RE­TÓ­RI­CA Y PEDAGOGÍA DE UN CAN­DI­DA­TO

Po­lí­ti­co su­ma­men­te as­tu­to, el aban­de­ra­do pun­te­ro en las encuestas pre­sen­ta un apo­yo in­con­di­cio­nal de sus se­gui­do­res pe­li­gro­sa men­te des­pro­vis­to de crí­ti­ca y ra­cio­ci­nio

Milenio - Campus - - REPORTE - SALVADORMEDINA

Pien­ses lo que pien­ses so­bre la próxima elec­ción pre­si­den­cial en Mé­xi­co, ha que­da­do cla­ro al­go. Pa­ra quie­nes no apoyan al can­di­da­to pun­te­ro en las encuestas se le ha ex­pues­to co­mo un per­so­na­je sin mu­chas ideas so­bre có­mo cam­biar el país que pre­ten­de go­ber­nar. Cuan­do se le pre­gun­ta so­bre es­tra­te­gias pa­ra ello, siem­pre tie­ne la mis­ma res­pues­ta: una con­sul­ta, un fu­tu­ro con­sen­so con ex­per­tos o su sim­ple pre­sen­cia en la si­lla pre­si­den­cial se­rá la so­lu­ción. Pa­ra al­guien que cree en la co­rrup­ción co­mo el pro­ble­ma más gran­de de Mé­xi­co, con­si­de­rar que su elec­ción bas­ta pa­ra com­ba­tir­la, pa­re­ce al­go in­ge­nuo. Por de­cir lo me­nos. Y más cuan­do se ha ro­dea­do de po­lí­ti­cos con es­cán­da­los mo­nu­men­ta­les que han si­do co­bi­ja­dos por él y por su par­ti­do. Al­go que sus se­gui­do­res deciden ig­no­rar.

Y aquí lo im­por­tan­te es que en­ca­ja en una re­tó­ri­ca, en la his­to­ria que es­tá ven­dien­do: que se tra­ta de un hom­bre le­jano a la po­lí­ti­ca, ajeno a la co­rrup­ción y atacado por la Ma­fia del Po­der, el Es­ta­do ocul­to.

En un tex­to pa­ra The Guar­dian ti­tu­la­do La gran di­vi­sión de nues­tros tiem­pos no es Iz­quier­da vs De­re­cha sino Ver­dad vs Men­ti­ra, Jo­nat­han Freed­land ha­bla so­bre la “epis­te­mo­lo­gía tri­bal en la que la ve­ra­ci­dad o fal­se­dad de una de­cla­ra­ción de de­pen­de en si la per­so­na ha­cién­do­la es con­si­de­ra­da uno de no­so­tros o uno de ellos”.

De acuer­do al es­cri­tor Da­vid Ro­berts, “la in­for­ma­ción es eva­lua­da ba­sán­do­se no en con­for­mi­dad con es­tán­da­res co­mu­nes de evi­den­cia o co­rres­pon­den­cia a un en­ten­di­do co­mún del mun­do, sino en si so­por­ta o no los va­lo­res de la tri­bu y es apro­ba­da por sus lí­de­res”.

El pro­pio Freed­land acep­ta que to­dos so­mos par­cia­les a la co­mu­ni­ca­ción. Pe­ro ci­ta el ejem­plo de Scot­tie Nell Hug­hes, vo­ce­ro de Trump, quien de­cla­ró que “la ver­dad, des­afor­tu­na­da­men­te, ya no exis­te”. Y eso su­ce­de con Ló­pez Obra­dor.

Pe­se a con­si­de­rar­se de Iz­quier­da por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón, el can­di­da­to pre­si­den­cial de Mo­re­na siem­pre se ha au­to ca­ta­lo­ga­do co­mo “jua­ris­ta y gua­da­lu­pano”, una evi­den­te con­tra­dic­ción. Su coor­di­na­dor de cam­pa­ña, afir­mó en su cuen­ta de Twit­ter, tras per­der la elec­ción de su par­ti­do a la can­di­da­tu­ra por la Ciu­dad de Mé­xi­co, “que el me­jor es­cu­do pa­ra de­rro­tar la ad­ver­si­dad son la fa­mi­lia y la fe en el crea­dor”.

