PE­SA­DI­LLA DE UNA “GOLD STAR FA­MILY”

Mu­rió por EU, pe­ro aho­ra ama­gan con de­por­tar a su pa­dre

Milenio Hidalgo - - Portada - POR: Abraham Re­za, Ma­ria­na Her­nán­dez y Rafael Ló­pez FO­TO­GRA­FÍA: Abraham Re­za

En el Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos hay his­to­rias de me­xi­ca­nos y la­ti­nos que han per­di­do la vi­da por pe­lear en la lla­ma­da “gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo” en Irak y Af­ga­nis­tán. Ci­fras del Ser­vi­cio de In­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos re­ve­lan que en­tre 2003 y 2014 ca­ye­ron en com­ba­te 6 mil 830 sol­da­dos es­ta­du­ni­den­ses. De és­tos, 675 eran la­ti­nos o his­pa­nos, y 174 eran me­xi­ca­nos in­mi­gran­tes, que die­ron su vi­da en de­fen­sa del país que hoy go­bier­na Do­nald Trump.

No so­lo hay me­xi­ca­nos muer­tos. Los pai­sa­nos que re­sul­ta­ron he­ri­dos o mu­ti­la­dos por luchar en las Fuer­zas Ar­ma­das su­man mil 144 ca­sos, lo que re­pre­sen­ta 2 por cien­to de los 51 mil sol­da­dos que su­frie­ron al­gu­na le­sión fí­si­ca en com­ba­te.

El tes­ti­mo­nio de al­gu­nos sol­da­dos de ori­gen me­xi­cano, par­te de ese 2% caí­do en com­ba­te, re­ve­la que se en­lis­ta­ron en la gue­rra con­tra Irak y Af­ga­nis­tán pa­ra po­der ob­te­ner su es­tan­cia le­gal, la de sus pa­re­jas y la de sus pa­dres, mu­chas ve­ces re­si­den­tes in­do­cu­men­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

En 2001, lue­go del ata­que a las To­rres Ge­me­las, cien­tos de me­xi­ca­nos vie­ron en el Ejér­ci­to una op­ción via­ble pa­ra po­der na­tu­ra­li­zar­se: se­gún un do­cu­men­to ex­pe­di­do por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos, to­das aque­llas per­so­nas que “sir­vie­ran en las Fuer­zas Ar­ma­das tras los aten­ta­dos te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre po­dían so­li­ci­tar la ad­qui­si­ción de es­te de­re­cho”.

Es­te do­cu­men­to, fe­cha­do en ju­lio 17 del 2002, tam­bién se se­ña­la que si la per­so­na mo­ría co­mo re­sul­ta­do de una le­sión o en­fer­me­dad su­fri­da por di­cho ser­vi­cio, su o sus so­bre­vi­vien­tes te­nían el de­re­cho a so­li­ci­tar la ciu­da­da­nía pós­tu­ma en cual­quier mo­men­to, den­tro de los dos pri­me­ros años de la muer­te del com­ba­tien­te.

La rea­li­dad, en mu­chos ca­sos, es otra…

Una “Gold Star Fa­mily”

Uno de esos ca­sos es el de Oli­via y Al­ber­to Se­gu­ra, una pa­re­ja de me­xi­ca­nos que lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos ha­ce más de 20 años. Ellos per­die­ron a su hi­ja Ash­ley mien­tras cum­plía una ope­ra­ción de res­ca­te mi­li­tar en Ku­wait.

Oli­via en­tró al país con una vi­sa de re­si­den­te, mien­tras que Al­ber­to lo hi­zo co­mo in­do­cu­men­ta­do. Am­bos pro­crea­ron tres hi­jos, dos va­ro­nes y una mu­jer que na­ció la pri­ma­ve­ra de 1987: Ash­ley Se­gu­ra, que cam­bió a Ash­ley Siet­se­ma tras ca­sar­se con un ci­vil es­ta­du­ni­den­se.

A los 16 años, lue­go de con­cluir sus es­tu­dios en una pre­pa­ra­to­ria de Chica­go, Illi­nois, la jo­ven de­ci­dió en­lis­tar­se en las Fuer­zas Ar­ma­das de Es­ta­dos Uni­dos. Su ar­gu­men­to, se­gún cuen­ta su ma­dre, era po­der de­fen­der los de­re­chos de los es­ta­du­ni­den­ses tras los ata­ques te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre, pe­ro ade­más be­ne­fi­ciar a su pa­dre con el pro­ce­so de la na­tu­ra­li­za­ción.

