El ma­gis­te­rio y la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va

Milenio - Campus - - OPINIÓN - Hum­ber­to Mu­ñoz Gar­cía UNAM. Se­mi­na­rio de Edu­ca­ción Su­pe­rior, IIS. Pro­fe­sor de la FCPS. re­ci­llas@ unam. mx

Los es­tu­dio­sos de la edu­ca­ción es­ta­mos si­guien­do en de­ta­lle las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, las de­cla­ra­cio­nes de los can­di­da­tos y sus pro­gra­mas. Lo que plan­teen en el te­rreno edu­ca­ti­vo es de­fi­ni­to­rio pa­ra el desa­rro­llo del país. Por­que la edu­ca­ción for­mal im­pac­ta el bie­nes­tar de las co­lec­ti­vi­da­des y de las per­so­nas. For­ma ciu­da­da­nos y fuer­za de tra­ba­jo ca­pa­ci­ta­da. La edu­ca­ción es una es­fe­ra de sin­gu­lar im­por­tan­cia pa­ra la vi­da so­cial y po­lí­ti­ca, con gra­ves pro­ble­mas pa­ra su buen fun­cio­na­mien­to.

En es­tos días, las “pre” cam­pa­ñas elec­to­ra­les pu­sie­ron aten­ción a as­pec­tos edu­ca­ti­vos. De pa­sa­da, han to­ca­do al­gu­nos asun­tos de in­te­rés pa­ra la so­cie­dad y el ma­gis­te­rio, que es un sec­tor al que se bus­ca atraer por su ca­pa­ci­dad de aus­pi­ciar las vo­ta­cio­nes a fa­vor o en con­tra de al­guno de los par­ti­dos o can­di­da­tos.

Los pro­fe­so­res edu­can a ni­ños y jó­ve­nes. Son quie­nes in­flu­yen en los es­tu­dian­tes pa­ra lo­grar un buen apren­di­za­je, siem­pre que se brin­den con­di­cio­nes ade­cua­das. Pe­ro, es­cue­las mal­tre­chas, sin au­las y es­pa­cios agra­da­bles pa­ra ju­gar, sin elec­tri­ci­dad, sin ba­ños, con pu­pi­tres inservibles, no son el me­dio pa­ra cum­plir las ta­reas edu­ca­ti­vas. Es­tu­dian­tes mal ali­men­ta­dos y pro­fe­so­res tra­ta­dos in­dig­na­men­te, no pro­du­cen bue­nos ren­di­mien­tos, a lo que se su­man las re­la­cio­nes cor­po­ra­ti­vas mal­sa­nas del sin­di­ca­to con el go­bierno.

Las fuen­tes es­ta­dís­ti­cas se­ña­lan que hay 1.6 mi­llo­nes de pro­fe­so­res de ni­vel bá­si­co, de los cua­les 8 de ca­da 10, apro­xi­ma­da­men­te, tra­ba­jan en es­cue­las pú­bli­cas. Es fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta que ca­si 1/ 3 son mu­je­res. To­dos tra­ba­jan 6 ho­ras dia­rias, cin­co días a la se­ma­na. Más del 80 por cien­to tie­ne con­tra­to por tiem­po in­de­fi­ni­do, es­to es, se tra­ta de una pro­fe­sión con “es­ta­bi­li­dad” la­bo­ral y ba­jo re­torno eco­nó­mi­co.

Si los pro­fe­so­res son la co­lum­na ver­te­bral, en­ton­ces ha­bría que co­men­zar por pa­gar­les un sa­la­rio que les per­mi­ta te­ner una vi­da dig­na. Se­gún fuen­tes ofi­cia­les ( INEGI) se ha re­du­ci­do la pro­por­ción de maes­tros que ga­nan más de cin­co sa­la­rios mí­ni­mos. Los maes­tros re­ci­ben un sa­la­rio pro­me­dio de 9 500 pe­sos al mes. Y, co­mo es un pro­me­dio es­con­de que hay po­co más de ¼ que ga­na me­nos de cin­co sa­la­rios mí­ni­mos.

El maes­tro es mo­de­lo, y te­ner­lo en ma­las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas rom­pe no so­lo su pres­tan­cia y res­pe­to, sino tam­bién su éti­ca. Ade­más, las au­to­ri­da­des pa­re­cen re­nuen­tes an­te la ne­ce­si­dad de que los pro­fe­so­res si­gan edu­cán­do­se a lo lar­go de su vi­da.

