El ma­ña­na del PRD

La tragedia del par­ti­do se ex­pli­ca por la am­bi­güe­dad de Man­ce­ra, quien no apren­dió de Ebrard, que fue un há­bil ad­mi­nis­tra­dor de la ciu­dad, pe­ro que no en­ten­dió que el enor­me y pro­mi­so­rio po­der que de­ten­ta­ba per­te­ne­cía al car­go

Milenio Hidalgo - - Al Frente - fbe­rrue­top@gmail.com o Twit­ter: @be­rrue­to

Los acon­te­ci­mien­tos en el otro­ra par­ti­do de la iz­quier­da me­xi­ca­na se des­en­ca­de­nan con ra­pi­dez ha­cia un ad­ver­so y qui­zás fa­tal des­tino. No es un te­ma de vo­lun­ta­des ni in­di­vi­dua­li­da­des, es el ago­ta­mien­to de un pro­yec­to que con di­fi­cul­tad pue­de tran­si­tar al fu­tu­ro. Co­mo Mo­re­na, el PRD na­ció co­mo par­ti­do de un cau­di­llo; sin és­te no so­lo ha per­di­do brújula, sino que se ha vuel­to te­rreno de dispu­ta sin re­fe­ren­te moral que im­pon­ga lí­mi­tes y sen­ti­do de pro­yec­to. El PRD sin cau­di­llo hu­bie­ra po­di­do tran­si­tar a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, pe­ro re­que­ría con­duc­ción y cla­ri­dad de rumbo. No hu­bo lo uno, ni otro.

El PRD cuen­ta con una ra­zo­na­ble fuer­za le­gis­la­ti­va y pre­sen­cia en go­bier­nos lo­ca­les. De po­co ha ser­vi­do, in­clu­so es­to pre­ci­sa­men­te por la fal­ta de pro­yec­to lo ha ex­pues­to se­ve­ra­men­te. Los go­ber­na­do­res se mues­tran de­pen­dien­tes del cen­tro y el je­fe de Go­bierno dis­tan­te del par­ti­do. A Man­ce­ra le es­tá su­ce­dien­do lo mis­mo que a to­dos los hom­bres em­po­de­ra­dos, pér­di­da de sen­ti­do po­lí­ti­co de lo que en reali­dad son sin la in­ves­ti­du­ra que les acom­pa­ña.

La tragedia del PRD se ex­pli­ca por la am­bi­güe­dad de Miguel Án­gel Man­ce­ra, sin du­da, la me­jor op­ción pa­ra ir a 2018. Man­ce­ra no apren­dió de Ebrard, quien fue un há­bil y vi­sio­na­rio ad­mi­nis­tra­dor de la ciu­dad, pe­ro que no en­ten­dió que el enor­me y pro­mi­so­rio po­der que de­ten­ta­ba per­te­ne­cía al car­go que os­ten­ta­ba. La reali­dad lo ubi­có y aho­ra es lo que es, a pe­sar de los acier­tos, rea­li­za­cio­nes y alia­dos. Po­lí­ti­ca­men­te es me­jor el equi­po de Man­ce­ra, pe­ro sus vo­ce­ros más ex­plí­ci­tos no son con­se­cuen­tes con el pro­yec­to par­ti­da­rio. Con la ex­cep­ción de Héc­tor Se­rrano, el go­bierno de la ciu­dad se mues­tra dis­tan­te del par­ti­do que los lle­vó al po­der. Es pre­ci­so se­ña­lar que Man­ce­ra ha si­do el go­ber­nan­te de la ciu­dad con ma­yo­res lo­gros po­lí­ti­cos. Su efi­ca­cia se acre­di­ta con lo al­can­za­do.

El des­en­cuen­tro del se­na­dor Miguel Bar­bo­sa con la di­ri­gen­cia del PRD es un he­cho em­ble­má­ti­co de la des­com­po­si­ción del pro­yec­to de par­ti­do. Bar­bo­sa dio la es­pal­da a Man­ce­ra y se su­mó a Ló­pez Obra­dor por dos con­si­de­ra­cio­nes: la va­ci­la­ción del pri­me­ro y el te­rreno que ha ido ga­nan­do Mo­re­na en vo­tos, te­rri­to­rio y ad­he­sio­nes. Man­ce­ra no quie­re en­fren­tar la ame­na­za ma­yor del PRD, ni si­quie­ra ser cla­ro res­pec­to a su in­te­rés en la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial. El va­cío que ge­ne­ra la si­tua­ción ha­ce que po­lí­ti­cos del ca­la­do y pres­ti­gio co­mo el de Bar­bo­sa mi­gren de can­di­da­to y or­ga­ni­za­ción.

