Mé­xi­co: ¿país po­la­ri­za­do?

Milenio Edo de México - - Al Frente - LEO­POL­DO GÓ­MEZ

Aun aten­ta­do co­mo el del vier­nes en con­tra del se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na de CdMx, Omar García Har­fuch, so­lo se le pue­de res­pon­der con uni­dad. Así lo di­jo ese mis­mo día, a par­tir de la ex­pe­rien­cia en su país Ro­ber­to Pom­bo, director de ElTiempo de Co­lom­bia, en en­tre­vis­ta con De­ni­se Maer­ker.

Y, sin em­bar­go, si uno re­vi­sa las reac­cio­nes en re­des por el aten­ta­do, lo que re­sal­ta es pre­ci­sa­men­te la fal­ta de uni­dad. Mien­tras, pa­ra unos, el aten­ta­do mues­tra el fra­ca­so de la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad del go­bierno fe­de­ral, pa­ra otros re­fle­ja un in­ten­to de des­es­ta­bi­li­za­ción de la de­re­cha. Mé­xi­co, par­ti­do en dos.

La mis­ma im­pre­sión que­da si uno es­cu­cha al Pre­si­den­te ha­blar so­bre los con­ser­va­do­res o si uno re­vi­sa las crí­ti­cas al go­bierno en to­dos y ca­da uno de los te­mas vi­gen­tes. So­bre to­do, por­que no se vis­lum­bra en la­do al­guno la mí­ni­ma dis­po­si­ción pa­ra con­ce­der va­li­dez a los pun­tos de vis­ta del con­tra­rio.

Con to­do, es­ta po­la­ri­za­ción no ha per­mea­do al ni­vel so­cial ni de­fi­ne las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Hoy por hoy, to­da­vía es un fe­nó­meno de “éli­tes”. No creo que la po­bla­ción se dis­tin­ga en­tre con­ser­va­do­res o li­be­ra­les, y sa­be­mos por las en­cues­tas que el grue­so de los ciu­da­da­nos se ubi­ca en el cen­tro del es­pec­tro ideo­ló­gi­co.

Al­go muy dis­tin­to es lo que ve­mos en Es­ta­dos Uni­dos, don­de los ciu­da­da­nos ca­da vez se de­fi­nen más por sus po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas. Las pos­tu­ras li­be­ra­les o con­ser­va­do­ras se re­fuer­zan ca­da vez más, lo mis­mo que la an­ti­pa­tía en­tre am­bos gru­pos. Bas­ta ver los re­cien­tes en­fren­ta­mien­tos en­tre los se­gui­do­res de Trump y quie­nes re­cla­man una re­for­ma po­li­cial.

Allá, has­ta el uso de mas­ca­ri­llas por el co­vid-19 se ha vuel­to te­ma ideo­ló­gi­co y mo­ti­vo de riñas en­tre quie­nes las usan y los que se nie­gan a ha­cer­lo, al gra­do de vol­ver­se un sím­bo­lo de la pro­fun­da di­vi­sión cul­tu­ral en ese país.

En Mé­xi­co, la po­la­ri­za­ción no ha te­ni­do esos al­can­ces, pe­ro se­gu­ra­men­te los ten­drá si el gol­pe­teo po­lí­ti­co con­ti­núa. Los li­de­raz­gos cuen­tan y si esa es la apues­ta pa­ra ellos, even­tual­men­te la po­la­ri­za­ción lle­ga­rá a las ca­lles e in­clu­so a las fa­mi­lias. Y en­ton­ces sí, la po­si­bi­li­dad de res­pon­der uni­dos a desafíos co­mo el del vier­nes pa­sa­do se ha­brá es­fu­ma­do por com­ple­to.

Si uno re­vi­sa las re­des tras el aten­ta­do, re­sal­ta la fal­ta de uni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.