Apar­te de sus ba­jos in­gre­sos, la re­for­ma edu­ca­ti­va tra­jo otros te­mas a de­ba­te que me­re­cen re­to­mar­se en las cam­pa­ñas, por­que los maes­tros de­man­dan que las eva­lua­cio­nes a su desem­pe­ño no pon­gan en ries­go su tra­ba­jo, que la eva­lua­ción no sea ho­mo­gé­nea, es­to es, sin te­ner en cuen­ta el en­torno so­cial y cul­tu­ral, afi­nar los me­ca­nis­mos es­ca­la­fo­na­rios pa­ra que ha­ya es­tí­mu­los a la su­pera­ción aca­dé­mi­ca, es­ta­ble­cer pro­gra­mas y tiem­pos pa­ra que se pon­gan al día, aca­bar con las pla­zas que se usan pa­ra fi­nes dis­tin­tos a la do­cen­cia, y que se apo­ye a las nor­ma­les y a sus egre­sa­dos. En su­ma, res­pe­to a sus de­re­chos la­bo­ra­les, me­jo­ría a las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y es­ti­mu­lar que la so­cie­dad les otor­gue más pres­ti­gio

Hay ne­ce­si­dad de lle­gar a un nue­vo pac­to que li­be­re las fuer­zas pa­ra que ten­ga­mos un me­jor sis­te­ma edu­ca­ti­vo, pa­ra trans­for­mar el que te­ne­mos, por­que fun­cio­na mal. So­bre es­te pun­to, se ha es­cri­to bas­tan­te en las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, y se­ría desea­ble que se dis­cu­tan otros tó­pi­cos anu­da­dos.

Se tra­ta de plan­tear có­mo cam­biar sus­tan­cial­men­te el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y ca­da uno de sus sub­sis­te­mas. En el ni­vel bá­si­co se su­gie­re fle­xi­bi­li­dad pa­ra in­te­grar la edu­ca­ción a ni­vel na­cio­nal, re­gio­nal y lo­cal. Hay que pa­sar de un enfoque ho­mo­gé­neo en la en­se­ñan­za a un mo­de­lo que for­ta­lez­ca el fe­de­ra­lis­mo y for­me en va­lo­res per­ti­nen­tes pa­ra crear paz, desa­rro­llo eco­nó­mi­co y par­ti­ci­pa­ción so­cial, pa­ra re­cons­truir la cohe­sión. Un mo­de­lo edu­ca­ti­vo que va­lo­re la mul­ti di­ver­si­dad cul­tu­ral y ét­ni­ca, con for­mas de ges­tión que sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des de la do­cen­cia, dis­tin­tas en ca­da es­pa­cio na­cio­nal, y que pon­ga al ma­gis­te­rio en el cen­tro de la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va.

La reali­dad po­lí­ti­ca del sis­te­ma edu­ca­ti­vo ha­ce ne­ce­sa­rio re­vi­sar to­do lo que co­rres­pon­de a la eva­lua­ción do­cen­te pa­ra que, en efec­to, la eva­lua­ción sir­va pa­ra mo­di­fi­car la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va y pa­ra que el sis­te­ma lo­gre co­mo tal una me­jor efi­cien­cia y sa­tis­fac­ción pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el he­cho edu­ca­ti­vo. La eva­lua­ción no es pa­ra cas­ti­gar sino pa­ra co­rre­gir tra­yec­to­rias y rum­bos. En aten­ción a las la­bo­res del ma­gis­te­rio, y al apren­di­za­je de los ni­ños, de­be me­jo­rar­se el equi­pa­mien­to y la in­fra­es­truc­tu­ra es­co­lar.

En su­ma, es de la ma­yor im­por­tan­cia ha­cer un acuer­do que le per­mi­ta al Es­ta­do man­te­ner la rec­to­ría de la edu­ca­ción, re­cu­pe­rar la go­ber­na­bi­li­dad e inau­gu­rar un nue­vo pe­río­do de paz con desa­rro­llo y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Me­nu­do re­to.

“El maes­tro es mo­de­lo, y te­ner­lo en ma­las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas rom­pe no so­lo su pres­tan­cia y res­pe­to, sino tam­bién su éti­ca”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.