AMLO: ¡al dia­blo ma­ri­nos y mi­li­ta­res!

Milenio Hidalgo - - Al Frente - RI­CAR­DO ALE­MÁN

El 1 de sep­tiem­bre de 2006 —y en res­pues­ta al VI In­for­me del en­ton­ces pre­si­den­te, Vi­cen­te Fox—, un ira­cun­do An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pro­nun­ció uno de los más agre­si­vos dis­cur­sos de su his­to­ria.

Di­jo, en el Zó­ca­lo ca­pi­ta­lino, a don­de ha­bía con­vo­ca­do a sus se­gui­do­res, que el go­bierno sa­lien­te de Fox y el en­tran­te de Fe­li­pe Cal­de­rón “se pue­den ir al dia­blo con sus ins­ti­tu­cio­nes… que se que­den con sus tan­que­tas y sus sol­da­dos… lo que les preo­cu­pa a nues­tros ad­ver­sa­rios es que ya no es­ta­mos dis­pues­tos a acep­tar las re­glas del jue­go…”.

Y lue­go de la sen­ten­cia anun­ció la crea­ción de un go­bierno ciu­da­dano —pa­ra­le­lo al de Cal­de­rón— que aca­ba­ría con las ins­ti­tu­cio­nes ob­so­le­tas e in­ser­vi­bles…

Va­le el ejer­ci­cio me­mo­rio­so por­que 11 años des­pués —al arran­que de 2017—, el se­ñor Ló­pez Obra­dor si­gue sien­do el mis­mo; si­gue man­dan­do al dia­blo a ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les del Es­ta­do me­xi­cano —co­mo la Ma­ri­na Ar­ma­da y la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa—, a pe­sar de que él mis­mo y sus mu­chos apo­lo­gis­tas in­sis­ten en que Obra­dor ya cam­bió y que no es el mis­mo de 2006 y 2012.

Y si tie­nen du­das de que AMLO es el mis­mo de siem­pre, el mis­mo que man­da al dia­blo a las ins­ti­tu­cio­nes y que no res­pe­ta las re­glas del jue­go de­mo­crá­ti­co, bas­ta re­cor­dar que ape­nas el 9 de fe­bre­ro —de gi­ra por Na­ya­rit— min­tió a sus se­gui­do­res y a la opi­nión pú­bli­ca cuan­do acu­só sin una so­la prue­ba que la Ma­ri­na ha­bía ma­sa­cra­do a me­no­res de edad en un ope­ra­ti­vo con­tra las ban­das cri­mi­na­les que con­tro­lan la en­ti­dad.

La acu­sa­ción de AMLO, sin una so­la prue­ba, mo­ti­vó una reac­ción ge­ne­ra­li­za­da de re­pu­dio y se ga­nó el re­pro­che de ti­rios tro­ya­nos, so­bre to­do por­que el go­bierno fe­de­ral de­mos­tró que era fal­sa la pre­mi­sa plan­tea­da por Obra­dor.

Días des­pués, en gi­ra pro­se­li­tis­ta por Nue­va York, AMLO acu­só al Ejér­ci­to me­xi­cano de ser res­pon­sa­ble de la masacre de “los 43” lue­go de que el pa­dre de uno de los nor­ma­lis­tas ase­si­na­dos le re­cla­mó su res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca al im­po­ner a la fa­mi­lia Abar­ca en el go­bierno de Igua­la.

Obra­dor vol­vió a men­tir al acu­sar al Ejér­ci­to, sin nin­gu­na prue­ba, de la masacre de Igua­la.

Por eso la pre­gun­ta. ¿Qué sig­ni­fi­ca que AMLO acu­se sin prue­bas a La Ma­ri­na y al Ejér­ci­to de crí­me­nes que nun­ca co­me­tie­ron?

La res­pues­ta la co­no­cen to­dos. En los he­chos AMLO si­gue man­dan­do al dia­blo a las ins­ti­tu­cio­nes; en es­te ca­so a ma­ri­nos y mi­li­ta­res, las úni­cas dos ins­ti­tu­cio­nes que com­ba­ten al cri­men y el nar­co­trá­fi­co.

Pe­ro, ade­más, des­de ha­ce me­ses y al mar­gen de la ley, Ló­pez Obra­dor rea­li­za una abier­ta cam­pa­ña pre­si­den­cial que de­bie­ra ser san­cio­na­da por el INE. Es de­cir, no res­pe­ta las re­glas del jue­go, co­mo lo di­jo des­de 2006.

¿Ya cam­bió el Ló­pez Obra­dor que man­dó al dia­blo las ins­ti­tu­cio­nes y que ame­na­zó con no res­pe­tar las re­glas del jue­go?

Al tiem­po.

MOI­SÉS ZÚ­ÑI­GA/CUARTOSCURO

Ló­pez Obra­dor li­de­ra en­cues­tas rumbo a 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.