VO­TAR EN TIEM­POS DEPRESIVOS

Las tram­pas de la me­mo­ria nos ha­cen año­rar un pa­sa­do lu­mi­no­so de la de­mo­cra­cia na­cio­nal que ya se fue

Milenio - Campus - - ESTACIÓN DE PASO - * In­ves­ti­ga­dor del Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de Cien­cias Eco­nó­mi­co Ad­mi­nis­tra­ti­vas de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra. ADRIÁN ACOS­TA SIL­VA*

En al­gu­nos círcu­los se sue­le afir­mar con cier­ta nos­tal­gia que la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos me­xi­ca­nos ya no son lo que so­lían ser. El es­pí­ri­tu de la épo­ca, lo que eso sig­ni­fi­que, es­tá do­mi­na­do por el pe­si­mis­mo y el es­cep­ti­cis­mo, el de­sen­can­to, a ve­ces por la de­ses­pe­ra­ción. La po­lí­ti­ca y la so­cie­dad me­xi­ca­na atra­vie­san por una fa­se de­pre­si­va, cu­yas se­ña­les es­tán por to­dos la­dos: en la pren­sa, en las re­des so­cia­les, en la te­le­vi­sión, en las plá­ti­cas de can­ti­na, en las ca­lles y sa­lo­nes uni­ver­si­ta­rios, en las char­las de so­bre­me­sa fa­mi­liar. Los re­la­tos apo­ca­líp­ti­cos, d r amá t i c o s , s u e l e n pre­do­mi­nar en el ho­ri­zon­te gri­sá­ceo del pe­si­mis­mo me­xi­cano. No son bue­nos tiem­pos pa­ra la po­lí­ti­ca.

Se afir­ma, en cier­to tono épi­co, que la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos de an­tes eran otra co­sa: más cla­ros, com­pro­me­ti­dos, fo­guea­dos en el ar­te de la ne­go­cia­ción en pri­va­do y en los có­di­gos y ri­tua­les del es­pec­tácu­lo pú­bli­co. Las re­glas de la po­lí­ti­ca tam­bién eran otras: el or­den de leal­ta­des, el com­pro­mi­so con pro­yec­tos y cau­sas, con pro­gra­mas e ideo­lo­gías, con par­ti­dos po­lí­ti­cos, per­mi­tían cons­truir repu­tacio­nes y le­gi­ti­mi­da­des, es­ta­ble­cer có­di­gos de afi­ni­da­des elec­ti­vas y di­fe­ren­cia­cio­nes se­lec­ti­vas. Es­ta ima­gen me­lan­có­li­ca de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na for­ma par­te de la ela­bo­ra­ción mo­ral de un pa­sa­do lu­mi­no­so y le­jano, que aho­ra pa­ra­ce ha­ber­se es­fu­ma­do pa­ra siem­pre.

Por su­pues­to, las tram­pas de la fe se con­fun­den con el ol­vi­do y la me­mo­ria. Si bien es cier­to que los ma­pas y re­fe­ren­tes po­lí­ti­cos de la era lar­ga del au­to­ri­ta­ris­mo me­xi­cano se han des­va­ne­ci­do, no es me­nos cier­to que tam­bién en el pa­sa­do exis­tie­ron po­lí­ti­cos pi­llos, co­rrup­tos, de­pre­da­do­res de re­cur­sos pù­bli­cos que acu­mu­la­ron for­tu­nas pri­va­das. En­tre ellos ha­bía tam­bién po­lí­ti­cos bri­llan­tes, in­te­li­gen­tes y pru­den­tes, ca­pa­ces de se­pa­rar el pues­to de la per­so­na, co­lo­can­do la mo­ra­li­dad re­pu­bli­ca­na en el cen­tro de sus prác­ti­cas po­lí­ti­cas co­ti­dia­nas. Los po­lí­ti­cos cí­ni­cos fue­ron in­me­jo­ra­ble­men­te re­tra­ta­dos por Mar­tín Luis Guzmán y re­pre­sen­ta­dos por pe­so­na­jes co­mo Gon­za­lo N. San­tos, el cé­le­bre ca­ci­que y po­lí­ti­co po­to­si­mo de los años cua­ren­ta.

