La Cons­ti­tu­ción es par­te de la cul­tu­ra: Die­go Va­la­dés

Milenio - Campus - - GLOSARIO DE LA CULTURA - Héc­tor Mar­tí­nez Ro­jas

A pro­pó­si­to del pa­sa­do 5 de fe­bre­ro y de es­te cie­rre de ad­mi­nis­tra­ción mar­ca­do por un pa­que­te de re­for­mas im­pul­sa­das e im­ple­men­ta­das, con­si­de­ro apro­pia­do, es­bo­zar al­gu­nos apun­tes so­bre nues­tra Car­ta Mag­na, co­mo di­ce el au­tor que hoy ex­plo­ra­mos: las cons­ti­tu­cio­nes son par­te de la cul­tu­ra y la cul­tu­ra no se de­tie­ne.

De los 193 Es­ta­dos que in­te­gran la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das ( ONU), Mé­xi­co tie­ne la se­gun­da cons­ti­tu­ción re­pu­bli­ca­na, más lon­ge­va del mun­do. Si se cuen­tan las car­tas mag­nas de sis­te­mas mo­nár­qui­cos, nues­tro país tie­ne la oc­ta­va más an­ti­gua en el mun­do.

Se­gún nos cuen­ta el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Die­go Va­la­dés en la pre­sen­ta­ción de la se­rie edi­to­rial “Gran­des te­mas cons­ti­tu­cio­na­les” a car­go de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción y la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra, las sie­te car­tas mag­nas más an­ti­guas y vi­gen­tes se en­cuen­tran en Reino Uni­do ( 1689), Es­ta­dos Uni­dos( 1789) No­rue­ga ( 1814) Paí­ses Ba­jos ( 1815), Bél­gi­ca ( 1831), Ca­na­dá ( 1867) y Lu­xem­bur­go ( 1868).

De los 136 ar­tícu­los que res­guar­da nues­tra cons­ti­tu­ción des­de ha­ce ya más de un cen­te­na­rio, 22 son sus pre­cep­tos que per­ma­ne­cen in­tac­tos. “La in­ter­ac­ción en­tre la nor­ma y la nor­ma­li­dad exi­ge a las re­glas una gran plas­ti­ci­dad adap­ta­ti­va”. En la ac­tua­li­dad nues­tra Car­ta Mag­na “se aco­ge a un dis­cur­so dual: el de los de­re­chos hu­ma­nos y el de los in­tere­ses eco­nó­mi­cos” nos cuen­ta el miem­bro de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua y miem­bro de El Co­le­gio Na­cio­nal.

En su­ma, lo que nos cuen­ta nues­tro au­tor es que las “vi­ci­si­tu­des de nues­tra Cons­ti­tu­ción son las de un país en bus­ca de so­lu­cio­nes”; en cuan­to al de­ba­te de la po­si­ble pro­mul­ga­ción de una nue­va Car­ta Mag­na, el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Die­go Va­la­dés, es cla­ro cuan­do lla­ma a no des­per­di­ciar el tra­ba­jo de acu­mu­la­do de tan­tas ge­ne­ra­cio­nes, “una co­sa es se­guir avan­zan­do y otra vol­ver a em­pe­zar”.

Mé­xi­co, pri­mer edi­tor de li­bros en AL

El año pa­sa­do, la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra, en co­la­bo­ra­ción con la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca ( SEP), die­ron a co­no­cer el “In­for­me Pú­bli­co del Pro­gra­ma de Fo­men­to pa­ra el Li­bro y la Lec­tu­ra”, el cual brin­da los prin­ci­pa­les da­tos y ci­fras con res­pec­to a las ac­ti­vi­da­des y pro­gra­mas que se rea­li­za­ron du­ran­te 2016 en es­te sec­tor.

En es­te in­for­me se ase­gu­ra que, el total de los ISBN re­gis­tra­dos du­ran­te 2016, as­cen­dió a 27 mil 363. De es­ta ma­ne­ra, Mé­xi­co se si­túa co­mo el pri­mer país de ha­bla his­pa­na en La­ti­noa­mé­ri­ca en la edi­ción de nue­vos li­bros, se­gún el in­for­me del Cen­tro Re­gio­nal pa­ra el Fo­men­to del Li­bro en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be ( CERLALC).

