He­la­dos Stend­hal

Milenio Edo de México - - M2 - LUIS MIGUEL AGUI­LAR

ha­ber tal co­sa co­mo He­la­dos Stend­hal. O una “Ba­la­da de Stend­hal y los he­la­dos”. En su obra, a sa­ber, nun­ca se men­cio­na el sa­bor pre­fe­ri­do. Pe­ro ahí hay he­la­do.

Re­caí por ejem­plo en un pa­sa­je del tex­to que en su re­cuer­do le es­cri­bió Pros­per Mé­ri­mée. Fue en Co­nS­tend­hal de Si­mon Leys (tr. J. R. Mon­real, Acan­ti­la­do, 2012) aun­que ci­ta­ré aquí de Stend­hal: Vi­da­de Henr­yB­ru­lard/Re­cuer­dos­de ego­tis­mo (tr.Con­sue­lo Berges,

Alian­za, 1975). Stend­hal le con­tó a Mé­ri­mée so­bre una aman­te en Ita­lia. La mu­jer ale­ga­ba que el ma­ri­do era muy ce­lo­so y de­bían ser muy pre­ca­vi­dos con las ci­tas. Has­ta que un día la sir­vien­ta cóm­pli­ce en los amo­res por al­gu­na ra­zón le di­jo que el ma­ri­do de nin­gún mo­do era ce­lo­so y que él de nin­gún mo­do era el úni­co. La sir­vien­ta lo re­ci­bió un día en que su pa­tro­na no lo es­pe­ra­ba, lo me­tió en un cuar­ti­to os­cu­ro y ahí él vio con sus pro­pios ojos, por un agu­je­ro abier­to en el ta­bi­que, la trai­ción que le ha­cían a po­ca dis­tan­cia. “Us­ted tal vez ima­gi­na­rá”, le di­jo Stend­hal a Mé­ri­mée, “que sa­lí del cuar­ti­to pa­ra apu­ña­lar­los. Na­da de eso. Me pa­re­ció es­tar vien­do la es­ce­na más có­mi­ca, y mi úni­ca preo­cu­pa­ción fue no sol­tar la car­ca­ja­da pa­ra no ma­lo­grar el mis­te­rio. Sa­lí de mi cuar­ti­to os­cu­ro tan dis­cre­ta­men­te co­mo en­tré […] Me fui a to­mar un he­la­do”. Lue­go, en un tí­pi­co vuel­co stend­ha­liano, lo ocu­rri­do se le vol­ve­ría amar­go; la ima­gen del en­ga­ño “se hi­zo pa­ra mí ca­da vez más tris­te y más odio­sa. Pa­sé die­ci­ocho me­ses co­mo em­bru­te­ci­do, in­ca­paz de to­do tra­ba­jo, de es­cri­bir, de ha­blar, de pen­sar”. Pe­ro an­tes, su he­la­do.

Dos más. En una en­tra­da de su Dia­rio (30 /4/ 1810) Stend­hal cie­rra: “La tar­de más be­lla que he pa­sa­do en Pa­rís”; por la com­pa­ñía pe­ro tam­bién por­que “To­ma­mos he­la­dos”. Y en el #16 de “Los pri­vi­le­gios” es­cri­be que má­gi­ca­men­te el po­see­dor del pri­vi­le­gio con so­lo men­cio­nar “Rue­go por mi sus­ten­to” en­con­tra­rá una co­mi­da abun­dan­te y sa­bro­sa. Sin fal­tar he­la­do.

Ha­bía de ser; la pri­me­ra vez que Stend­hal lo pro­bó en Ita­lia, di­jo: “Có­mo no es pe­ca­do”.

“Pa­sé die­ci­ocho me­ses co­mo em­bru­te­ci­do, in­ca­paz de to­do tra­ba­jo, de es­cri­bir, de ha­blar, de pen­sar”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.