Ini­cia­ti­va pa­ra pro­te­ger a los ni­ños so­ña­do­res

Milenio Hidalgo - - Al Frente - ROSARIO MA­RÍN ro­sa­rio­ma­rin978@gmail.com

Con­tra mi vo­lun­tad me tra­je­ron a Es­ta­dos Uni­dos con 14 años de edad. Mi pa­dre con­si­guió un me­jor tra­ba­jo lim­pian­do ras­ca­cie­los… y co­men­za­mos en Ca­li­for­nia el sue­ño ame­ri­cano en los 70, en que ha­bía me­ca­nis­mos pa­ra re­gu­la­ri­zar la si­tua­ción mi­gra­to­ria sin tan­tas com­ple­ji­da­des.

Si bien el pro­ce­so de in­te­gra­ción fue com­pli­ca­dí­si­mo —co­men­zan­do por apren­der in­glés—, sin de­jar de re­cor­dar a Mé­xi­co al po­co tiem­po ya no po­día con­ce­bir mi des­tino fue­ra de Hun­ting­ton Park —y aquí si­go. Es­ta­ba en una co­mu­ni­dad que me per­mi­tía te­ner se­gu­ri­dad y so­ñar en la­brar un fu­tu­ro pro­mi­so­rio con ba­se en el estudio, el tra­ba­jo y la dis­ci­pli­na…

Por ello, com­pren­do y me afli­ge la an­gus­tia que su­fren cien­tos de mi­les de ni­ños y jó­ve­nes in­mi­gran­tes —y sus pa­dres—, mu­chos de los cua­les lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos tam­bién sin que fue­ra su de­seo y otros sin que si­quie­ra co­no­cie­ran real­men­te su na­ción de ori­gen. Y no obs­tan­te han apren­di­do el idio­ma, es­tu­dian y con es­fuer­zo in­ten­tan abrir­se bre­cha en la vi­da, hoy ven en ries­go su per­ma­nen­cia en el país…

En su be­ne­fi­cio, en 2012, el pre­si­den­te fir­mó una or­den eje­cu­ti­va pa­ra crear el Pro­gra­ma de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia que lo hu­bie­sen he­cho an­tes de los 16 años, a fin de que no fue­ran de­por­ta­dos. “Pa­ra efec­tos prác­ti­cos se tra­ta de ni­ños es­ta­du­ni­den­ses”, di­jo jus­ta­men­te Oba­ma en ese en­ton­ces.

Y gra­cias al DACA (por sus si­glas en in­glés), a más de 840 mil muchachos les fue po­si­ble ob­te­ner be­cas, es­pa­cios en co­le­gios y uni­ver­si­da­des, tra­ba­jos, se­gu­ri­dad so­cial, li­cen­cias de con­du­cir, cuen­tas ban­ca­rias e ini­ciar un pa­tri­mo­nio pro­pio, lo cual se en­cuen­tra en se­rio pe­li­gro ya que el pro­gra­ma no tie­ne fuer­za le­gal y es­tá su­je­to a las ve­lei­da­des del pre­si­den­te en turno…

Sin em­bar­go, siem­pre hay una luz bri­llan­do…: el con­gre­sis­ta Car­los Cur­be­lo, de Flo­ri­da, re­cien­te­men­te pre­sen­tó una pro­pues­ta de ley —su­mán­do­se in­me­dia­ta­men­te nue­ve re­pre­sen­tan­tes re­pu­bli­ca­nos— pa­ra re­co­no­cer co­mo es­ta­du­ni­den­ses a quie­nes hu­bie­sen in­gre­sa­do an­tes del 1º de enero de 2012 y con me­nos de 16 años de edad, con la con­di­ción de que no cuen­ten con an­te­ce­den­tes pe­na­les y re­ci­ban un tí­tu­lo de edu­ca­ción su­pe­rior, sir­van en las fuer­zas ar­ma­das o se man­ten­gan co­mo em­plea­dos.

El ca­mino le­gis­la­ti­vo es com­pli­ca­do, pe­ro es­te he­cho sim­bo­li­za la cre­cien­te co­rrien­te po­lí­ti­ca y so­cial que cla­ma por pro­te­ger los de­re­chos fun­da­men­ta­les y dig­ni­dad de aque­llos ni­ños so­ña­do­res —y de to­do mi­gran­te—, co­mo lo ha­ce la pro­pues­ta de Cur­be­lo que, ade­más, reivin­di­ca los prin­ci­pios hu­ma­nis­tas del Par­ti­do Re­pu­bli­cano…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.