Por el la­do de nues­tros ha­be­res po­lí­ti­cos, fi­gu­ras co­mo Je­sús Re­yes He­ro­les o Gon­za­lo Mar­tí­nez Cor­ba­lá, el sin­di­ca­lis­ta Ra­fael Gal­ván, re­pre­sen­tan zo­nas de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na que ex­pli­can que el au­to­ri­ta­ris­mo no se tor­na­ra en dic­ta­du­ra y se re­sol­vie­ra en lo que co­no­ce co­mo la ex­pe­rien­cia me­xi­ca­na de tran­si­ción a la de­mo­cra­cia. Más aún: esa tran­si­ción lar­ga y com­ple­ja, que pue­de fe­char­se, gros­so mo­do, en­tre 1968 y 1997, o en­tre 1977 y 2000, se­gún los an­te­ojos so­cio­ló­gi­cos o po­li­to­ló­gi­cos que se utii­cen, fue un pe­río­do de una sig­ni­fi­ca­ti­va vi­ta­li­dad in­te­lec­tual y po­lí­ti­ca, con ac­to­res po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les que con­fi­gu­ra­ron un cli­ma ideo­ló­gi­co fa­vo­ra­ble a una tran­si­ción pa­cí­fi­ca, go- ber­na­ble y más o me­nos or­de­na­da ha­cia la de­mo­cra­cia.

Hoy, la de­pre­sión se nu­tre del de­sen­can­to con la de­mo­cra­cia y el deterioro de las ba­ses ma­te­ria­les de la exis­ten­cia so­cial. El sín­dro­me par­ti­do­fó­bi­co se con­fun­de con la an­ti­po­lí­ti­ca. Co­rrup­ción y de­sigual­dad se han afian­za­do co­mo la fór­mu­la fa­tal de la que de­ri­van la vio­len­cia co­ti­dia­na de ba­las y san­gre, el mie­do, la anomia, la con­fu­sión. Si hay al­go pa­re­ci­do a la mo­der­ni­dad lí­qui­da en Mé­xi­co, se de­ri­va de la fra­gi­li­dad de una mo­der­ni­dad só­li­da que nun­ca lo­gró asen­tar­se. En­tre esas mo­der­ni­da­des in­con­clu­sas, la po­lí­ti­ca se ha con­ver­ti­do en un es­pec­tácu­lo de­pri­men­te, im­pro­duc­ti­vo, que se desen­vuel­ve en un es­ce­na­rio des­gas­ta­do, con ma­los ac­to­res y ar­gu­men­tos, fa­ti­ga­do por el uso y abu­so de prác­ti­cas po­lí­ti­cas au­to­re­fe­ren­cia­les. Ello ex­pli­ca el re­cla­mo ha­cia la par­ti­do­cra­cia ( que in­clu­ye la am­bi­güe­dad del fren­tis­mo, el po­pu­lis­mo del obra­do­ris­mo y a un priis­mo des­gas­ta­do) y las ilu­sio­nes de la in­de­pen­do­cra­cia, el ima­gi­na­rio po­der de los ciu­da­da­nos sin par­ti­do pe­ro con se­gui­do­res y em­plea­dos que per­si­guen a los ciu­da­da­nos en bus­ca de fir­mas y apo­yos.

