NOM­BRA­MIEN­TOS, PER­FI­LES Y ME­MO­RIA

Milenio - Campus - - PORTADA -

Cau­só sor­pre­sa en el me­dio edu­ca­ti­vo la designación he­cha por el Se­na­do, el pasado mar­tes 24 de abril, de los dos pri­me­ros re­em­pla­zos de in­te­gran­tes en la Jun­ta de Go­bierno del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Edu­ca­ción ( INEE). Su nom­bra­mien­to ( de cin­co años atrás, en el mo­men­to en que di­cha en­ti­dad ad­qui­rió la ca­te­go­ría de or­ga­nis­mo pú­bli­co cons­ti­tu­cio­nal­men­te au­tó­no­mo del Es­ta­do Me­xi­cano), a ojos de mu­chos ob­ser­va­do­res, pa­re­cía que se­ría pro­rro­ga­do una vez más. La Cons­ti­tu­ción per­mi­te una re­elec­ción, siem­pre y cuan­do el pe­rio­do com­ple­to en el car­go no re­ba­se 14 años. Cla­ra­men­te, el es­pí­ri­tu de la Car­ta Mag­na es es­ti­mu­lar la per­ma­nen­cia. Pe­ro no fue así.

El Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en­vió dos ter­nas con can­di­da­tos que, se­gún el Se­na­dor Ro­me­ro Hicks tie­nen “pro­ba­da ca­pa­ci­dad, in­de­pen­den­cia, tra­yec­to­ria intelectual y cre­di­bi­li­dad”. Los seis ex­pu­sie­ron sus ideas, an­te el pleno de la Cámara, en torno al INEE y su co­me­ti­do, ha­cien­do men­ción a su pro­pia tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal. La de­ci­sión fue adop­ta­da una se­ma­na más tar­de, re­ca­yen­do la designación en Pa­tri­cia Váz­quez del Mer­ca­do y Ber­nar­do Na­ran­jo Pi­ñe­ra, dos dis­tin­gui­dos pro­fe­sio­na­les con rea­li­za­cio­nes muy re­le­van­tes en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo del es­ta­do de Pue­bla. Po­si­ble­men­te, el ma­yor mé­ri­to de am­bos es ha­ber lle­va­do a la en­ti­dad de un preo­cu­pan­te lu­gar 23 en ma­te­ria de ren­di­mien­to es­co­lar en edu­ca­ción me­dia su­pe­rior, de acuer­do con la Prue­ba En­la­ce en 2011, a un pri­mer lu­gar cua­tro años más tar­de, y man­te­nién­do­se ahí has­ta el año pasado, aun­que aho­ra con la nue­va prue­ba Pla­nea. Ade­más, su mo­de­lo ya ha si­do re­pli­ca­do exi­to­sa­men­te en va­rias en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas ¡ Asom­bro­so! Quie­ro pen­sar que es­to in­flu­yó po­de­ro­sa­men­te en la de­ci­sión de los Se­na­do­res.

Lo di­go de ese mo­do por­que los dos miem­bros fun­da­do­res ( Eduar­do Bac­koff y Mar­ga­ri­ta Zo­rri­lla), quie­nes as­pi­ra­ban a un nue­vo pe­rio­do en sus res­pec­ti­vas ter­nas, no es­ta­ban — ni mu­cho me­nos— ca­ren­tes de mé­ri­tos en cuan­to a es­tu­dios, desem­pe­ño pro­fe­sio­nal y cre­di­bi­li­dad.