Al to­mar po­se­sión co­mo can­di­da­to por el Par­ti­do En­cuen­tro So­cial ( PES), su di­ri­gen­te, Hu­go Eric Flo­res, le di­jo: “Us­ted pa­ra no­so­tros es Ca­leb a pun­to de con­quis­tar el Mon­te He­brón”.

En su co­lum­na del 21 de fe­bre­ro, Héc­tor de Mau­león es­cri­bió que “En­ton­ces, el can­di­da­to de la iz­quier­da me­xi­ca­na no pu­do con­te­ner­se y de­jó aflo­rar lo que ha­bía tra­ta­do de ocul­tar a lo lar­go de seis años: su per­fil re­li­gio­so, de un au­to­ri­ta­ris­mo sin lí­mi­tes, que le ha he­cho ru­miar en si­len­cio, du­ran­te seis años, la idea de una Cons­ti­tu­ción qué le di­ga a la gen­te có­mo ac­tuar, qué pen­sar.

“Una Cons­ti­tu­ción mo­ral en la que, pa­ra col­mo del jua­ris­mo, to­das las igle­sias in­clu­yan “pre­cep­tos que sean acep­ta­dos y res­pe­ta­dos por to­dos’”.

Por su par­te, Ro­ger Bar­tra, el re­co­no­ci­do an­tro­pó­lo­go, ex­miem­bro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y es­cri­tor, se­ña­ló re­cien­te­men­te que el can­di­da­to “ha de­ja­do de ser de iz­quier­das, y más aho­ra que ha co­men­za­do un vi­ra­je ha­cia po­si­cio­nes cer­ca­nas al vie­jo PRI [ Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal]. Es el PRI pre­vio a [ Mi­guel] de la Ma­drid, a [ Car­los] Sa­li­nas… En cier­to sen-

ti­do es el peor PRI. Un par­ti­do au­to­ri­ta­rio y re­pre­si­vo que re­pre­sen­ta el an­ti­guo ré­gi­men en su má­xi­ma ex­pre­sión”.

Ló­pez Obra­dor ha uti­li­za­do el des­con­ten­to de la po­bla­ción pa­ra ge­ne­rar la ilu­sión de que él es lo opues­to de los po­lí­ti­cos de siem­pre, que va a lo­grar que Mé­xi­co crez­ca “a ta­sas del 7 por cien­to anual, sin en­deu­da­mien­to, in­fla­ción, ni de­va­lua­ción de la mo­ne­da… que sin co­rrup­ción con un go­bierno aus­te­ro po­dre­mos sa­car a Mé­xi­co de la cri­sis eco­nó­mi­ca, del ma­les­tar y la po­bre­za, de la es­pi­ral de in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia”.

Cuan­do se le pre­gun­ta có­mo, su res­pues­ta es sim­ple: La fe: y sus se­gui­do­res ba­san su apo­yo en el eso. En la fe. Cuan­do se le des­ca­li­fi­ca con he­chos, él re­cu­rre a lo in­tan­gi­ble, co­mo lo ha­ce la re­li­gión. Si se le se­ña­la por al­go, ha­ce lo mis­mo.

Lle­va di­cien­do tres se­xe­nios el mis­mo dis­cur­so por­que su men­te fun­cio­na así. Y de igual ma­ne­ra la de sus se­gui­do­res. Pa­ra sus se­gui­do­res ( no son vo­tan­tes, son eso: se­gui­do­res), no im­por­ta lo que se di­ga en su con­tra. Tie­nen fe en el cas­ti­llo de nai­pes. Re­pi­te lo mis­mo una y otra vez por­que así es la re­li­gión. Ni Ri­car­do Ana­ya ni Jo­sé An­to­nio Mea­de tie­nen repu­tación in­ta­cha­ble. Pe­ro tam­po­co la tie­ne él, có­mo lo ha de­mos­tra­do a lo lar­go de su ca­rre­ra, en par­ti­cu­lar es­tos últimos 11 años en los que no ha te­ni­do un pues­to pú­bli­co o de elec­ción po­pu­lar.

Y la fe tie­ne un prin­ci­pio esen­cial: nos de­ja des­pro­vis­tos de ra­cio­ci­nio. De­ja a un la­do eso que nos ha­ce se­res pen­san­tes y ca­pa­ces de aná­li­sis y nos de­ja ex­pues­tos a la ig­no­ran­cia, a de­jar a un la­do a los he­chos.