Hay pro­ble­mas gra­ves de re­pre­sen­ta­ción, de in­mo­ra­li­dad, de co­rrup­ción. Pe­ro hay tam­bién creen­cias que apun­tan ha­cia una re­com­po­si­ción del cli­ma po­lí­ti­co de nues­tra pro­pia era de ges­ti­cu­la­do­res y ca­na­llas. El pro­ble­ma es que el áni­mo pú­bli­co no pa­re­ce fa­vo­re­cer la aten­ción en un pu­ña­do de pro­pues­tas y per- so­na­jes que pue­den con­tri­buir a re­es­truc­tu­rar los có­di­gos de una po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca, efi­cien­te y pro­duc­ti­va. Es­ta­mos en un pa­no­ra­ma de ra­cio­na­li­da­des y ló­gi­cas en­con­tra­das. Las for­mas de so­cia­li­za­ción po­lí­ti­ca en tiem­pos depresivos vuel­ven con­fu­sos los lí­mi­tes en­tre la ra­cio­na­li­dad de los ciu­da­da­nos y la ra­cio­na­li­dad de los po­lí­ti­cos.

El tiem­po ( pre) elec­to­ral es un cam­po de pro­me­sas ha­bi­ta­do por una re­tó­ri­ca op­ti­mis­ta, de cam­bio y re­no­va­ción. Es un ejer­ci­cio de pro­duc­ción de es­pe­ran­zas ali­men­ta­do por la mú­si­ca lú­gu­bre de las ten­sio­nes en­tre el ofi­cia­lis­mo y sus opo­si­cio­nes. En ple­na fa­se de­pre­si­va de la po­lí­ti­ca me­xi­ca­na, jin­gles, gui­ta­rras y ros­tros son­rien­tes, ban­de­ras y co­lo­res, in­ten­tan pro­mo­ver uto­pías y con­ta­giar de en­tu­sias­mo a los ciu­da­da­nos, me­dian­te fra­ses de oca­sión y pro­yec­tos que se nu­tren de diag­nós­ti­cos ca­tas­tró­fi­cos o ba­lan­ces exi­to­sos, se­gún se vea.

En el es­pec­tácu­lo del mo­men­to, po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les y ama­teurs, per­te­ne­cien­tes a par­ti­dos y or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, o in­de­pen­dien­tes que apues­tan a ex­plo­tar el des­cré­di­to acu­mu­la­do de la po­lì­ti­ca, se dispu­tan la le­gi­ti­mi­dad y el re­co­no­ci­mien­to en­tre ciu­da­da­nos es­cép­ti­cos y crí­ti­cos, o ilu­sio­na­dos de que los pro­ce­sos elec­to­ra­les pue­den ser una opor­tu­ni­dad pa­ra re­no­var las re­la­cio­nes en­tre go­ber­nan­tes y go­ber­na­dos. Por ahí, en­tre los ros­tros y tra­yec­to­rias de as­pi­ran­tes y can­di­da­tos hay ex­de­por­tis­tas, ac­to­res pro­fe­sio­na­les, con­duc­to­ras de te­le­vi­sión, po­lí­ti­cos mul­ti­par­ti­dos, ex­fun­cio­na­rios, zom­bies po­lí­ti­cos, mu­chos de los cua­les han cons­trui­do tra­yec­to­rias en to­das las ideo­lo­gías, par­ti­dos y or­ga­ni­za­cio­nes que hoy se dispu­tan las pre­fe­ren­cias de los ciu­da­da­nos. Hay por ahí Fou­chés y Ghan­dis, opor­tu­nis­tas con­fe­sos, ven­ti­lo­cuos y as­pi­ran­tes a Be­ne­mé­ri­tos, per­so­na­jes si­nies­tros e in­di­vi­duos in­ge­nuos, que or­ga­ni­zan sus ofertas de acuer­do a las re­glas de la tem­po­ra­da. Es ho­ra de to­mar nues­tros asien­tos; es el mo­men­to de los aplau­sos, los chi­fli­dos y los bos­te­zos.

El tiem­po ( pre) elec­to­ral es un cam­po de pro­me­sas ha­bi­ta­do por una re­tó­ri­ca op­ti­mis­ta, de cam­bio y re­no­va­ción”

No son bue­nos tiem­pos pa­ra la so­cie­dad me­xi­ca­na ni pa­ra la po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.