El aten­ta­do a Omar, pri­mer avi­so

Milenio Edo de México - - Al Frente - lo­pez­do­ri­ga@mi­le­nio.com @lo­pez­do­ri­ga lo­pez­do­ri­ga.com JOA­QUÍN LÓ­PEZ-DÓRIGA Ya no pue­do con el con­fi­na­mien­to ni con­ti­go ni sin ti Flo­res­tán

Por

años, los go­bier­nos ca­pi­ta­li­nos y fe­de­ra­les re­pi­tie­ron que el cri­men or­ga­ni­za­do no ha­bía lle­ga­do a Ciu­dad de Mé­xi­co.

Y así se la lle­va­ron mien­tras esa de­lin­cuen­cia la con­ver­tía en el mer­ca­do de ma­yor con­su­mo de dro­gas al nar­co­me­nu­deo del país.

Yo siem­pre plan­teé que era im­po­si­ble que exis­tie­ra uno de los ma­yo­res mer­ca­dos mun­dia­les de con­su­mo de dro­gas, Ciu­dad de Mé­xi­co, sin la or­ga­ni­za­ción y pre­sen­cia del cri­men or­ga­ni­za­do, lo que ellos siem­pre desecha­ron.

Pe­ro re­sul­ta que lle­gó la ma­ña­na del vier­nes pa­sa­do, 26 de ju­nio, y un co­man­do dis­pues­to en al me­nos cua­tro fren­tes lle­vó a ca­bo el aten­ta­do más gra­ve y el men­sa­je más fuer­te del cri­men or­ga­ni­za­do al go­bierno de la ciu­dad y al del pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor: Aquí ya lle­ga­ron los nar­cos.

Y a las 06:26 y en pleno Pa­seo de la Re­for­ma, en Lo­mas de Cha­pul­te­pec, ata­ca­ron a Omar García Har­fuch, se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, cu­yo vehícu­lo acri­bi­lla­ron con to­do ti­po de ca­li­bres al­tos, des­de el cuer­no­de­chi­vo, has­ta el Ba­rrett ca­li­bre 50.

El fun­cio­na­rio su­peró el aten­ta­do de mi­la­gro por la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de sus dos es­col­tas, a los que ma­ta­ron y la ve­lo­ci­dad del apo­yo que im­pi­dió, co­mo re­ve­ló Héc­tor de Mau­león, que si fa­lla­ba el ata­que, que­ma­ran la ca­mio­ne­ta pa­ra eje­cu­tar­lo cuan­do se ba­ja­ra pa­ra no mo­rir que­ma­do y pu­die­ran huir.

García Har­fuch re­ci­bió tres im­pac­tos a los que so­bre­vi­vió. La li­bró, rei­te­ro, de mi­la­gro, pe­ro el avi­so que­dó: ya lle­ga­ron los cár­te­les, en es­te ca­so el Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción, que ini­cia­rá una cruen­ta lu­cha con­tra los otros que ya ope­ran aquí, por el con­trol del te­rri­to­rio de Ciu­dad de Mé­xi­co.

Y a ver lo que si­gue. Pe­ro la es­tra­te­gia de go­bierno, in­sis­ten, va muy bien: abra­zos, no ba­la­zos, lo que la­men­ta­ble­men­te des­atien­den los cri­mi­na­les.

RE­TA­LES

1. OTRO. La ma­ña­na del 11 de agos­to de 1976, un co­man­do de la Li­ga 23 de sep­tiem­bre in­ten­tó se­cues­trar a Mar­ga­ri­ta Ló­pez Por­ti­llo en la co­lo­nia Con­de­sa. La es­col­ta la sal­vó. Ma­ta­ron a uno de los se­cues­tra­do­res y los otros tres hu­ye­ron. Fal­ta­ban tres me­ses y me­dio pa­ra que to­ma­ra po­se­sión su her­mano José;

2. TRAM­PA. A Ma­rio Delgado no le sa­lió el en­ga­ño de con­vo­car a pe­rio­do ex­tra­or­di­na­rio pa­ra sa­car las seis le­yes del T-MEC y se­guir con la elec­ción de cua­tro con­se­je­ros del INE, en­tre otro­sa­sun­tos, lo que es ile­gal. So­lo se pue­de ci­tar a ex­tra­or­di­na­rio con ini­cia­ti­vas ya dic­ta­mi­na­das y re­sol­ver ex­clu­si­va­men­te los te­mas pa­ra los que ci­ta­do. Se pa­san; y

3. DE­BA­CLE. Mien­tras An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor no pon­ga or­den en Mo­re­na, co­rre pe­li­gro su ma­yo­ría en San Lá­za­ro en las elec­cio­nes de

2021. Mo­re­na, que si­gue en mo­do PRD, es víc­ti­ma de in­tere­ses, acu­sa­cio­nes, tri­bus, lu­chas in­ter­nas, acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción y la in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­no­var di­ri­gen­cias na­cio­nal y lo­ca­les. Y ade­más sin el Pre­si­den­te en la Bo­le­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.