Ane­xión de For­tress a Sof­tBank de­sa­ta de­ba­te

El gi­gan­te de tec­no­lo­gía ja­po­nés pa­gó 39% so­bre el pre­cio de cie­rre de la com­pa­ñía de in­ver­sión el día an­te­rior al anun­cio

Milenio Hidalgo - - Financial Times -

Ch­ris Flood La ad­qui­si­ción de For­tress, el ges­tor es­ta­du­ni­den­se de ac­ti­vos, por 3 mil 300 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) por par­te de Sof­tBank, el gi­gan­te ja­po­nés de tec­no­lo­gía, desató un nue­vo de­ba­te so­bre los pre­cios aso­cia­dos con las com­pa­ñías de in­ver­sión al­ter­na­ti­vas.

Sof­tBank, com­pa­ñía que fun­dó Ma­sa­yos­hi Son, el em­pre­sa­rio mul­ti­mi­llo­na­rio, pa­gó en efec­ti­vo 8.08 dó­la­res por ac­ción pa­ra com­prar For­tress. Es­to re­pre­sen­tó una pri­ma de 39 por cien­to so­bre el pre­cio de cie­rre de la com­pa­ñía de in­ver­sión del día an­te­rior al anun­cio del acuer­do.

El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de un ges­tor de ac­ti­vos ri­val, quien no quie­re que se re­ve­le su nom­bre, di­ce que el pre­cio que se pa­gó por For­tress sor­pren­dió a to­da la in­dus­tria. “Los eje­cu­ti­vos de la in­dus­tria de fon­dos y los ban­que­ros de in­ver­sión con ex­pe­rien­cia en ad­qui­si­cio­nes sa­cu­den su ca­be­za con in­cre­du­li­dad. El pre­cio es una lo­cu­ra”, di­ce. Pe­ro el acuer­do es un es­tí­mu­lo pa­ra los eje­cu­ti­vos de los ges­to­res de in­ver­sión al­ter­na­ti­vos que co­ti­zan y las em­pre­sas de ca­pi­tal pri­va­do, sus com­pe­ti­do­res más cer­ca­nos, que des­de ha­ce mu­cho se que­jan de que los ac­cio­nis­tas no re­co­no­cen el po­ten­cial de cre­ci­mien­to de sus em­pre­sas.

Las va­lo­ra­cio­nes de es­tas com­pa­ñías aún se de­ba­ten in­ten­sa­men­te de­bi­do a que la com­ple­ji­dad de sus mo­de­los de ne­go­cio y la in­cer­ti­dum­bre que ro­dea sus ga­nan­cias fu­tu­ras pue­den ser vo­lá­ti­les. El mes pa­sa­do, Tony Ja­mes, pre­si­den­te de Blacks­to­ne, di­jo que las ac­cio­nes de su com­pa­ñía ope­ra­ron con una va­lo­ra­ción de al­re­de­dor de 25 por cien­to me­nor que la re­la­ción pre­cio be­ne­fi­cio de las ac­cio­nes com­pa­ra­bles de una com­pa­ñía pro­me­dio del ín­di­ce del S&P 500.

Las ac­cio­nes de Blacks­to­ne fue­ron “una gan­ga por un lí­der de la in­dus­tria”, di­jo Ja­mes du­ran­te una con­fe­ren­cia con ana­lis­tas. Will Ri­ley, ges­tor de fon­dos de Guin­ness As­set Ma­na­ge­ment en Lon­dres, cree que es pro­ba­ble que Ja­mes tie­ne un pun­to vá­li­do. Los in­ver­sio­nis­tas sue­len ad­ju­di­car me­no­res va­lo­ra­cio­nes a las com­pa­ñías de fon­dos al­ter­na­ti­vas que se es­pe­cia­li­zan en áreas de ni­cho, co­mo deu­da pri­va­da o fon­dos de co­ber­tu­ra, en com­pa­ra­ción con las que le asig­nan a los ges­to­res de ac­ti­vos tra­di­cio­na­les, co­mo Fran­klin Tem­ple­ton o T Ro­we Pri­ce, se­gún Ri­ley.

Pe­ro cree que las com­pa­ñías de fon­dos al­ter­na­ti­vas es­tán más pro­te­gi­das del inexo­ra­ble in­cre­men­to de los fon­dos de ges­tión pa­si­va que sus con­tra­par­tes en el uni­ver­so de in­ver­sión tra­di­cio­nal. Agre­ga que al pa­re­cer los ges­to­res al­ter­na­ti­vos de fon­dos en EU “se ven par­ti­cu­lar­men­te bien po­si­cio­na­dos” pa­ra pros­pe­rar des­pués de la elec­ción de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te, ya que es pro­ba­ble que la nue­va ad­mi­nis­tra­ción re­cor­te los im­pues­tos tan­to per­so­na­les co­mo a las em­pre­sas. “Las re­for­mas fis­ca­les fa­vo­ra­bles ele­va­rán el ni­vel de ac­ti­vos dis­po­ni­bles pa­ra la in­ver­sión, que jun­to con re­gu­la­cio­nes em­pre­sa­ria­les más la­xas se de­ben tra­du­cir en ma­yo­res re­tor­nos pa­ra los ges­to­res de ac­ti­vos al­ter­na­ti­vos”, di­ce.

