El uso de tec­no­lo­gía en la in­dus­tria ge­ne­ra tras­tor­nos

Milenio - Campus - - DIRECTORIO -

De acuer­do con Eduar­do Lu­na Ruíz, coor­di­na­dor de la Li­cen­cia­tu­ra en Psi­co­lo­gía en el área del Tra­ba­jo que se im­par­te en la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Que­ré­ta­ro ( UAQ), el tiem­po en que vi­vi­mos pue­de de­no­mi­nar­se co­mo una “épo­ca de cam­bios o cam­bio de épo­ca”, al ge­ne­rar­se una trans­for­ma­ción en la ma­ne­ra en có­mo las em­pre­sas or­ga­ni­zan su for­ma de tra­ba­jo y sus mo­dos de pro­duc­ción, tras­to­can­do así a los tra­ba­ja­do­res.

“El as­pec­to de la tec­no­lo­gía es al­go que in­flu­ye, nos he­mos acos­tum­bra­do a ella en es­ta épo­ca; los te­lé­fo­nos los te­ne­mos al al­can­ce, un po­der de co­mu­ni­ca­ción in­creí­ble y han si­do to­dos es­tos avan­ces tec­no­ló­gi­cos que han ge­ne­ra­do una con­tra­par­te en los am­bien­tes la­bo­ra­les”, ar­gu­men­tó.

Es­ta si­tua­ción ha pro­vo­ca­do que las má­qui­nas — las cua­les son ca­da vez más pre­ci­sas y au­to­ma­ti­za­das— sus­ti­tu­yan los pues­tos de tra­ba­jo, so­bre to­do en el sec­tor in­dus­trial.

Asi­mis­mo, el aca­dé­mi­co agre­gó que, al ir­se per­dien­do es­tos es­pa­cios la­bo­ra­les, las per­so­nas tien­den a co­lo­car­se en el sec­tor ser­vi­cio, don­de el tra­to con las per­so­nas es di­rec­to, aun cuan­do no ten­gan la ca­pa­ci­dad y com­pe­ten­cias so­cia­les.

A de­cir del Mtro. Lu­na Ruíz, la frus­tra­ción de los individuos al es­tar en es­ta área la­bo­ral que no de­sean, les ge­ne­ra car­gas emo­cio­na­les que re­caen en el con­su­mi­dor o a quien le ofre­ce el ser­vi­cio.

“Es­tá re­ci­bien­do una car­ga emo­cio­nal muy fuer­te, son tra­ba­jos de cor­ta du­ra­ción, mal pa­ga­dos, con al­tí­si­ma ro­ta­ción, pre­do­mi­nan tra­ba­ja­do­res jó­ve­nes pre­ci­sa­men­te por la fa­ci­li­dad de tiem­po y es­te ti­po de si­tua­cio­nes pue­de pro­vo­car fa­ti­ga men­tal, fí­si­ca y es­to va tras­tor­nan­do su es­ta­bi­li­dad”, re­fi­rió.

A es­tos sín­to­mas, agre­gó, se su­man irri­ta­bi­li­dad, tras­tor­nos del sue­ño, es­trés, un es­ti­lo de vi­da condicionado a rit­mos de tiem­po, pro­ble­mas es­to­ma­ca­les y mi­gra­ñas,

Es­te ti­po de si­tua­cio­nes, in­for­mó el aca­dé­mi­co, afec­ta prin­ci­pal­men­te a los jó­ve­nes, pe­ro tam­bién a las per­so­nas que lle­van tra­ba­jan­do has­ta 50 años en una in­dus­tria.

Eduar­do Lu­na Ruíz, de la UAQ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.