum­plir con sus pro­me­sas en ma­te­ria so­cial y eco­nó­mi­ca a fa­vor de la po­bla­ción ne­gra, y ha caí­do en es­cán­da­los de co­rrup­ción.

Hoy, los ne­gros re­pre­sen­tan 79 por cien­to de la po­bla­ción de 56 mi­llo­nes, contra 9 por cien­to de los blan­cos; los de­más son mes­ti­zos ( 9 por cien­to) y asiá­ti­cos ( 3 por cien­to). Y aun­que la pro­por­ción de ne­gros den­tro de las uni­ver­si­da­des ha au­men­ta­do no­ta­ble­men­te en las úl­ti­mas dos dé­ca­das, és­tos si­guen sien­do su­bre­pre­sen­ta­dos, so­bre to­do en las uni­ver­si­da­des más se­lec­ti­vas.

Se­gún la En­cues­ta Ge­ne­ral de Ho­ga­res de 2014, la pro­por­ción de jó­ve­nes blan­cos en­tre 18 y 29 años ins­cri­ta en al­gún ni­vel edu­ca­ti­vo es 7 ve­ces ma­yor que la de los ne­gros ( la en­cues­ta no es­pe­ci­fi­ca el ni­vel edu­ca­ti­vo). Y mien­tras 60 por cien­to de los uni­ver­si­ta­rios blan­cos lo­gran ter­mi­nar el pri­mer año de es­tu­dios, só­lo 15 por cien­to de los ne­gros lo ha­cen, se­gún The Guar­dian.

Ta­les de­sigual­da­des son el re­sul­ta­do de me­dio si­glo de ra­cis­mo ins­ti­tu­cio­na­li­za­do por par­te de los go­bier­nos afri­ka­ners. A par­tir de 1948, se im­pu­so un sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior se­gre­ga­da, con las me­jo­res ins­ti­tu­cio­nes re­ser­va­das para la mi­no­ría blan­ca. La Ley de Edu­ca­ción Ban­tu de 1953 ( Ban­tu Edu­ca­tion Act) ins­ti­tu­cio­na­li­zó la se­gre­ga­ción escolar, es­ta­ble­cien­do dis­tin­tos cu­rrícu­los para blan­cos y ne­gros ( los se­gun­dos ma­yor­men­te apren­die­ron ofi­cios). Para fi­na­les de los años 60, el go­bierno gas­ta­ba 16 ve­ces más para edu­car a los ni­ños blan­cos que los ne­gros, se­gún The Eco­no­mist.

Aún des­pués del apart­heid, las bre­chas en­tre los dos gru­pos son abis­ma­les. La mi­tad de los ne­gros si­gue vi­vien­do en la po­bre­za, mien­tras que la mi­no­ría blan­ca se ha vuel­to más prós­pe­ra, se­gún la re­vis­ta Fo­reign Af­fairs. Co­mo re­sul­ta­do, hoy los blan­cos ga­nan en pro­me­dio 6 ve­ces más que los ne­gros.

No obs­tan­te, no to­dos ven a la edu­ca­ción su­pe­rior gra­tui­ta co­mo la píl­do­ra má­gi­ca para lo­grar la equi­dad so­cial. Mu­chos crí­ti­cos ar­gu­men­tan que la gra­tui­dad re­pre­sen­ta un sub­si­dio para los ri­cos, quie­nes ter­mi­nan ocu­pan­do lu­ga­res en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas que de­be­rían ser para los po­bres.

Tam­bién cues­tio­nan la jus­ti­fi­ca­ción del programa. Se­gún Seán Mu­ller, “La idea de que el mo­vi­mien­to para la edu­ca­ción su­pe­rior gra­tui­ta se ba­sa en la preo­cu­pa­ción ha­cia los jó­ve­nes po­bres es fran­ca­men­te ri­dí­cu­la, si se con­si­de­ra que so­lo 5 por cien­to de los sud­afri­ca­nos en­tre las eda­des de 15 y 34 son es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, mien­tras 34 por cien­to son des­em­plea­dos”.

Otros crí­ti­cos ci­tan el ca­so de Chi­le para ejem­pli­fi­car los efec­tos in­de­sea­dos de la po­lí­ti­ca de gra­tui­dad. El go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let im­ple­men­tó la edu­ca­ción su­pe­rior gra­tui­ta para el 60 por cien­to más po­bre de la po­bla­ción a par­tir de 2016. Sin em­bar­go, es pro­ba­ble que la me­di­da ter­mi­ne per­ju­di­can­do a los es­tu­dian­tes más po­bres, al in­cre­men­tar la de­man­da para la edu­ca­ción su­pe­rior en­tre sec­to­res me­dios, se­gún un nue­vo es­tu­dio por par­te del eco­no­mis­ta chi­leno Alonso Bu­ca­rey ( Who pays for free co­lle­ge? Crow­ding out on cam­pus).

“Co­mo ocu­rre fre­cuen­te­men­te en el mun­do real, las bue­nas in­ten­cio­nes no son su­fi­cien­tes”, es­cri­bió Johan Fou­rie, un pro­fe­sor de eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Ste­llen­bosch, en la re­vis­ta Fin­week. Agre­gó que el cos­to real del programa de gra­tui­dad pro­ba­ble­men­te sea mu­cho ma­yor de lo es­ti­ma­do por el go­bierno.

Por otro la­do, los de­fen­so­res de la po­lí­ti­ca in­sis­ten en que la gra­tui­dad no es só­lo una cues­tión de equi­dad so­cial, sino que tam­bién tie­ne sen­ti­do eco­nó­mi­co. Se­gún esta ló­gi­ca, en la me­di­da en que los po­bres ac­ce­den a la edu­ca­ción su­pe­rior, de­ja­rán de de­pen­der de los otros pro­gra­mas asis­ten­cia­lis­tas, co­mo los apo­yos para los des­em­plea­dos y la vi­vien­da pú­bli­ca. Ta­les pro­gra­mas fue­ron im­ple­men­ta­dos en la épo­ca pos- apart­heid con un al­tí­si­mo cos­to para el era­rio pú­bli­co.

“La edu­ca­ción gra­tui­ta no le cues­ta al Es­ta­do”, di­jo Mu­kov­he Ma­sut­ha, ex ac­ti­vis­ta es­tu­dian­til y uno de los prin­ci­pa­les ar­qui­tec­tos de la po­lí­ti­ca de Zu­ma. Al con­tra­rio, in­sis­tió en en­tre­vis­ta con The Huf­fing­ton Post, “Su­dá­fri­ca sal­drá ga­nan­do con esta po­lí­ti­ca”.

El país afri­cano con­ti­núa pa­de­cien­do los efec­tos de las po­lí­ti­cas ra­cis­tas im­pues­tas du­ran­te el si­glo pa­sa­do tam­bién en sus au­las.

LA PRO­POR­CIÓN de per­so­nas ne­gras en las uni­ver­si­da­des ha au­men­ta­do, pero aún si­guen es­tan­do su­bre­pre­sen­ta­dos, so­bre to­do en las ins­ti­tu­cio­nes más se­lec­ti­vas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.