Tras cum­plir 19 años de edad y tres años de en­tre­na­mien­to mi­li­tar, Ash­ley fue en­via­da pa­ra ser­vir co­mo par­te del ser­vi­cio mé­di­co a Orien­te Me­dio…

Un mal au­gu­rio

Mien­tras ca­mi­na ha­cia la tum­ba del ce­men­te­rio Fair­view, aquí en Chica­go, don­de fue en­te­rra­da su hi­ja, Oli­via re­cuer­da las pa­la­bras que le­yó en una car­ta que le fue en­via­da por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia la tar­de del 12 de no­viem­bre de 2007: “Días an­tes es­tu­ve muy an­sio­sa, co­mo to­da ma­dre que pre­sien­te un mal au­gu­rio. En los tres pá­rra­fos que leí de esa car­ta im­pre­sa en opa­li­na me ex­pli­ca­ban que mi hi­ja Ash­ley ha­bía muer­to mien­tras trans­por­ta­ba el cuer­po de uno de sus com­pa­ñe­ros ha­cia una ba­se me­di­ca”.

La ver­sión ofi­cial fue que en el ca­mino un vehícu­lo se les atra­ve­só a Ash­ley y otros sol­da­dos, lo que oca­sio­nó que la am­bu­lan­cia don­de via­ja­ban se vol­ca­ra y es­tre­lla­ra con­tra un pos­te. “El mun­do se nos ve­nía aba­jo”, re­cuer­da la mu­jer de piel mo­re­na y ojos ne­gros. Es ba­ji­ta, tie­ne no más de 1.65 me­tros de es­ta­tu­ra. Se ve endeble cuan­do na­rra. “Nun­ca po­dré ol­vi­dar el mo­men­to en que me en­tre­ga­ron a mi hi­ja. Su ca­ja lle­gó en he­li­cóp­te­ro. En me­nos de tres ho­ras la se­pul­ta­mos. La ban­de­ra se on­deó a me­dia as­ta y el gobernador de Illi­nois de­cla­ró el día de su muer­te co­mo una fe­cha ho­no­ra­ble”.

Ash­ley Siet­se­ma re­ci­bió los ho­no­res que se le dan a to­do hé­roe na­cio­nal. Su fa­mi­lia fue nom­bra­da una “Gold Star Fa­mily”. El má­xi­mo re­co­no­ci­mien­to pa­ra aque­llos que pier­den un ser que­ri­do en la gue­rra, o al me­nos, eso es lo que le di­je­ron a Oli­via Se­gu­ra, mien­tras arro­ja­ba el ultimo puño de tie­rra a la tum­ba de su hi­ja úni­ca aquel día de su fu­ne­ral.

El due­lo sin fin

La muer­te de la jo­ven frac­tu­ró a su fa­mi­lia. Mien­tras vi­vían el due­lo, sus pa­dres desaho­ga­ban el do­lor en an­ti­de­pre­si­vos y al­cohol. El más afec­ta­do fue su pa­dre, Al­ber­to Se­gu­ra, un elec­tri­cis­ta que fue de­te­ni­do en dos oca­sio­nes por con­du­cir en es­ta­do de ebrie­dad mien­tras in­ten­ta­ba ol­vi­dar que su hi­ja es­ta­ba muerta.

La pri­me­ra de­ten­ción fue en 2009. Pa­só re­clui­do un año. Al sa­lir re­gre­só a ca­sa con sus dos hi­jos y es­po­sa, pe­ro en agos­to del 2016, du­ran­te una re­caí­da al­cohó­li­ca, vol­vió a pri­sión y des­de en­ton­ces vi­ve ba­jo la ame­na­za de ser de­por­ta­do a Mé­xi­co, a pe­sar de cum­plir con su sen­ten­cia y de ha­ber da­do una hi­ja a Es­ta­dos Uni­dos.

