Ma­trix Re­loa­ded

Milenio Edo de México - - M2 - EDUAR­DO RABASA

se­ma­na pa­sa­da de­di­qué par­te de es­ta columna a co­men­tar que du­ran­te la cua­ren­te­na ha­bía vuel­to a ver Ma­trix, y que en los más de vein­te años trans­cu­rri­dos des­de su es­treno, con los cam­bios cul­tu­ra­les que se han pro­du­ci­do, al­gu­nas es­ce­nas me ha­bían sal­ta­do co­mo te­mas que hoy cau­sa­rían po­lé­mi­ca des­de un pun­to de vis­ta ra­cial y de gé­ne­ro. En nin­gún mo­men­to reali­cé un juicio per­so­nal, di­je que me ofen­die­ra a mí, o que me pa­re­cie­ra co­rrec­to o in­co­rrec­to; era so­lo un co­men­ta­rio so­bre mo­di­fi­ca­cio­nes en la sen­si­bi­li­dad cul­tu­ral. Creo que aho­ra di­fí­cil­men­te un es­tu­dio holly­woo­den­se ha­ría un block­bus­ter de ese ta­ma­ño con una es­ce­na en don­de un agen­te blan­co uti­li­za el su­dor de un hom­bre ne­gro en­ca­de­na­do pa­ra ejem­pli­fi­car la pes­ti­len­cia de la ra­za hu­ma­na.

Re­ci­bí más de cin­cuen­ta tuits en res­pues­ta con ca­li­fi­ca­ti­vos co­mo pu­to, pen­de­jo, ma­za­pán ( ¿ ? ) que quie­re “ho­mo­se­xua­li­zar­lo to­do”, co­lum­nis­ta ba­su­ra a quien de­be­ría dar­le ver­güen­za co­brar por es­cri­bir, más no­ci­vo pa­ra el pla­ne­ta que el cam­bio cli­má­ti­co, in­clui­dos por su­pues­to me­mes y gifs de su­ma in­dig­na­ción. So­lo una per­so­na desa­rro­lló al­gu­nos pun­tos pa­ra ex­pre­sar su desacuer­do. Lo de­más con­sis­tió de in­sul­tos que, al pa­re­cer, se ex­pli­can por sí so­los. La in­men­sa ma­yo­ría fue­ron es­pe­ta­dos por hom­bres, mu­chos des­de cuen­tas anó­ni­mas, y un bre­ve e in­for­mal re­co­rri­do por al­gu­nos de sus per­fi­les mues­tra que son cuen­tas con dis­cur­sos que tien­den a lo vio­len­to, a me­nu­do abier­ta­men­te ra­cis­tas, e in­clu­so uno (que tie­ne más de sie­te mil se­gui­do­res y re­tui­tea a Fe­li­pe Calderón) tie­ne la si­guien­te des­crip­ción en su bio­gra­fía: “¿Cla­sis­ta? Cla­sis­ta la vi­da que te hi­zo feo, bru­to y sin ta­len­to”.

La ver­dad es que to­do el asun­to me re­sul­tó muy in­tere­san­te, y un po­de­ro­so co­men­ta­rio que a mi pa­re­cer re­fuer­za aquel que tra­té de es­bo­zar en la columna, so­bre los cam­bios en la sen­si­bi­li­dad cul­tu­ral y la in­dig­na­ción que sus­ci­tan. So­lo que en es­te ca­so la reac­ción pro­vino del cos­ta­do con­tra­rio al de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, el de los hom­bres blan­cos he­te­ro­se­xua­les (pu­to y ho­mo­se­xual fue lo que más ve­ces se me di­jo) que se sien­ten agra­via­dos al bor­de de la ra­bia por lo que ad­vier­ten co­mo una ame­na­za a su iden­ti­dad, y a las prác­ti­cas nor­mal­men­te aso­cia­das a di­cha iden­ti­dad, que cier­ta­men­te es­tán su­frien­do mo­di­fi­ca­cio­nes. Co­mo bien sa­be­mos, una de las fun­cio­nes de la ra­bia es crear un pun­to cie­go que con­cen­tra to­dos los pen­sa­mien­tos en torno a la ra­bia mis­ma, que con ello no ne­ce­si­ta ma­yor jus­ti­fi­ca­ción que su pro­pia exis­ten­cia. Ello re­sul­ta su­ma­men­te útil pa­ra evi­tar to­da re­fle­xión o in­tros­pec­ción se­rias, pues más bien re­fuer­za el sen­ti­mien­to de vic­ti­mi­za­ción que es co­mún cuan­do la gen­te sien­te que su iden­ti­dad más pro­fun­da pe­li­gra.

Creo­que,enel­fon­do,enun­mo­men­to­co­moe­lac­tual tie­ne sen­ti­do el enor­me ape­go emo­cio­nal que ge­ne­ra la fan­ta­sía de la apa­ri­ción de un ele­gi­do por el des­tino, que lle­ga pa­ra li­be­rar a la hu­ma­ni­dad de una es­pe­cie ma­lig­na que la tie­ne sub­yu­ga­da.

Re­ci­bí más de cin­cuen­ta tuits en res­pues­ta con ca­li­fi­ca­ti­vos co­mo pu­to, pen­de­jo...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.