Sí, Mé­xi­co ne­ce­si­ta un cam­bio pe­ro pen­sar al­guien sin pro­pues­tas cla­ras pue­da lo­grar­lo, no pa­re­ce al­go ló­gi­co. Pe­ro, de nue­vo, su po­pu­la­ri­dad y arria­go no se ba­san en la ló­gi­ca: se ba­san en la fe.

Sus alia­dos, sus se­gui­do­res ase­gu­ran que las co­sas van a cam­biar con él, pe­ro ja­más han sa­bi­do ex­pli­car el CÓ­MO. Na­die, den­tro de su par­ti­do o fuera de él, ha po­di­do dar cuen­ta de sus po­lí­ti­cas, por­que sim­ple­men­te no las tie­ne. Sus pro­pues­tas con­cre­tas son sim­bó­li­cas, y es­tán ba­sa­das más en el des­con­ten­to que en lo­gros: la ven­ta del avión pre­si­den­cial, las pen­sio­nes de ex pre­si­den­tes, etc.

No hay na­da en sus pos­tu­ras que sig­ni­fi­que un cam­bio a me­diano o lar­go pla­zo. La in­ten­ción de echar atrás las re­for­mas se ba­sa sim­ple­men­te en clien­te­lis­mos. No hu­bo tal ga­so­li­na­zo: el go­bierno de­jó de sub­si­diar las ga­so­li­nas en su to­ta­li­dad. Es to­do. Aho­ra es­tán su­je­tas al mer­ca­do. ¿ O el go­bierno tie­ne que pa­gar tam­bién la ga­so­li­na a sus ciu­da­da­nos? ¿ Aca­so a eso he­mos lle­ga­do, a exi­gir eso?

Cuan­do ha­bla so­bre el di­ne­ro que se pier­de con la co­rrup­ción, sus cálcu­los son echa­dos aba­jo por las sim­ples cuen­tas. Pe­ro asu­ma­mos que es­tá en lo co­rrec­to: ese di­ne­ro te­nía un des­tino fi­nal, que era in­fra­es­truc­tu­ra, sa­lud, pro­gra­mas so­cia­les, etc. ¿ Su plan es qui­tar­le ese di­ne­ro a los be­ne­fi­cia­rios? ¿ O có­mo pla­nea re­sar­cir esos pre­su­pues­tos?

Es de­cir, sus pro­pues­tas son un cas­ti­llo de nai­pes cons­trui­do a ba­se de la fe y la esperanza de que una so­la per­so­na es ca­paz de cam­biar un país. Y eso es lo más pe­li­gro­so de to­do. Quie­nes se ape­gan a sus pro­pues­tas es­pe­ran que cam­bie las co­sas. Pe­ro no sa­ben el có­mo. Y ahí es don­de en­tra la co­lum­na ver­te­bral de su pla­ta­for­ma: la fe. Sim­ple y lla­na fe.

Ata­can­do los sím­bo­los

Pe­se a to­do ello, no po­de­mos de­jar de la­do que se tra­ta de un po­lí­ti­co su­ma­men­te as­tu­to. Muy a la ma­ne­ra de Do­nald Trump, pre­ten­de ir so­bre los lo­gros de la pre­si­den­cia de En­ri­que Pe­ña Nie­to, co­mo lo hi­zo el can­di­da­to re­pu­bli­cano con los lo­gros Ba­rack Oba­ma.

Si bien con in­ver­sio­nis­tas, ase­gu­ró que la via­bi­li­dad del Nue­vo Ae­ro­puer­to sim­ple­men­te se ana­li­za­ría, ya ha di­cho abier­ta­men­te que una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes se­rá su can­ce­la­ción, fa­vo­re­cien­do la ha­bi­li­ta­ción de la ba­se aé­rea de San­ta Lu­cía. Pe­ro, co­mo han pro­ba­do ex­per­tos, se tra­ta de una pro­pues­ta in­via­ble.