Lo an­te­rior re­sul­ta re­le­van­te si se con­si­de­ra que en lo que lla­ma­mos “reali­dad” des­can­sa nues­tra pa­la­bra, al va­lo­rar lo nom­bra­do es que co­no­ce­mos y po­de­mos ex­plo­rar el mun­do. “Los lí­mi­tes de mi len­gua­je sig­ni­fi­can los lí­mi­tes de mi mun­do”, ase­gu­ra­ba el aus­tría­co Ludwig Witt­gens­tein. En­ton­ces leer y apren­der a leer se vuel­ven ac­tos fun­da­men­ta­les en nues­tra vi­da, más aún, en la era del co­no­ci­mien­to. La reali­dad, se lee. Pa­ra lo­grar tal em­pre­sa, ha si­do con­vo­ca­da una ins­ti­tu­ción co­mo la es­cue­la. La cues­tión aquí es si nues­tros do­cen­tes, es­tán lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra trans­mi­tir — po­dría de­cir has­ta “con­ta­giar”— el gus­to, el amor por la lec­tu­ra.

De acuer­do con el in­for­me re­fe­ri­do, me­dian­te el cur­so de fo­men­to a la lec­tu­ra “Leer pa­ra la vi­da”, di­ri­gi­do a alum­nos y bi­blio­te­ca­rios de pri­mer in­gre­so en Es­cue­las Nor­ma­les Pú­bli­cas; se aten­die­ron a 1,600 alum­nos de 16 es­ta­dos. Asi­mis­mo, cer­ca de 3,400 es­pa­cios de lec­tu­ra abrie­ron sus puer­tas pa­ra re­ci­bir a más de ocho mi­llo­nes de per­so­nas, quie­nes tu­vie­ron ac­ce­so a la pa­la­bra oral y es­cri­ta.

El in­for­me es rico en es­ta­dís­ti­cas y se­ría pre­ma­tu­ro de­cir si las ac­cio­nes em­pren­di­das son su­fi­cien­tes o no, lo que si sa­be­mos es que al di­men­sio­nar el va­lor de la pa­la­bra, en­ten­de­mos a la voz co­mo la re­ve­la­ción de la con­cien­cia y a la es­cri­tu­ra co­mo la ex­pre­sión de un pen­sa­mien­to ló­gi­co; es és­ta nues­tra for­ma de asis­tir al mun­do, de ex­pre­sar­nos, ir ha­cia el otro y re­co­no­cer­nos, trans­pa­ren­tar­nos y con­tem­plar co­mo nues­tra exis­ten­cia se ex­pan­de a tra­vés de la com­pren­sión de la pa­la­bra ha­bla­da y de la pa­la­bra es­cri­ta.

Has­ta aho­ra, la es­cri­tu­ra ha for­ma­do un dis­cur­so, la in­ven­ción de los her­ma­nos Lu­miè­re a fi­na­les del si­glo an­te­pa­sa­do, pre­sen­tó una na­rra­ti­va ho­lo­grá­fi­ca, lo cual, no es más que otro mo­do de co­mu­ni­car la reali­dad, to­mar un frag­men­to y tras­cen­der­lo en el es­pa­cio y en el tiem­po. De ahí lo que Al­fon­so Re­yes, lla­ma­ría la nue­va épi­ca de nues­tro tiem­po: el ci­ne.

Ha­bla­mos de la esen­cia del ser, y de la uti­li­dad dia­ria de desa­rro­llar un len­gua­je pa­ra com­pren­der el mun­do; tal es el pro­pó­si­to de los sis­te­mas edu­ca­ti­vos, el apren­di­za­je pa­ra la vi­da, que se lo­gra a tra­vés de la voz del maes­tro que pro­pi­cia el apren­di­za­je, de los dis­tin­tos dis­cur­sos y len­gua­jes que com­pren­de el apren­diz. Si Mé­xi­co es una po­ten­cia edi­to­rial, es­tá muy bien, es sín­to­ma de una in­dus­tria vi­bran­te y de una so­cie­dad ( mer­ca­do) que no es in­di­fe­ren­te a los li­bros; só­lo hay que com­pren­der que és­tos tam­po­co son fórmulas má­gi­cas que re­sol­ve­rán nues­tras vi­ci­si­tu­des co­mo in­di­vi­duos ni co­mo so­cie­dad, a lo más… co­mo el ca­so de la Cons­ti­tu­ción, nos po­drán dar ru­ta y luz, que ya es bas­tan­te.

El INAH cum­ple 79 años

El pa­sa­do mar­tes 3 de fe­bre­ro el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria ( INAH), cum­plió 79 años de vi­da, de acuer­do con es­ta ins­ti­tu­ción, su ma­yor desafío es res­tau­rar las mil 821 edi­fi­ca­cio­nes que re­sul­ta­ron afec­ta­das en los sis­mos del pa­sa­do mes de sep­tiem­bre. Es­te año, tam­bién es de ce­le­brar los 40 años del Pro­yec­to del Tem­plo Ma­yor y el 50 aniver­sa­rio de la Es­cue­la Na­cio­nal de Con­ser­va­ción, Res­tau­ra­ción y Mu­seo­gra­fía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.