LA NO­CHE DE LAS BA­RRI­CA­DAS

Milenio - Campus - - PORTADA - UNAM. Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les. ro­ber­to@ unam. mx Ro­ber­to Ro­drí­guez Gó­mez

Ocu­rrió en el ba­rrio la­tino de Pa­rís du­ran­te la no­che del vier­nes 10 al sá­ba­do 11 de ma­yo de 1968. Los his­to­ria­do­res del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til fran­cés de ese año coin­ci­den en se­ña­lar la fe­cha, y los even­tos que en­ton­ces ocu­rrie­ron, co­mo el pun­to de infl exión de la lu­cha de los jó­ve­nes que se re­me­mo­ra es­te año en su cin­cuen­ta aniver­sa­rio.

An­tes

¿ Cuá­les fue­ron las cau­sas del le­van­ta­mien­to de los es­tu­dian­tes? Hay va­rias, di­rec­tas al­gu­nas y con­tex­tua­les otras. Des­pués de una dé­ca­da de go­bierno, la pre­si­den­cia de Char­les de Gau­lle mos­tra­ba cla­ros sín­to­mas de ago­ta­mien­to. El ge­ne­ral es­ta­ba por cum­plir ochen­ta años, diez co­mo pre­si­den­te, y aun­que lo­gró la re­elec­ción en los co­mi­cios de 1965, el mar­gen de su vic­to­ria, ape­nas ocho pun­tos en­ci­ma de Mit­te­rrand en se­gun­da vuel­ta, ha­cía evi­den­te la pér­di­da de po­pu­la­ri­dad y de ba­se so­cial del man­da­ta­rio.

Las au­da­ces me­di­das eco­nó­mi­cas y so­bre to­do po­lí­ti­cas del gau­llis­mo en los pri­me­ros años se­sen­ta se ha­bían acom­pa­ña­do de un en­fo­que de aus­te­ri­dad en lo eco­nó­mi­co y de un fé­rreo con­ser­va­du­ris­mo po­lí­ti­co y so­cial. En los años pre­vios al 68 se re­gis­tra­ron huel­gas y mo­vi­li­za­cio­nes por me­jo­ras sa­la­ria­les y de con­di­cio­nes del em­pleo, asi­mis­mo el des­pla­za­mien­to de tra­ba­ja­do­res y fá­bri­cas co­mo efec­to de la mo­der­ni­za­ción in­dus­trial ha­bía de­ri­va­do en ex­pre­sio­nes de in­con­for­mi­dad y re­cha­zo. En esa co­yun­tu­ra las prin­ci­pa­les or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les op­ta­ron por una es­tra­te­gia de ac­ción co­mún. El acuer­do, aun­que frá­gil y pro­vi­sio­nal, ten­drá una re­per­cu­sión im­por­tan­te en los su­ce­sos por ve­nir.

La po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va gau­llis­ta, en­ca­be­za­da por Ch­ris­tian Fou­chet de 1962 a 1967, ha­bía mo­di­fi ca­do la es­ce­na uni­ver­si­ta­ria. Se­gún da­tos de la épo­ca, en­tre 1960 y 1965 se du­pli­có la ma­trí­cu­la al pa­sar de 215 mil a 414 mil es­tu­dian­tes. La es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to se acom­pa­ñó de una po­lí­ti­ca de di­ver­si­fi ca­ción con la crea­ción de los Ins­ti­tu­tos Uni­ver­si­ta­rios de Tec­no­lo­gía, el pri­me­ro inau­gu­ra­do en 1964, y de la re­for­ma de la es­truc­tu­ra cu­rri­cu­lar uni­ver­si­ta­ria. Ade­más se im­pul­só la am­plia­ción del sis­te­ma de uni­ver­si­da­des de Pa­rís, cu­ya pri­me­ra se­de des­cen­tra­li­za­da se­ría la Uni­ver­si­dad de Nan­te­rre, en los su­bur­bios de la ca­pi­tal, inau­gu­ra­da tam­bién en 1964. Fou­chet era hom­bre de to­das las con­fi an­zas del pre­si­den­te. Fue su com­pa­ñe­ro de ar­mas en la se­gun­da gue­rra, un ac­ti­vo di­plo­má­ti­co en la eta­pa de la re­cons­truc­ción, y se­gún De Gau­lle, su más mi­nis­tro más fi el. Pe­ro era un con­ser­va­dor irremediable: par­ti­da­rio de la dis­ci­pli­na es­co­lar, in­clu­so en las uni­ver­si­da­des, y con­tra­rio a cual­quier ex­pre­sión de po­lí­ti­ca es­tu­dian­til.

En Nan­te­rre, pre­ci­sa­men­te, ha­brían de des­en­ca­de­nar­se las pri­me­ras pro­tes­tas, en un prin­ci­pio con­tra el ré­gi­men dis­ci­pli­na­rio y el ha­ci­na­mien­to en las ins­ta­la­cio­nes y muy pron­to por la li­ber­tad de ex­pre­sión y con­tra el im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en Viet­nam. Ade­más, con­tra la pre­sen­cia po­li­cia­ca en el nue­vo cam­pus y con­tra la represión su­fri­da en las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes. Muy pron­to el mo­vi­mien­to ha­bría de ge­ne­ra­li­zar­se en la ca­pi­tal fran­ce­sa y to­mar la for­ma de una au­tén­ti­ca re­be­lión de jó­ve­nes con­tra el sis­te­ma.