Pe­ro otros creen que las com­pa­ñías de in­ver­sión al­ter­na­ti­vas son com­pren­si­ble­men­te más ba­ra­tas. Jon Little, fun­da­dor de Nort­hill Ca­pi­tal, un ges­tor de ac­ti­vos de múl­ti­ples ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos con se­de en Lon­dres, con­si­de­ra que la unión Sof­tBank-For­tress es “al­go excepcional” y que los des­cuen­tos en la va­lo­ra­ción aso­cia­da a ges­to­res de ac­ti­vos al­ter­na­ti­vos “exis­ten por una ra­zón”.

Little es un com­pra­dor se­rial de em­pre­sas de ges­tión de ac­ti­vos, ad­qui­rió cin­co des­de que se fun­dó Nort­hill en 2010. Tam­bién par­ti­ci­pó en la ad­qui­si­ción de las com­pa­ñías de fon­dos In­sight In­vest­ment, Wal­ter Scott, ARX y Pa­re­to, en su pa­pel an­te­rior co­mo vi­ce­pre­si­den­te de BNY Me­llon As­set Ma­na­ge­ment.

Di­ce: “Nort­hill no con­si­de­ra­ría to­mar una par­ti­ci­pa­ción en un ges­tor de ca­pi­tal pri­va­do. Sue­len ser es­truc­tu­ras in­creí­ble­men­te com­ple­jas que no siem­pre son trans­pa­ren­tes pa­ra sus in­ver­so­res. “Las ac­cio­nes de los gru­pos de ca­pi­tal pri­va­do que co­ti­zan ope­ran con va­lo­ra­cio­nes ba­jas de­bi­do a su na­tu­ra­le­za opa­ca. Los in­ver­sio­nis­tas a me­nu­do se sien­ten es­cép­ti­cos acer­ca de si los fac­to­res eco­nó­mi­cos de los gru­pos de ca­pi­tal pri­va­do se dis­tri­bu­yen de ma­ne­ra jus­ta en­tre los ges­to­res y los ac­cio­nis­tas”.

Sean Hea­ley, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Af­fi­lia­ted Ma­na­gers Group, el ges­tor de ac­ti­vos con múl­ti­ples es­pe­cia­li­da­des que co­ti­za en EU con una va­lo­ra­ción de 727 mil mdd, va más allá. Cree que la bur­bu­ja de pre­cios se desa­rro­lló co­mo re­sul­ta­do de una ma­yor com­pe­ten­cia en­tre los com­pra­do­res de fir­mas de ca­pi­tal pri­va­do o de las par­ti­ci­pa­cio­nes en gru­pos de com­pras. Pe­ters­hill, par­te de Gold­man Sachs As­set Ma­na­ge­ment, es­tá en pro­ce­so de re­cau­dar has­ta 2 mil mdd pa­ra ad­qui­rir par­ti­ci­pa­cio­nes en fir­mas de ca­pi­tal pri­va­do más pe­que­ñas, que es­pe­ra desa­rro­llar en em­pre­sas que pue­dan ser ri­val pa­ra Blacks­to­ne.

Dyal Ca­pi­tal, una di­vi­sión de Neu­ber­ger Ber­man, el ges­tor es­ta­du­ni­den­se de in­ver­sión, el año pa­sa­do re­cau­dó 5 mil 300 mdd pa­ra com­prar par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria en com­pa­ñías de ca­pi­tal pri­va­do, más del do­ble de su ob­je­ti­vo ori­gi­nal.

Du­ran­te los úl­ti­mos 12 me­ses, Dyal ad­qui­rió par­ti­ci­pa­cio­nes mi­no­ri­ta­rias en una se­rie de ges­to­res de ca­pi­tal pri­va­do muy co­no­ci­dos, en­tre ellos JPS Ca­pi­tal, Star­wood, HIG y Sil­ver La­ke.

Hea­ley di­ce: “En una se­rie de transac­cio­nes re­cien­tes, los com­pra­do­res ha­cen su­pues­tos ver­da­de­ra­men­te he­roi­cos so­bre los re­tor­nos fu­tu­ros de los fon­dos de ca­pi­tal pri­va­do que ca­da vez más cre­cen a un ta­ma­ño más gran­de, así que hay un con­si­de­ra­ble ries­go de de­cep­ción”. “Los in­ver­sio­nis­tas en esos vehícu­los pue­den su­frir pér­di­das cuan­do so­cios de alto ni­vel, que son los que ali­men­tan el cre­ci­mien­to de las fir­mas de ca­pi­tal pri­va­do, desean re­ti­rar­se, ha­cien­do que pos­te­rio­res subas­tas sean di­fí­ci­les, so­bre to­do si el desem­pe­ño re­cien­te ha si­do ma­lo”.

La com­pa­ñía de Ma­sa­yos­hi Son pa­gó en efec­ti­vo 8.08 dó­la­res por ca­da ac­ción La ad­qui­si­ción es “al­go excepcional”; los ba­jos cos­tos en es­tas fir­mas “exis­ten por una ra­zón”

TORU HANAI/REUTERS

La em­pre­sa pa­gó 3 mil 300 mdd por la es­ta­du­ni­den­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.