¿ Es­tu­dias, tra­ba­jas o... tie­nes be­ca Co­nacyt?

Milenio - Campus - - OPINIÓN -

No es un asun­to re­suel­to y po­dría lle­var­se su tiem­po, pe­ro es po­si­ble que la in­com­pa­ti­bi­li­dad en­tre re­ci­bir una be­ca de Co­nacyt y con­tar con un em­pleo sea co­sa del pa­sa­do. La re­so­lu­ción es­tá en ma­nos de un tri­bu­nal co­le­gia­do, aun­que in­de­pen­dien­te­men­te de lo que pu­die­ra ocu­rrir, el te­ma tie­ne di­fe­ren­tes aris­tas.

To­do co­men­zó, co­mo lo in­for­mó una no­ta del pe­rió­di­co El Uni­ver­sal, con el re­cur­so de am­pa­ro que pro­mo­vió un es­tu­dian­te de pos­gra­do que per­dió la be­ca otor­ga­da por Co­nacyt por es­tar tra­ba­jan­do al mis­mo tiem­po ( 09.02.2018). El or­ga­nis­mo rec­tor de la po­lí­ti­ca cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca con­si­de­ró que el pos­gra­dua­do es­ta­ba in­cum­plien­do con el re­qui­si­to de “de­di­ca­ción ex­clu­si­va”. El es­tu­dian­te, por su par­te, ar­gu­men­tó que se es­ta­ba vul­ne­ran­do su de­re­cho a re­ci­bir edu­ca­ción.

No es la pri­me­ra vez que le re­ti­ran la be­ca a un es­tu­dian­te de pos­gra­do por mo­ti­vos la­bo­ra­les, aun­que sí es la pri­me­ra oca­sión que se re­cu­rre al am­pa­ro y el asun­to va a los tri­bu­na­les. No es­tá dis­po­ni­ble el dato pre­ci­so, sin em­bar­go, múl­ti­ples ca­sos de sus­pen­sión del res­pal­do de Co­nacyt han tras­cen­di­do pú­bli­ca­men­te. Unos por­que las ins­ti­tu­cio­nes ofi­cial­men­te re­por­tan que los alum­nos tie­nen un em­pleo y no se es­tán de­di­can­do ex­clu­si­va­men­te a sus es­tu­dios; otros por­que los pro­pios tu­to­res no les fir­man el in­for­me de ac­ti­vi­da­des a los jó­ve­nes o in­clu­so dan par­te a Co­nacyt del in­cum­pli­mien­to. Los cri­te­rios y re­qui­si­tos se han en­du­re­ci­do, es­pe­cial­men­te cuan­do los re­cur­sos son es­ca­sos.

El te­ma es com­pli­ca­do por di­fe­ren­tes mo­ti­vos. Jó­ve­nes que tie­nen em­pleo y es­tán en po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre es­tu­diar o tra­ba­jar, re­nun­cian al tra­ba­jo pa­ra op­tar por la be­ca que les per­mi­ti­rá cur­sar un pos­gra­do. No obs­tan­te, por el gru­po de edad, mu­chos de ellos tie­nen obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res, ya vi­ven en pa­re­ja, es­tán por ha­cer­lo o in­clu­so por to­mar una de­ci­sión so­bre el em­ba­ra­zo. Al po­co tiem­po se per­ca­tan que los re­cur­sos de la be­ca son in­su­fi­cien­tes, así que pos­ter­gan to­do o co­mien­zan a bus­car otros in­gre­sos eco­nó­mi­cos. Al egre­sar, el pa­no­ra­ma la­bo­ral pue­de no ser más alen­ta­dor.

Tam­bién es­tán los jó­ve­nes o no tan jó­ve­nes que no tie­nen elec­ción. Por las res­pon­sa­bi­li­da­des que han ad­qui­ri­do, cur­sar un pos­gra­do no es­tá en su ho­ri­zon­te de po­si­bi­li­dad o si se lo plan­tean, el mon­to de la be­ca, de ini­cio, es cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te y no so­la­men­te de­ben tra­ba­jar sí o sí, de­ben ha­cer un ma­yor es­fuer­zo pa­ra pa­gar­se ellos mis­mos la maes­tría o el doc­to­ra­do.

