Al­mas pa­sa­je­ras

Milenio Edo de México - - M2 - GUS­TA­VO GUE­RRE­RO

Ape­sar de que la pe­lí­cu­la “Al­mas pa­sa­je­ras” tie­ne más de 10 años de ha­ber si­do ex­hi­bi­da por pri­me­ra vez, Ama­zon Pri­me la ofre­ce ca­si de in­me­dia­to en su ca­tá­lo­go de bús­que­das. Me lla­mó la aten­ción des­de lue­go, no por el he­cho de que nun­ca tu­ve la opor­tu­ni­dad de ver­la en su es­treno sino por el res­pe­to que sien­to por el tra­ba­jo his­trió­ni­co de An­ne Hat­ha­way. He de de­cir que la ac­triz no lo­gra­ba con­ven­cer­me en mu­chas de sus pe­lí­cu­las, pe­ro no fue sino en “Los mi­se­ra­bles” que se ga­nó mi res­pe­to por su ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal. Des­de en­ton­ces, to­do fil­me en el que par­ti­ci­pa es de mi in­te­rés. Pues bien, con es­tas cre­den­cia­les me dis­pu­se a pre­sen­ciar la pe­lí­cu­la. Clai­re Sum­mers (An­ne Hat­ha­way) es una jo­ven te­ra­peu­ta nom­bra­da por Perry (An­dre Braug­her), su men­tor, pa­ra brin­dar orien­ta­ción psi­co­ló­gi­ca a los cin­co so­bre­vi­vien­tes de un te­rri­ble ac­ci­den­te aé­reo.

Ella en­fren­ta pro­ble­mas con su no­ción de la éti­ca cuan­do se en­fren­ta a Eric (Pa­trick Wil­son), quien re­cha­za su ayu­da y en cam­bio usa el ac­ci­den­te pa­ra tra­tar de cor­te­jar­la. Es­to ha­ce que, pa­ra­le­la­men­te, Clai­re pe­lee con­tra las ini­cia­ti­vas de Eric y los otros pa­cien­tes en­fren­ten di­fi­cul­ta­des con los re­cuer­dos del ac­ci­den­te, di­fe­ren­te de las ex­pli­ca­cio­nes ofi­cia­les pro­por­cio­na­das por la ae­ro­lí­nea, per­so­ni­fi­ca­da en David Mor­se. Has­ta aquí te­ne­mos una fórmula dra­má­ti­ca que pue­de fun­cio­nar. Don­de te­ne­mos un ac­ci­den­te aé­reo ro­dea­do de enig­mas y mis­te­rios hay una bue­na do­sis de dra­ma dig­na de ex­plo­ta­ción. Sin em­bar­go, con el ac­ci­den­te, el fil­me se rin­de a la de­bi­li­dad en su guion y en su di­rec­ción. Ren­di­do en­te­ra­men­te a los diá­lo­gos, muy ma­los y pre­de­ci­bles en mu­chos ca­sos, so­mos tes­ti­gos de una rue­da de con­fe­sio­nes.

An­neHat­ha­way­yPa­tric­kWil­son­seem­bar­can enunahis­to­ria dé­bil que co­lap­sa co­mo el avión y ni David Mor­se, que cum­ple con in­te­grar un po­co de sus­pen­so al fil­me co­mo el pre­sun­to vi­llano re­pre­sen­tan­te de la ae­ro­lí­nea, salva el pro­yec­to. Qui­zás lo úni­co res­ca­ta­ble de la pe­lí­cu­la es que, de su pri­me­ra apa­ri­ción, An­ne Hat­ha­way acu­sa un tra­ba­jo con­mo­ve­dor y col­ma­do de fru­ga­li­dad, pues de­be con­ven­cer­nos de que do­mi­na a la per­fec­ción sus emo­cio­nes, sien­do te­ra­peu­ta. Ve­mos có­mo su per­so­na­je se va rin­dien­do con ge­nui­na na­tu­ra­li­dad a los cor­te­jos de Wil­son y a ba­jar la guar­dia en sus va­lo­res éti­cos. Fue­ra de eso, la pe­lí­cu­la le apues­ta a un ar­gu­men­to tan fa­lli­do co­mo el que vi­mos en la se­rie te­le­vi­si­va “Lost”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.