Du­ran­te

El 3 de ma­yo fue ce­rra­da por las au­to­ri­da­des la Uni­ver­si­dad de Nan­te­rre y de­cre­ta­da la ex­pul­sión de los lí­de­res que ha­bían ac­ti­va­do el mo­vi­mien­to de pro­tes­ta. En res­pues­ta, los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na sa­lie­ron a las ca­lles en so­li­da­ri­dad y tam­bién fue­ron re­pri­mi­dos por la po­li­cía. El lunes 6 de ma­yo se desa­rro­lló una gran mar­cha y ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da por los uni­ver­si­ta­rios de Nan­te­rre y la Sor­bo­na, en que ade­más par­ti­ci­pa­ron otros con­tin­gen­tes es­tu­dian­ti­les y un ele­va­do nú­me­ro de aca­dé­mi­cos e in­te­lec­tua­les. La represión al­can­zó un ni­vel sin pre­ce­den­tes, los po­li­cías ocu­pa­ron la Sor­bo­na, y se de­tu­vo a más de me­dio mi­llar de par­ti­ci­pan­tes. Las or­ga­ni­za­cio­nes de do­cen­tes y de tra­ba­ja­do­res co­men­za­ron a ma­ni­fes­tar­se en apo­yo al mo­vi­mien­to y so­bre to­do con­tra la olea­da re­pre­si­va.

Los días si­guien­tes la es­ce­na se re­pi­tió prác­ti­ca­men­te ca­da día. El 10 de ma­yo el mi­nis­tro de­cla­ró que po­dría dia­lo­gar con los lí­de­res es­tu­dian­ti­les siem­pre y cuan­do ce­sa­ran las ma­ni­fes­ta­cio­nes confl ic­ti­vas. El mis­mo día, co­mo de­mos­tra­ción de fuer­za, se or­ga­ni­zó una mue­va mar­cha, con de­ce­nas de mi­les de par­ti­ci­pan­tes en el cen­tro de Pa­rís. Al caer la no­che los ma­ni­fes­tan­tes de­ci­die­ron atrin­che­rar­se en el ba­rrio la­tino pa­ra con­te­ner un es­pe­ra­do ata­que y arres­to de la fuer­za po­li­cial. La pri­me­ra ba­rri­ca­da fue le­van­ta­da a las nue­ve de la no­che y se­gui­rían otras y otras más, has­ta su­mar se­sen­ta, y ase­gu­rar la de­fen­sa de la zo­na. A las diez de la no­che el rec­tor de la Sor­bo­na hi­zo un lla­ma­do ur­gen­te a los es­tu­dian­tes pa­ra que se dis­per­sa­ran e ini­cia­ran, jun­to con él, una fa­se de ne­go­cia­ción. Pe­ro na­die le hi­zo ca­so, al con­tra­rio. Ha­cia las dos de la madrugada irrum­pie­ron las bri­ga­das de la po­li­cía y co­men­zó el com­ba­te. Se ti­ra­ron pie­dras y se in­cen­dia­ron vehícu­los. Al ca­bo se im­pu­so la fuer­za re­pre­si­va con un sal­do de más de 350 le­sio­na­dos en­tre po­li­cías y ma­ni­fes­tan­tes, cin­cuen­ta de ellos hos­pi­ta­li­za­dos, y 460 arres­tos. Apar­te, se­sen­ta vehícu­los que­ma­dos y más de un cen­te­nar gol­pea­dos.

Des­pués

La represión de la no­che de las ba­rri­ca­das fue la go­ta que de­rra­mó el va­so. Los días res­tan­tes de ma­yo fue­ron es­ce­na­rio de uno de las ma­yo­res mo­vi­li­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res en Fran­cia, que ha­bría de cul­mi­nar con el pa­ro ge­ne­ral del 20 de ma­yo en que, se afi rma, ca­si dos ter­ce­ras par­tes de la fuer­za la­bo­ral acep­tó par­ti­ci­par. Se man­tu­vo la mo­vi­li­za­ción es­tu­dian­til y cre­ció la im­po­pu­la­ri­dad del go­bierno del ge­ne­ral has­ta que, el úl­ti­mo día del mes, anun­ció la di­so­lu­ción de la Asam­blea Ge­ne­ral y ame­na­zó con el es­ta­do de si­tio en ca­so de con­ti­nuar la huel­ga y las pro­tes­tas. Aun­que en las elec­cio­nes de ju­nio de 1968 el par­ti­do gau­llis­ta ob­tu­vo la ma­yo­ría de los es­ca­ños le­gis­la­ti­vos, el año si­guien­te De Gau­lle de­ci­dió re­nun­ciar al ser­le ad­ver­so un re­fe­rén­dum so­bre la re­for­ma del se­na­do. Mu­rió en 1970, víc­ti­ma de un aneu­ris­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.