Pa­ra otro gru­po más, el res­pal­do des­can­sa en ma­yor me­di­da en su red fa­mi­liar, que le brin­da un apo­yo am­plio y sos­te­ni­do. Es­te gru­po pue­de cur­sar sus es­tu­dios con re­la­ti­va tran­qui­li­dad y te­ner una tra­yec­to­ria más o me­nos pre­de­ci­ble, así que po­drían pos­ter­gar o no al­gu­nas de­ci­sio­nes y te­ner una be­ca con de­ter­mi­na­do mon­to pue­de no ser su prin­ci­pal pro­ble­ma.

Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que el nú­me­ro de jó­ve­nes que úni­ca­men­te se de­di­ca a es­tu­diar va dis­mi­nu­yen­do con­for­me ma­yor es su edad y, a la in­ver­sa, la pro­por­ción cre­ce de los que úni­ca­men­te tra­ba­jan. Los que tra­ba­jan y es­tu­dian son mi­no­ría, al­re­de­dor del 8 por cien­to de jó­ve­nes en­tre 24 y 29 años. No exis­ten ci­fras pre­ci­sas so­bre la pro­por­ción que po­drían al­can­zar los di­fe­ren­tes gru­pos de es­tu­dian­tes de pos­gra­do.

Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de jó­ve­nes que al­can­zan los ni­ve­les su­pe­rio­res de es­co­la­ri­dad pro­vie­nen de los de­ci­les de in­gre­so más al­tos, son pri­vi­le­gia­dos; po­cos, muy po­cos son los que pro­vie­nen de los pri­me­ros de­ci­les de in­gre­so. To­dos en­fren­ta­rán el pro­ble­ma del em­pleo, pe­ro no de la mis­ma for­ma. Tra­ba­jar y con­tar con una be­ca tam­po­co sig­ni­fi­ca lo mis­mo pa­ra to­dos. Por cier­to, ac­tual­men­te, el mon­to men­sual de la be­ca pa­ra es­tu­dios de doc­to­ra­do es de 13 mil 769 pe­sos, la de maes­tría es de 10 mil 327 y de es­pe­cia­li­dad de 9 mil 179.

El pro­yec­to de am­pa­ro in­di­ca­ba que lo im­por­tan­te era si el be­ca­rio cum­plía sa­tis­fac­to­ria­men­te las ex­pec­ta­ti­vas de in­ves­ti­ga­ción y for­ma­ción de Co­nacyt ( con ni­vel y ca­li­dad), en tan­to que era irre­le­van­te si ha­bía desem­pe­ña­do al­gún tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do. Un ra­zo­na­mien­to que pa­re­ce muy sen­sa­to. Al fi­nal, la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción in­for­mó que la Se­gun­da Sa­la: “no emi­tió pro­nun­cia­mien­to al­guno so­bre la va­li­dez de los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos por Co­nacyt, sino que tal as­pec­to se­rá ana­li­za­do, en su mo­men­to, por el Tri­bu­nal Co­le­gia­do al que se de­vol­vió el asun­to” ( Bo­le­tín 022/ 09.02.2018).

A pro­pó­si­to, el re­gla­men­to vi­gen­te de be­cas de Co­nacyt, en el ca­pí­tu­lo so­bre los de­re­chos y obli­ga­cio­nes de las par­tes, en lo con­cer­nien­te a los be­ca­rios ( ar­tícu­lo 19) no in­clu­ye el re­qui­si­to de “de­di­ca­ción ex­clu­si­va” ( Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción 21.10.2009). Sin em­bar­go, en la pá­gi­na elec­tró­ni­ca del or­ga­nis­mo sí se in­di­ca que, co­mo com­pro­mi­so adi­cio­nal, el be­ca­rio de­be “de­di­car­se ex­clu­si­va­men­te a los es­tu­dios pa­ra ob­te­ner el gra­do en el tiem­po com­pro­me­ti­do” y se­gu­ra­men­te tam­bién fi­gu­ra en el con­ve­nio de asig­na­ción.

To­do in­di­ca que el tra­ba­jo se ve co­mo im­pe­di­men­to pa­ra la for­ma­ción, pe­ro tal vez, co­mo al­gu­nos au­to­res lo han mos­tra­do ( Jor­di Pla­nas), pue­de ser que más bien ocu­rra lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.