La ma­dre de Ash­ley no en­tien­de por qué quie­ren re­gre­sar a su es­po­so: “Él no es un cri­mi­nal”. Pa­ra ella el úni­co cul­pa­ble de to­da es­ta tragedia es el go­bierno es­ta­du­ni­den­se, que nun­ca les ofre­ció ayuda eco­nó­mi­ca ni psi­co­ló­gi­ca pa­ra su­pe­rar su per­di­da, su mu­ti­la­ción.

Es­ta­mos fren­te a la lá­pi­da de már­mol blanco que cu­bre la tum­ba de Ash­ley. Oli­via le­van­ta las flo­res ya mar­chi­tas que lle­va a su hi­ja ca­da ini­cio de se­ma­na: “Mi es­po­so es­tá cum­plien­do por se­gun­da oca­sión con su sen­ten­cia pe­ro con la Ley de In­mi­gra­ción Ile­gal, la Ii­ri­ra, por sus si­glas en in­gles, re­for­ma­da por Bill Clin­ton en 1996, to­do aquel que co­me­ta dos ve­ces un mis­mo de­li­to in­cu­rre en fe­lo­nía, es de­cir un ac­to des­leal gra­ve que tie­ne co­mo

con­se­cuen­cia ser re­pa­tria­do sin jui­cio de de­por­ta­ción”.

Se ha­ce un si­len­cio. La ma­dre sin hi­ja mi­ra ha­cia otras tum­bas. Oli­via se enoja, llo­ra, gri­ta y tam­bién cues­tio­na al go­bierno so­bre qué es lo qué de­be ha­cer pa­ra que val­ga la muer­te de su hi­ja y de­jen de ha­cer­le da­ño a su fa­mi­lia. “El sue­ño ame­ri­cano se ha con­ver­ti­do en una pe­sa­di­lla sin fin”.

El si­len­cio del se­pul­cro se rom­pe: de pron­to su te­lé­fono mó­vil sue­na. Es su es­po­so. Le lla­ma des­de pri­sión. La es­cu­cha so­llo­zar. Ella ac­ti­va la lla­ma­da en al­ta­voz pa­ra que lo es­cu­che­mos. Al­ber­to le pi­de que de­je de llo­rar y le con­fie­sa que ya ha to­ma­do una de­ci­sión en ca­so de que al fi­nal se ten­ga que ir del país. Te­rri­ble de­ci­sión. Su tono de voz ca­si co­lé­ri­co no de­ja lu­gar a du­das de que su do­lor y ra­bia son in­men­sos: “Si el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos no va­lo­ra la muer­te de mi hi­ja, que es y fue un hé­roe na­cio­nal por ha­ber da­do su vi­da, la voy a des­en­te­rrar y me la voy a te­ner que lle­var. Si ellos no la quie­ren aquí… No ten­go mie­do, ten­go co­ra­je de que sin im­por­tar el do­lor que es­ta­mos pa­san­do, ellos aún así nos quie­ran se­pa­rar”.

Tras 10 años de lu­to y una dé­ca­da de due­lo, hoy la fa­mi­lia Se­gu­ra no tie­ne mu­chas es­pe­ran­zas. So­lo es­pe­ran un dic­ta­men en con­tra. En­ton­ces par­ti­rán de­por­ta­dos al lu­gar del que son ori­gi­na­rios: “Re­gre­sa­mos a Mé­xi­co sin sue­ños, mu­ti­la­dos, do­li­dos, sin pa­tria. Y lo peor, sin mi pe­que­ña Ash­ley”, ex­pre­sa Oli­via, co­mo si no hu­bie­ra es­cu­cha­do la ame­na­za de su ma­ri­do de ex­hu­mar el cuer­po de la sol­da­do.

Oli­via ya se va. An­tes, sa­ca de su bol­so un te­so­ro: las in­sig­nias de va­lor que re­ci­bió su hi­ja por ca­da mi­sión que cum­plió en ba­ta­lla. Ash­ley, uno de los sol­da­dos de ori­gen me­xi­cano que die­ron su vi­da por Es­ta­dos Uni­dos, y cu­ya fa­mi­lia va a ser ex­pul­sa­da de la tie­rra por la que dio la vi­da.

La hi­ja de Oli­via y Al­ber­to Se­gu­ra se en­lis­tó a los 16 años en las Fuer­zas Ar­ma­das de EU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.