TIEM­PO DE REDIRECCIONAR EL POS­GRA­DO EN MÉ­XI­CO

En un mun­do ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo se de­be avan­zar ha­cia un mo­de­lo más cer­cano a las ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad

Milenio - Campus - - OPINIÓN - CAR­LOS RE­YES

El pos­gra­do en Mé­xi­co re­quie­re una trans­for­ma­ción que im­pul­se la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de los cien­tos de es­tu­dian­tes que se en­cuen­tran en es­te ni­vel edu­ca­ti­vo.

Es mo­men­to, di­cen, los ex­per­tos de avan­zar ha­cia un mo­de­lo más fle­xi­ble, más in­te­gral, pe­ro so­bre to­do, más cer­cano a las ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad.

Co­mo lo han ve­ni­do pla­tean­do en los úl­ti­mos años las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas del país, la ma­trí­cu­la del pos­gra­do de­be res­pon­der a la efi­ca­cia y la pues­ta en mar­cha de so­lu­cio­nes a la reali­dad so­cial, sin des­pren­der lo aca­dé­mi­co de ca­da en­torno.

El Pro­gra­ma Na­cio­nal de Pos­gra­dos de Ca­li­dad ( PNPC) a car­go del Con­se­jo Na­cio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía ( Co­nacyt) ha lle­ga­do a su lí­mi­te y re­quie­re pro­fun­di­zar e im­ple­men­tar nue­vas es­tra­te­gias pa­ra no es­tan­car los avan­ces que se han lo­gra­do en es­te ni­vel edu­ca­ti­vo.

La ca­li­dad de la in­ves­ti­ga­ción que se rea­li­za en el país de­pen­de de ello, y si bien no son mu­chos los que op­tan por con­ti­nuar sus es­tu­dios a es­te ni­vel, las de­ci­sio­nes que se to­men en torno al pos­gra­do in­ci­den en el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vi­da y en la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to.

En ese sen­ti­do, la pro­pues­ta de crear una ins­tan­cia que dé se­gui­mien­to pun­tual a los re­sul­ta­dos de las po­lí­ti­cas y pro­gra­mas des­ti­na­dos a ele­var la ca­li­dad de los pos­gra­dos en el país.

Ade­más, una reorien­ta­ción del mo­de­lo ac­tual del pos­gra­do per­mi­ti­ría tam­bién in­cre­men­tar el nú­me­ro de in­ves­ti­ga­do­res en Mé­xi­co, un asun­to en el que se ha que­da­do a de­ber y no ha al­can­za­do los pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les mí­ni­mos.

Den­tro de es­te mo­de­lo de im­pul­sar la cien­cia, la tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción, los es­tu­dios de pos­gra­do de­ben mar­car la pau­ta y de­li­near la agen­da de in­ves­ti­ga­ción en el país.

Un cre­ci­mien­to que en las ci­fras ha­bla del im­pul­so que re­quie­re, ya que mien­tras en los años 90 so­la­men­te exis­tían 414 pro­gra­mas de pos­gra­do ins­cri­tos en el PNPC, es­tos ya su­man más de 2 mil 159.

Por eso las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior, ar­gu­men­tan los ex­per­tos, tie­nen la obli­ga­ción de per­fec­cio­nar sus pro­gra­mas de pos­gra­do y for­ta­le­cer, sin ex­cu­sa y sin re­tra­so, la for­ma­ción de los mis­mos.

Un nue­vo im­pul­so

De acuer­do con Luis Pon­ce Ra­mí­rez, Di­rec­tor Ge­ne­ral del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Pos­gra­dos de Ca­li­dad ( PNPC), el nue­vo mo­de­lo a im­ple­men­tar, ade­más de avan­zar en la per­ti­nen­cia de los pro­gra­mas, se es­tá cons­tru­yen­do me­dian­te una con­sul­ta con va­rios gru­pos de enfoque y es­pe­cia­lis­tas pa­ra con­tar con un es­que­ma de vin­cu­la­ción más de­ci­si­vo en las uni­ver­si­da­des y en los dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad.

