Pro­vo­ca­do­res

Mien­tras el al­ma de Chuck Berry se ele­va­ba ha­cia los cie­los, en Mé­xi­co se ce­le­bra­ba el aniver­sa­rio 79 de la ex­pro­pia­ción pe­tro­le­ra. En Oa­xa­ca, Lió­pez se des­pa­chó con el cu­cha­rón de la de­ma­go­gia

Milenio Hidalgo - - Política - Gil Ga­més gil.ga­mes@milenio.com

La in­fluen­za arra­sa­ba el cuer­po de Gil. En al­gún mo­men­to de es­te pa­de­ci­mien­to mi­se­ra­ble, Ga­més vio fren­te él a un hom­bre ma­yor, to­ca­do por la in­cle­men­cia del tiem­po y los años mal lle­va­dos: era Ga­més en el es­pe­jo, de­rrui­do, la bar­ba cre­ci­da y los ojos en­ro­je­ci­dos, la tez del­ga­da, a pun­to de ras­gar­se. El la­dri­do de la tos se es­cu­cha­ba a lo le­jos co­mo en un cuen­to de Juan Rul­fo: ¿No oyes la­drar a los pe­rros? Re­sul­ta que era Gil to­sien­do en el am­plí­si­mo estudio. Es­te es el ori­gen del clá­si­co rul­fiano, la in­fluen­za ha re­ve­la­do un mis­te­rio li­te­ra­rio.

El vie­jo que Gil vio en el es­pe­jo le rin­dió un ho­me­na­je a Chuck Berry, gran gui­ta­rris­ta y pa­dre del rock & roll muer­to a los 90 años. En el am­plí­si­mo estudio re­so­na­ron “Johnny B. Goo­de”, “Sweet Little Six­teen” y “Roll Over Beet­ho­ven”. Las cuer­das má­gi­cas del vie­jo Berry so­na­ban en el pe­cho ca­ver­no­so de Gil­ga.

La lec­to­ra y el lec­tor con edad pa­ra re­cor­dar trae­rán a su men­te dos pe­lí­cu­las,

Pulp Fic­tion, la fá­bu­la de Ta­ran­tino en la cual Tra­vol­ta, gor­dón y en cal­ce­ti­nes, y Uma Tur­man bai­lan “You ne­ver Can Tell”. La otra pe­lí­cu­la es Vol­ver al fu­tu­ro: cuan­do Mi­chael J. Fox to­ca en el pa­sa­do una can­ción del fu­tu­ro: “Johnny B. Goo­de”. En fon. Gil ol­vi­dó la in­fluen­za y se des­li­zó so­bre la due­la de ce­dro blanco re­ven­tán­do­se unas ro­las del gran Berry. Va­mos:

coupé jet­té bat­tu, ca­prio­la, Gil siem­pre es clá­si­co, in­clu­so al bai­lar rock. En fon.

Ex­pro­pia­ción

Mien­tras el al­ma de Chuck Berry se ele­va­ba ha­cia los cie­los y se per­día en las al­tu­ras, en Mé­xi­co se ce­le­bra­ba el aniver­sa­rio 79 de la ex­pro­pia­ción pe­tro­le­ra. En Oa­xa­ca, Lió­pez se des­pa­chó con el cu­cha­rón de la de­ma­go­gia: “aho­ra es­tos trai­dor­zue­los lo han vuel­to a en­tre­gar al ca­pi­tal pri­va­do”. Trai­dor­zue­lo, gran pa­la­bra, los su­fi­jos “zue­lo” y “zue­la” he­chi­zan a Gil­ga que es co­mo una bes­te­zue­la. Ga­més lo le­yó en su pe­rió­di­co La Jor­na­da: “Ha­ce­mos el com­pro­mi­so con los que han lu­cha­do por man­te­ner los bie­nes de la na­ción, les de­ci­mos que cuan­do triun­fe nues­tro mo­vi­mien­to re­vi­sa­re­mos las re­for­mas y el pue­blo de­ci­di­rá lo que más nos con­vie­ne a to­dos”.

