Por nar­co sí, por los43 no

Milenio Edo de México - - Portada - CAR­LOS MARÍN

El Mo­cho­mo pue­de ser pro­ce­sa­do por otros de­li­tos, no por el ase­si­na­to de los nor­ma­lis­tas.

Si fue­ron li­be­ra­dos los prin­ci­pa­les au­to­res de la ma­tan­za de nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa de­bi­do a que la ex­tin­ta Pro­cu­ra­du­ría y la ac­tual Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca no do­cu­men­ta­ron en tri­bu­na­les de­li­tos con­tra la salud y de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, lo más pro­ba­ble es que el su­pues­to di­ri­gen­te má­xi­mo de Gue­rre­ro­sU­ni­dos, José Án­gel Ca­sa­rru­bias Salgado, ElMo­cho­mo, tam­bién ter­mi­ne sien­do ex­cul­pa­do.

Las de­fi­cien­cias cró­ni­cas del MP son tan evi­den­tes que ter­mi­nó en pas­te­la­zo la cap­tu­ra de la ma­dre y una pri­ma de José An­to­nio Yé­pez Or­tiz, ElMa­rro, (de la ban­da San­taRo­sa­deLi­ma), quie­nes ga­na­ron la ca­lle el do­min­go pe­se a que, se­gún se afir­mó, se les de­tu­vo en po­se­sión de dro­ga (me­tan­fe­ta­mi­nas) y con mi­llo­nes de pe­sos pa­ra el pa­go de nó­mi­na de tes­ta­fe­rros del gru­po de­lin­cuen­cial.

En al­to con­tras­te, la Fis­ca­lía se ha es­me­ra­do en ar­mar acu­sa­cio­nes des­ca­be­lla­das con­tra el ex director de la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal To­más Ze­rón de Lu­cio, a quien se de­be el ha­llaz­go de res­tos y la iden­ti­fi­ca­ción de al me­nos dos de Los43des­apa­re­ci­dos en sep­tiem­bre de 2014. Y lo ha­ce pres­tán­do­se al per­ver­so jue­go po­lí­ti­co de los deu­dos de los es­tu­dian­tes y sus re­pre­sen­tan­tes, apo­ya­dos por la Co­mi­sión de la Ver­dad, la Se­cre­ta­ría de Gobernació­n, la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de la ONU y el co­rro­si­vo Gru­po In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Ex­per­tos In­de­pen­dien­tes de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, em­pe­ña­dos en cas­ti­gar al ex ser­vi­dor pú­bli­co a quien de­bie­ran agra­de­cer que, por vir­tud de sus in­ves­ti­ga­cio­nes y di­li­gen­cias, se co­no­ce (sin que a la fe­cha exis­ta un so­lo ele­men­to só­li­do que lo des­mien­ta) el des­tino atroz que tu­vie­ron esos jó­ve­nes: to­dos o la ma­yo­ría de sus cuer­pos fue­ron que­ma­dos has­ta su car­bo­ni­za­ción en el ba­su­re­ro de Co­cu­la.

So­bre ElMo­cho­mo Ca­sa­rru­bias hay que te­ner en cuen­ta que en el ex­pe­dien­te del ca­so no exis­te re­fe­ren­cia al­gu­na (ni por nom­bre ni por su alias) de su vin­cu­la­ción con aquel ho­mi­ci­dio tu­mul­tua­rio. El úni­co in­di­cio es frá­gil por in­di­rec­to: la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y con­fe­sa de su her­mano Si­dro­nio en los ase­si­na­tos.

En los chats de Chica­go in­ter­cep­ta­dos por la DEA se es­cu­cha a un ma­lan­dro con el seu­dó­ni­mo Sol­da­do­de­lA­mor co­mu­ni­cán­do­se con Sil­ver. En la más acu­cio­sa in­ves­ti­ga­ción que se ha he­cho, de la des­apa­re­ci­da Ofi­ci­na Es­pe­cial de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos neo­li­be­ral, se asien­ta que la PGR no te­nía iden­ti­fi­ca­dos a los in­ter­lo­cu­to­res de los men­sa­jes, y en ver­sio­nes pe­rio­dís­ti­cas se iden­ti­fi­ca a Án­gel Ca­sa­rru­bias co­mo el Sol­da­do­de­lA­mor y a otro her­mano, Ze­nén Adán Ca­sa­rru­bias, co­mo Sil­ver.

Con tan frá­gi­les ele­men­tos en su con­tra, ElMo­cho­mo ha de es­tar re­la­ja­do en su cel­da, ya que sus com­pin­ches, aun ha­bien­do ad­mi­ti­do su res­pon­sa­bi­li­dad, ter­mi­na­ron sien­do exo­ne­ra­dos.

Si des­pués de 48-72 ho­ras de co­me­ti­do un cri­men se vuel­ve di­fí­cil acla­rar­lo, a ca­si seis años de la no­che de Igua­la se tor­na ca­da vez más im­pro­ba­ble des­men­tir la abo­mi­na­ble, pe­ro has­ta hoy in­con­tro­ver­ti­ble ver­dad­his­tó­ri­ca.

La Fis­ca­lía se ha es­me­ra­do en ar­mar acu­sa­cio­nes des­ca­be­lla­das con­tra To­más Ze­rón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.