El lla­ma­do mo­de­lo ver­sión 7, ex­pli­ca, bus­ca que es­ta coope­ra­ción es­tre­cha y efi­caz y es­ta vin­cu­la­ción se orien­te ha­cia la in­no­va­ción y trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­tos.

En ese sen­ti­do, se­ña­la, es ur­gen­te que la aca­de­mia se adap­te al ca­rác­ter mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que exi­ge la re­so­lu­ción pro­ble­má­ti­cas; es de­cir di­ver­si­fi­car la ofer­ta y ha­cer a un la­do los es­que­mas rí­gi­dos de an­tes.

Y es que, di­ce, el ma­yor por­cen­ta­je de es­tu­dian­tes de pos­gra­do ins­cri­tos al PNPC se en­fo­can a la ge­ne­ra­ción del co­no­ci­mien­to, mien­tras que un por­cen­ta­je me­nor rea­li­za tra­ba­jos de apli­ca­ción.

Por eso, “se de­ben vin­cu­lar los pos­gra­dos con los di­ver­sos sec­to­res pa­ra que se reali­ce in­ves­ti­ga­ción di­rec­ta­men­te con los ni­ve­les pro­duc­ti­vos, gu­ber­na­men­ta­les y so­cia­les”, co­men­ta.

Pa­ra Pon­ce Ra­mí­rez, se de­ben to­mar en cuen­ta, las gran­des ten­den­cias so­bre la glo­ba­li­za­ción pa­ra de­ter­mi­nar cuá­les ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción de­ben prio­ri­zar­se en el nue­vo mo­de­lo.

Ade­más, se de­be par­tir de la in­te­gra­ción de ca­pa­ci­da­des en­tre las dis­tin­tas áreas del co­no­ci­mien­to, el avan­ce tec­no­ló­gi­co y los avan­ces de las tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción, así co­mo “una coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra crear alian­zas en­tre paí­ses pa­ra em­pren­der pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e in­no­va­ción”.

En ese sen­ti­do, los re­tos ac­tua­les que de­ben en­fren­tar las uni­ver­si­da­des en el país pa­san por ase­gu­ra­re, en prin­ci­pio, la per­ti­nen­cia en ca­da uno de los pro­gra­mas de pos­gra­do ofer­ta­dos.

Asi­mis­mo, las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior de­ben fo­men­tar el desa­rro­llo de pro­yec­tos en con­jun­to con los sec­to­res de la so­cie­dad, así co­mo pro­fun­di­zar en las ne­ce­si­da­des del en­torno pa­ra res­pon­der ca­bal­men­te con so­lu­cio­nes opor­tu­nas.

Y es que si bien es cier­to que el PNPC ha si­do un pro­gra­ma que ha te­ni­do re­sul­ta­dos exi­to­sos ya que se ha in­cre­men­ta­do el nú­me­ro y la ca­li­dad de los pos­gra­dos en Mé­xi­co, pe­ro es tiem­po de po­ten­ciar sus re­sul­ta­dos.

De los 27 mil 66 miem­bros del Sis­te­ma Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­do­res ( SNI), el 38.1 por cien­to per­te­ne­ce a las cien­cias apli­ca­das, el 31.3 por cien­to a cien­cias bá­si­cas y el 30.6 por cien­to al área de hu­ma­ni­da­des y cien­cias so­cia­les.

Ade­más, de los 2 mil 159 pla­nes de es­tu­dio que for­man par­te del PNPC, 49.2 por cien­to co­rres­pon­den a cien­cias apli­ca­das, 35.5 por cien­to a cien­cias so­cia­les y hu­ma­ni­da­des y el 15.2 por cien­to a cien­cias bá­si­cas.

Un cre­ci­mien­to, de­ta­lla Pon­ce Ra­mí­rez, en el que han te­ni­do que ver de for­ma muy de­ci­si­va los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción que se han for­ta­le­ci­do en el país.

In­clu­so, el país des­pués de Chi­na, es el que más ha crea­do pro­gra­mas de doc­to­ra­do en los úl­ti­mos años, “lo que re­pre­sen­ta un he­cho im­por­tan­te que im­pul­sa la cons­truc­ción de una so­cie­dad del co­no­ci­mien­to y que de­man­da ma­yo­res es­fuer­zos”.