Gil lo le­yó en su pe­rió­di­co Re­for­ma. Un día an­tes, en Ve­ra­cruz, Lió­pez di­jo que no res­pon­de­ría ab­so­lu­ta­men­te na­da so­bre su su­pues­ta re­la­ción con Jo­sé Luis Abar­ca: “Na­da, na­da, por­que el pue­blo sa­be lo que es­tá su­ce­dien­do en Mé­xi­co; el pue­blo no es ton­to, ton­to es el que pien­sa que el pue­blo es ton­to”. Ah, el ar­te de la tau­to­lo­gía.

Lió­pez tam­po­co qui­so res­pon­der a los re­pro­ches de Oso­rio Chong, quien le re­cla­mó que in­vo­lu­cra­ra al Ejér­ci­to en la des­apa­ri­ción de los 43 jó­ve­nes de Ayot­zi­na­pa: “Es­tá de pro­vo­ca­dor, quie­re su­bir­se al ring, quie­re en­fren­tar­nos. Que se tran­qui­li­ce, que se se­re­ne, que se ocu­pe de sus fun­cio­nes, que no lo es­tá ha­cien­do muy bien que di­ga­mos. No voy a caer en nin­gu­na pro­vo­ca­ción”.

La fór­mu­la de Lió­pez es muy pa­re­ci­da a la del bra­vu­cón de can­ti­na que echa bra­va­ta y lue­go de dar el pri­mer em­pu­jón y pro­nun­ciar los pri­me­ros in­sul­tos lue­go di­ce: tran­qui­lí­ce­se, se­ré­ne­se. ¿Có­mo la ven? Di­cho es­to sin la me­nor in­ten­ción de un al­bur bra­vu­cón.

Des­champs

Gil lo le­yó en su pe­rió­di­co La Jor­na­da. Un es­ta­lli­do en la re­fi­ne­ría de Sa­la­man­ca le qui­tó la vi­da a cin­co tra­ba­ja­do­res y de­jó tres he­ri­dos gra­ves. El di­rec­tor de Pe­mex, Jo­sé An­to­nio Gon­zá­lez Ana­ya, el gobernador Mi­guel Már­quez y lí­der sin­di­cal Ro­me­ro Des­champs vi­si­ta­ron en el hos­pi­tal a los tra­ba­ja­do­res he­ri­dos.

En un mo­men­to de ilu­mi­na­ción sin pre­ce­den­tes, el lí­der sin­di­cal di­jo al­gu­nas pa­la­bras de alien­to pa­ra es­tos tra­ba­ja­do­res y pa­ra sus fa­mi­lias. Oi­gan es­to por favor: “La ver­dad es que to­dos los que na­ce­mos mo­ri­mos, unos an­tes, otros des­pués, oja­lá nues­tros com­pa­ñe­ros sal­gan ade­lan­te”. Ca­ra­cho, ¿qué ha­cer con Des­champs? Los he­ri­dos gra­ves lu­chan por su vi­da y el lí­der afir­ma que to­dos mo­ri­re­mos un día. Me­ca­chis. Al lí­der so­lo le fal­tó de­cir: to­dos mo­ri­re­mos, y por favor dí­gan­me si mi jet es­tá lis­to por­que mien­tras mue­ro ten­go que ha­cer unas di­li­gen­cias. Es­pe­ro que el ya­te es­té tam­bién lis­to pa­ra ma­ña­na a las ocho de la ma­ña­na, en el mar la vi­da es más sa­bro­sa. Por cier­to, ¿na­die le pon­drá la mano de la ley en­ci­ma a es­te lí­der? No es el mo­men­to, Gil­ga, en­tién­de­lo, eso se­rá más ade­lan­te. En fon.

Sal­va­dor Da­lí: El que quie­re in­tere­sar a los de­más tie­ne que pro­vo­car­los.

JA­MES A. FINLEY/AP

El pa­dre del rock & roll.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.