El pro­ble­ma del cri­men noor­ga­ni­za­do

Milenio Edo de México - - Al Cierre - ROMÁN RE­VUEL­TAS RE­TES re­vuel­tas@mac.com

El in­ten­to de eje­cu­ción que so­bre­lle­vó el res­pon­sa­ble de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca en la ca­pi­tal de to­dos los me­xi­ca­nos le­van­tó una olea­da de con­de­nas. Cuan­do las em­bes­ti­das de los de­lin­cuen­tes se di­ri­gen a al­gu­na fi­gu­ra pro­mi­nen­te en­ton­ces ahí sí que se pren­den las se­ña­les de alar­ma. Pe­ro la reali­dad de las co­sas en es­te país es de cual­quier ma­ne­ra atroz y ate­rra­do­ra, más allá del abier­to desafío al Es­ta­do que ha­ya po­di­do lan­zar una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal: to­dos los días son ase­si­na­das de­ce­nas de per­so­nas; a lo lar­go y an­cho del país acon­te­cen es­tre­me­ce­do­ras bru­ta­li­da­des; hay se­cues­tros de ciu­da­da­nos, hay mu­je­res que des­apa­re­cen sin de­jar ras­tro al­guno, hay fo­sas re­ple­tas de ca­dá­ve­res, hay ca­sas don­de se tor­tu­ra a la gen­te, hay co­mer­cian­tes que son ase­si­na­dos por no pa­gar la cuo­ta que exi­gen los ex­tor­sio­na­do­res… Y, pues sí, una de las víc­ti­mas de es­ta bar­ba­rie co­ti­dia­na iba a ser el se­ñor García Har­fuch, un po­li­cía de al­tos vue­los, un pro­fe­sio­nal muy res­pe­ta­do y un hom­bre que es­tá cum­plien­do a ca­ba­li­dad con su tra­ba­jo.

Fue una au­tén­ti­ca tor­pe­za, si lo pien­sas, lo del aten­ta­do. No hay ma­ne­ra de ad­ver­tir ven­ta­ja al­gu­na en la es­tra­te­gia de ata­car di­rec­ta­men­te a los más al­tos en­car­ga­dos del com­ba­te al cri­men or­ga­ni­za­do por­que la pri­me­ra con­se­cuen­cia se­rá la res­pues­ta de­ci­di­da de las au­to­ri­da­des, a pe­sar de to­dos los pe­sa­res, y, peor aún pa­ra los au­to­res del asal­to, de ma­ne­ra se­lec­ti­va. Con de­di­ca­to­ria, o sea.

El pro­ble­ma ver­da­de­ro, sin em­bar­go, no es­tá en el pre­do­mi­nio de una or­ga­ni­za­ción. El gran re­to que en­fren­ta­mos co­mo so­cie­dad es el es­ca­lo­frian­te de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes de vi­da de mi­llo­nes de com­pa­trio­tas ame­na­za­dos por ase­si­nos y la­dro­nes de una des­co­mu­nal cruel­dad. Tam­po­co es mí­ni­ma­men­te via­ble un país en el que la cul­tu­ra del­ro­bo (sí, po­de­mos ya va­li­dar es­ta de­no­mi­na­ción) se ha­ya ins­tau­ra­do co­mo una suer­te de per­ver­sa nor­ma­li­dad: en to­dos los barrios de to­das las ciu­da­des y pue­blos, la gen­te te­me vol­ver a sus ca­sas y en­con­trar­las sa­quea­das, los ve­ci­nos se res­guar­dan de­trás de muros re­ma­ta­dos de alam­bre de púas y los pe­que­ños co­mer­cios de las es­qui­nas pa­re­cen for­ti­fi­ca­cio­nes.

Y es que exis­ten tam­bién esos otros me­xi­ca­nos, de­ma­sia­dos, que no han in­terio­ri­za­do va­lo­res ni cul­ti­va­do vir­tu­des cí­vi­cas. Por ahí va más bien la co­sa.¿Có­mo la arre­glas?

Hay se­cues­tros de ciu­da­da­nos, hay mu­je­res que des­apa­re­cen sin de­jar ras­tro al­guno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.