Por eso, apun­ta, Fran­cis­co Ave­lar Gon­zá­lez, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Aguas­ca­lien­tes ( UAA), el for­ta­le­ci­mien­to de la ofer­ta y ca­li­dad de los pro­gra­mas de es­tu­dios de pos­gra­do es uno de los com­pro­mi­sos que de­ben asu­mir las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior.

Es­to, pa­ra apo­yar el sur­gi­mien­to de nue­vas ca­pa­ci­da­des cien­tí­fi­cas, tec­no­ló­gi­cas y de in­no­va­ción y con ello, res­pon­der a las ten­den­cias glo­ba­les en es­te ám­bi­to.

Una la­bor que se ha fa­ci­li­ta­do por­que, de­ta­lla, “des­de ha­ce años se han iden­ti­fi­ca­do al­gu­nas áreas de opor­tu­ni­dad en el pa­no­ra­ma del pos­gra­do en el país”.

Y en ese es­que­ma, di­ce, el PNCP ha si­do uno de los pro­gra­mas más exi­to­sos en nues­tro país gra­cias a su con­ti­nui­dad y a la cons­truc­ción de un diá­lo­go cons­tan­te en­tre las uni­ver­si­da­des de Mé­xi­co.

“Por eso aho­ra, las ins­ti­tu­cio­nes de­ben con­ti­nuar ape­gán­do­se a las nue­vas dis­po­si­cio­nes de es­te mo­de­lo que bus­can for­ta­le­cer la for­ma­ción de nue­vos cien­tí­fi­cos de to­das las dis­ci­pli­nas del co­no­ci­mien­to”.

For­ta­le­cer el enfoque

En ese or­den de cam­bios que se vis­lum­bran y ya se tra­ba­jan en los úl­ti­mos me­ses, Ca­ta­li­na Mor­fín Ló­pez, Di­rec­to­ra Ge­ne­ral del Con­se­jo Me­xi­cano de Es­tu­dios de Pos­gra­do, es tam­bién fun­da­men­tal la asig­na­ción de ma­yo­res re­cur­sos pa­ra for­ta­le­cer los es­tu­dios a es­te ni­vel.

Por­que una de las prio­ri­da­des, apun­ta, es la ne­ce­si­dad im­pos­ter­ga­ble de in­ver­tir en cien­cia y tec­no­lo­gía de ma­ne­ra más de­ci­di­da y con vi­sión es­tra­té­gi­ca con el fin de con­tri­buir a la so­lu­ción de pro­ble­má­ti­cas emer­gen­tes.

Es­to per­mi­ti­rá coad­yu­var a que Mé­xi­co dé un sal­to cua­li­ta­ti­vo que le per­mi­ta cre­cer y desa­rro­llar­se a la al­tu­ra de los re­tos que pre­sen­ta el país. Un ca­mino que de­be ser apo­ya­do en to­do mo­men­to.

Mor­fín Ló­pez plan­tea que se pro­mue­va a tra­vés del Con­se­jo Na­cio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía ( Co­nacyt) y la Se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Pú­bli­ca, el fi­nan­cia­mien­to de los pro­gra­mas de pos­gra­do y su vin­cu­la­ción con sec­to­res es­tra­té­gi­cos pa­ra el desa­rro­llo na­cio­nal en ba­se a mo­de­los re­gio­na­les de edu­ca­ción.

Pa­ra ello, ex­pli­ca, se de­be me­jo­rar la nor­ma­ti­va de fo­men-

to a los pos­gra­dos, con én­fa­sis en el au­men­to del fi­nan­cia­mien­to de los pro­gra­mas, la ren­di­ción de cuen­tas y la trans­pa­ren­cia en la eje­cu­ción de los pro­gra­mas y pro­yec­tos.

Ade­más, en­tre los cam­bios que se tra­ba­jen, se de­be con­si­de­rar la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas de es­tí­mu­lo fis­cal pa­ra el sec­tor em­pre­sa­rial que in­cor­po­re a los egre­sa­dos a sus ins­ti­tu­cio­nes y los apo­ye con su for­ma­ción aca­dé­mi­ca.

