La na­ción co­mo nota ro­ja

Milenio Hidalgo - - Al Frente - HÉC­TOR AGUILAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@milenio.com

Co­mo adic­to a las no­ti­cias, ca­da tan­to me asal­ta la sen­sa­ción de es­tar aho­gán­do­me en un pan­tano de nota ro­ja. En ese pan­tano el país es so­lo una co­lec­ción de crí­me­nes y se­vi­cias: eje­cu­cio­nes, em­bos­ca­das, se­cues­tros, fe­mi­ni­ci­dios, tor­tu­ras, ex­tor­sio­nes, ban­das bes­tia­les, pue­blos se­cues­tra­dos, cár­ce­les sal­va­jes. Im­pu­ni­da­des y vio­len­cias sin fin. El país sa­be de pron­to a ma­ga­zi­ne de po­li­cía, co­mo si fue­ra una so­la nota ro­ja se­rial de crí­me­nes y cri­mi­na­les.

No pue­do de­cir que esa nota es fal­sa o que no des­cri­be par­te del in­fierno que tam­bién es Mé­xi­co. Lo que di­go es que la in­sis­ten­cia y las tin­tas car­ga­das en es­ta ma­te­ria, es­pe­cial­men­te si hay vi­deos tru­cu­len­tos que se re­pi­ten has­ta la hip­no­sis, for­man un gé­ne­ro de la inexac­ti­tud pe­rio­dís­ti­ca: el gé­ne­ro de la aglo­me­ra­ción.

En­tien­do y com­par­to la ne­ce­si­dad de que los me­dios sean men­sa­je­ros in­có­mo­dos de las de­for­mi­da­des de su so­cie­dad, un es­pe­jo de he­chos des­agra­da­bles o atro­ces que las au­to­ri­da­des pre­fe­ri­rían ocul­tar y que el ciu­da­dano ne­ce­si­ta sa­ber pa­ra es­tar al tan­to del mun­do real en que vi­ve.

En­tien­do y com­par­to me­nos que el men­sa­je­ro an­de bus­can­do pre­fe­ren­te­men­te los men­sa­jes de san­gre, y que su es­fuer­zo se de­ten­ga por lo ge­ne­ral en la ex­hi­bi­ción del ho­rror, sin in­ten­tar si­quie­ra una ex­pli­ca­ción del ori­gen o la ló­gi­ca in­ter­na, aun­que sea una ló­gi­ca in­fer­nal, de lo que ve­mos.

Pien­so en la con­cen­tra­ción re­cien­te de nues­tros no­ti­cie­ros te­le­vi­si­vos en el te­ma de las cár­ce­les to­ma­das por cri­mi­na­les.

No he­mos vis­to nin­gu­na ex­pli­ca­ción se­ria de es­te he­cho. He­mos vis­to en cam­bio, has­ta el can­san­cio, es­ce­nas de un gru­po de pre­sos de un pe­nal de Nue­vo León, ve­jan­do y pa­tean­do a miem­bros de un gru­po ri­val, mien­tras es­tos van de ro­di­llas, des­nu­dos, tra­pean­do con jer­gas un pi­so mo­ja­do.

El de­ta­lle atroz del vi­deo es que a uno de los ve­ja­dos le fal­ta me­dia pier­na, y lle­va el mu­ñón al ai­re.

Creo que es­ta­mos ce­ba­dos de vio­len­cia y que nos ven­dría bien una die­ta. Yo la em­pe­za­ré es­ta se­ma­na sal­tán­do­me en los me­dios to­do lo que re­cuer­de la nota ro­ja se­rial en que cha­po­tea­mos des­de ha­ce años, ca­da día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.