El di­rec­tor in­ter­na­cio­nal del Cen­tro pa­ra el De­sa­rro­llo de Sis­te­mas Avan­za­dos pa­ra la Avia­ción, de la cor­po­ra­ción Mi­tre, Ber­nar­do Lis­ker, se­ña­ló que es­ta pro­pues­ta pa­ra te­ner dos ae­ro­puer­tos en Ciu­dad de Mé­xi­co ca­re­ce de es­tu­dios ae­ro­náu­ti­cos so­bre la fac­ti­bi­li­dad en sus ope­ra­cio­nes. Es de­cir, sus ru­tas, li­te­ral­men­te, cho­ca­rían. Pe­ro él in­sis­te en San­ta Lu­cía.

En cuan­to a la re­for­ma ener­gé­ti­ca, la via­li­dad y per­ti­nen­cia de su pro­pues­ta “ha si­do cues­tio­na­da tan­to por los ad­ver­sa­rios elec­to­ra­les co­mo por ex­per­tos y ana­lis­tas del sec­tor ener­gé­ti­co. Las crí­ti­cas van des­de que la en­tra­da de Pe­mex co­mo com­pe­ti­dor a un mer­ca­do de com­bus­ti­bles en cier­nes po­dría aca­bar con las con­di­cio­nes de li­bre mer­ca­do bus­ca­das por la re­for­ma ener­gé­ti­ca, has­ta la afir­ma­ción ca­te­gó­ri­ca de que la re­fi­na­ción no es un ne­go­cio pro­duc­ti­vo per se”, es­cri­bie­ron León A Mar­tí­nez y Tha­ma­ra Mar­tí­nez Var­gas.

Y so­bre la re­for­ma edu­ca­ti­va, ha si­do más ta­jan­te: en diciembre de 2017, en su na­tal Ta­bas­co, “se com­pro­me­tió con el ma­gis­te­rio na­cio­nal — in­clui­dos maes­tros del SNTE y de la CNTE— que al triun­fo del mo­vi­mien­to que en­ca­be­za se cancelará la mal lla­ma­da re­for­ma edu­ca­ti­va”.

“No se va a se­guir hu­mi­llan­do al ma­gis­te­rio na­cio­nal, se va a res­pe­tar a nues­tras maes­tras y nues­tros maes­tros que es por ellos que sa­be­mos mu­cho o sa­be­mos po­co”.

Pe­ro lo cier­to es que ex­per­tos en la ma­te­ria coin­ci­den en que la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma edu­ca­ti­va y sus de­ri­va­cio­nes, rom­pie­ron un me­ca­nis­mo bá­si­co de con­trol y po­der del vie­jo gre­mia­lis­mo sindical.

Sí, se tra­ta de al­go per­fec­ti­ble, pe­ro su im­ple­men­ta­ción es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra Mé­xi­co a cor­to, me­diano y lar­go pla­zo.

Y es que no ba­sa sus po­lí­ti­cas y pro­pues­tas en la ló­gi­ca, sino en qué le sir­ve me­jor a su ideo­lo­gía, a la fe que han pues­to sus se­gui­do­res en él.

Las tram­pas de la fe ra­di­can en ha­cer creer a los fie­les que si sim­ple­men­te creen, las co­sas cam­bian pa­ra bien. No im­por­ta si aquél al que se­gui­mos tie­ne la ca­pa­ci­dad o no de guiar­nos por el sen­de­ro co­rrec­to. Sus fie­les ha­brán de se­guir­lo no por­que ten­gan cer­te­za, pro­pues­tas via­bles o ideas cla­ras. Lo ha­cen, sim­ple­men­te, por eso: por­que tie­nen fe.

La in­ten­ción de echar atrás las re­for­mas se ba­sa sim­ple­men­te en clien­te­lis­mos”

Pe­se a con­si­de­rar­se de Iz­quier­da, el can­di­da­to pre­si­den­cial de Mo­re­na siem­pre se ha ca­ta­lo­ga­do co­mo “jua­ris­ta y gua­da­lu­pano”.

La can­ce­la­ción del pro­yec­to de ae­ro­puer­to es par­te de las pro­pues­tas in­via­bles del as­pi­ran­te a la pre­si­den­cia.

El can­di­da­to ha uti­li­za­do el des­con­ten­to de la gen­te pa­ra ge­ne­rar la idea de que él es lo opues­to de los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les.

SU FE­NÓ­MENO ha si­do com­pa­ra­do con el de Do­nald Trump

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.