Ale­jan­dra Ba­rra­les, al igual que Agustín Ba­sa­ve, ha rea­li­za­do una en­co­mia­ble la­bor de con­ten­ción. Con di­fi­cul­tad avan­zan por­que el PRD no tran­si­tó ha­cia la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Allí el di­ri­gen­te ni si­quie­ra ha­ce de ár­bi­tro, mu­cho me­nos de au­to­ri­dad. De­be con­ci­liar in­tere­ses di­ver­sos y con fre­cuen­cia en­con­tra­dos. El par­ti­do se les des­ha­ce de las ma­nos y pa­re­cie­ra que los fac­to­res de po­der par­ti­da­rio pre­fie­ren un PRD achi­ca­do pe­ro con­tro­la­do.

El PRD no es­tá muer­to. Con el tiem­po ha ido cons­tru­yen­do una es­truc­tu­ra par­ti­da­ria y un vo­to leal im­por­tan­te, aun­que con­cen­tra­do en cier­tas re­gio­nes del país. El Es­ta­do de Mé­xi­co se­rá prue­ba de fue­go. No tie­ne pa­ra ga­nar, pe­ro sí pa­ra com­pe­tir y acre­di­tar que es una fuer­za real, su­fi­cien­te pa­ra de­ci­dir el re­sul­ta­do. Con los nú­me­ros de aho­ra, se ad­vier­te que el PRD hu­bie­ra da­do el triun­fo al par­ti­do que con és­te se hu­bie­ra coali­ga­do. Ba­rra­les ha ha­bla­do de coa­li­cio­nes de fac­to, es­to es, que en me­dio de la cam­pa­ña pu­die­ra ha­ber una de­cli­na­ción a fa­vor de una de las can­di­da­tas que es­tán dispu­tan­do el triun­fo. Eso pue­de de­fi­nir la elec­ción y si así re­sul­ta el PRD ten­drá car­tas fuer­tes en la ne­go­cia­ción ha­cia una coa­li­ción en 2018, es­pe­cial­men­te si el acuer­do es con el PAN y si es­to lle­va al po­der a Josefina Vázquez Mo­ta. En ta­les con­di­cio­nes el PRD tam­bién pue­de de­fi­nir la elec­ción ha­cia 2018, más aho­ra que AMLO ha co­me­ti­do erro­res se­rios que in­te­rrum­pen la iner­cia fa­vo­ra­ble que ini­ció con la aper­tu­ra de Te­le­vi­sa a su pro­yec­to po­lí­ti­co.

De cual­quier ma­ne­ra, el PRD en­ca­ra un enor­me re­to pa­ra cual­quie­ra de los es­ce­na­rios. Man­te­ner la cohe­sión es un ob­je­ti­vo bá­si­co. Es com­pren­si­ble la ma­ne­ra co­mo ha tra­ta­do al se­na­dor Miguel Bar­bo­sa. Pa­ra acla­rar el ca­mino y la es­tra­te­gia es fun­da­men­tal que Man­ce­ra de­fi­na po­si­ción res­pec­to al par­ti­do y la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial y de ser el ca­so de­ter­mi­nar una es­tra­te­gia pa­ra re­te­ner lo que se pue­da en el Va­lle de Mé­xi­co. Si el ca­mino es la coa­li­ción, el di­le­ma es PAN o Ló­pez Obra­dor, con el pri­me­ro ga­na mu­cho si Ló­pez Obra­dor pier­de en 2018; si ga­na, con o sin coa­li­ción el PRD tran­si­ta­rá ha­cia su des­apa­ri­ción vía fu­sión con Mo­re­na o ina­ni­ción.

Con la ex­cep­ción de Héc­tor Se­rrano, el go­bierno de la CdMx se mues­tra dis­tan­te del par­ti­do que los lle­vó al po­der

JUAN CARLOS BAU­TIS­TA

Miguel Bar­bo­sa de­jó la Coor­di­na­ción par­la­men­ta­ria del PRD en el Se­na­do es­ta se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.