En los últimos tiem­pos, y con un sen­ti­do eu­fe­mís­ti­co, el go­bierno ha mos­tra­do una acen­dra­da vo­ca­ción por nom­brar, im­pe­dir o de­po­ner a miem­bros de ór­ga­nos cons­ti­tu­cio­nal o téc­ni­ca­men­te au­tó­no­mos, en una es­pe­cie de jue­go de es­pe­jos don­de se re­co­no­ce la au­to­no­mía, siem­pre y cuan­do se pue­da te­ner el con­trol de ella. Los dos más re­cien­tes nom­bra­mien­tos en el INAI, o el desasea­do pro­ce­di­mien­to pa­ra que al­go si­mi­lar ocu­rrie­se en el INE­GI, con­fi­gu­ran el pri­mer ca­so. Anun­ciar, por par­te del PRI, que el Au­di­tor Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción no te­nía el per­fil pa­ra as­pi­rar a un se­gun­do pe­rio­do, se­ría el se­gun­do. Y pre­sio­nar la re­nun­cia del ti­tu­lar de la FE­PA­DE, se­ría el ter­ce­ro. Con ese ti­po de ac­ti­tu­des se lesiona a la so­cie­dad, pe­ro tam­bién al pro­pio go­bierno; se de­gra­da con ello la esen­cia de los or­ga­nis­mos au­tó­no­mos.

El INEE tu­vo su prue­ba de fue­go en ma­te­ria de cre­di­bi­li­dad y au­to­no­mía cuan­do se opu­so a la de­ci­sión de la SEP de “sus­pen­der in­de­fi­ni­da­men­te” el ca­len­da­rio de eva­lua­cio­nes ma­gis­te­ria­les en ma­yo de 2015, a dos se­ma­nas de las elec­cio­nes del 7 de ju­nio. La reac­ción de los miem­bros del INEE fue in­me­dia­ta: nun­ca an­tes, ni des­pués, un or­ga­nis­mo au­tó­no­mo ha­bía ejer­ci­do és­ta úl­ti­ma a ple­ni­tud. Co­mo se ex­pre­só en el co­mu­ni­ca­do 20, “el INEE con­mi­na al go­bierno de la Re­pú­bli­ca pa­ra que de­je sin efec­tos la de­ci­sión anun­cia­da y ob­ser­ve los man­da­tos que la ley es­ta­ble­ce…”. On­ce días des­pués, en sen­das com­pa­re­cen­cias pú­bli­cas, el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, el se­cre­ta­rio de go­ber­na­ción y el de edu­ca­ción da­ban mar­cha atrás, ha­cien­do ca­so al lla­ma­do del INEE. ¡ Se ha­bían ga­na­do su cre­di­bi­li­dad!

To­do eso su­ce­dió en los días en que la CNTE pa­re­cía te­ner si­tia­do al go­bierno y que és­te bus­ca­ba, ca­si a to­da cos­ta, lle­gar a los co­mi­cios en con­di­cio­nes de un mí­ni­mo de es­ta­bi­li­dad. El pro­ce­so era con­du­ci­do por la la Se­gob en de­tri­men­to, pre­ci­sa­men­te, de la pro­pia re­for­ma edu­ca­ti­va, co­mo ale­ga­ban mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. La SEP tu­vo que ir a re­mol­que en esa ac­ción. No obs­tan­te, pa­ra el INEE era su de­ber con­du­cir­se de esa ma­ne­ra, no po­día de­jar de ha­cer va­ler su au­to­no­mía, in­de­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias.

Oja­lá que a las pren­das de for­ma­ción, ca­pa­ci­dad y tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de los dos nue­vos in­te­gran­tes pue­dan su­mar­se pron­to las de in­de­pen­den­cia y cre­di­bi­li­dad, apun­ta­das por el Se­na­dor Ro­me­ro Hicks. Aque­llas que en mo­men­tos crí­ti­cos re­sul­tan tras­cen­den­tes, co­mo su­ce­dió en aquél ma­yo- ju­nio de tres años atrás.

Car­los Pa­llán Fi­gue­roa Ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral eje­cu­ti­vo de la Anuies ca­pa­fi 2@ hot­mail. com

LA DESIGNACIÓN re­ca­yó en Pa­tri­cia Váz­quez del Mer­ca­do y Ber­nar­do Na­ran­jo Pi­ñe­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.