Y sin du­da, una de las ins­tan­cias que de­ben ser con­si­de­ra­das, es la crea­ción del Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal del Pos­gra­do, “el cual per­mi­ti­ría es­ta­ble­cer un mo­ni­to­reo per­ma­nen­te a los fun­da­men­tos de las nue­vas po­lí­ti­cas y es­tra­te­gias del sec­tor pú­bli­co a ni­vel re­gio­nal y na­cio­nal”.

De es­ta ma­ne­ra, sub­ra­ya la Di­rec­to­ra Ge­ne­ral del Con­se­jo Me­xi­cano de Es­tu­dios de Pos­gra­do, se­rá po­si­ble vin­cu­lar a los pos­gra­dos con los di­fe­ren­tes ac­to­res so­cia­les y eco­nó­mi­cos.

Sin ol­vi­dar, ase­gu­ra, el im­pul­so a la mo­vi­li­dad na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, “eva­lua­cio­nes cla­ras y ri­gu­ro­sas de los pro­gra­mas de pos­gra­do, au­men­to a la co­ber­tu­ra de la ofer­ta de pos­gra­dos de al­ta ca­li­dad y el im­pul­so a la con­for­ma­ción de un Sis­te­ma Na­cio­nal de Pos­gra­do”.

Por­que a fi­nal de cuen­tas, ase­gu­ra, las uni­ver­si­da­des si­guen sien­do ob­je­to de con­fian­za por par­te de la po­bla­ción.

“Por eso exis­te un com­pro­mi­so des­de las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra ha­cer del pos­gra­do un im­pul­sor del desa­rro­llo hu­mano y de am­bien­tes sus­ten­ta­bles, al tiem­po que se vin­cu­lan sus pro­gra­mas con los pro­ce­sos glo­ba­les del co­no­ci­mien­to”, ar­gu­men­ta.

En ese sen­ti­do, las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas en Mé­xi­co, dis­tri­bui­das en to­das las en­ti­da­des del país, afir­ma Me­dar­do Serna Gon­zá­lez, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Mi­choa­ca­na de San Ni­co­lás de Hidalgo ( UMSNH), tie­nen la ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to a tra­vés de las nue­vas tec­no­lo­gías.

Por eso, el for­ta­le­ci­mien­to de es­tu­dios de pos­gra­do es uno de los re­tos más im­por­tan­tes pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co del país.

Ade­más, di­ce, se de­be im­pul­sar la eva­lua­ción con­ti­nua de los pro­gra­mas de pos­gra­do en Mé­xi­co pa­ra lo­grar su in­ter­na­cio­na­li­za­ción.

“Las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior na­cio­na­les han sa­bi­do tra­ba­jar en un pro­yec­to co­mún en torno al for­ta­le­ci­mien­to de los es­tu­dios de pos­gra­do con una vi­sión de fu­tu­ro pa­ra ami­no­rar el dé­fi­cit en el país de in­ves­ti­ga­do­res que hoy se cal­cu­la en 70 mil”, ase­gu­ra.

En ese en­torno, los es­tu­dios de pos­gra­do son un se­mi­lle­ro de bie­nes que ne­ce­si­ta la so­cie­dad me­xi­ca­na pa­ra lo­grar su desa­rro­llo.

“Ahí se for­man los lí­de­res so­cia­les que ha­rán la di­fe­ren­cia, to­ma­rán las de­ci­sio­nes in­no­va­do­ras pa­ra avan­zar ha­cia una so­cie­dad con me­jo­res ni­ve­les de vi­da”, apun­ta.

Y es que, di­ce el rec­tor de la UMSNH, es ne­ce­sa­rio que des­de las uni­ver­si­da­des se pre­pa­ren nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de in­ves­ti­ga­do­res y tec­nó­lo­gos que pue­dan cons­truir pro­yec­tos de so­cie­da­des con ma­yo­res ni­ve­les de paz y sus­ten­ta­bi­li­dad.

“Es­te as­pec­to de­be ser en­ten­di­do por las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les, que no han si­do cohe­ren­tes con los pre­su­pues­tos que de­sig­nan pa­ra la edu­ca­ción y la in­ves­ti­ga­ción”, ad­vier­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.