EU, con un mer­ca­do de sa­lud dis­fun­cio­nal

Es­ta­dís­ti­cas de la OCDE mues­tran que es la más cos­to­sa del mun­do, con al­re­de­dor de 5% del PIB

Milenio Hidalgo - - Financial Times - ra­na.fo­roohar@ft.com Ra­na Fo­roohar

La aten­ción de sa­lud fi­nan­cia­da por el em­plea­dor en Es­ta­dos Uni­dos es un sis­te­ma ac­ci­den­tal. Se for­mó en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do el con­ge­la­mien­to de los sa­la­rios y el des­em­pleo de 1.9 por cien­to obli­gó al go­bierno a per­mi­tir a las em­pre­sas ofre­cer be­ne­fi­cios com­ple­men­ta­rios, co­mo la aten­ción de sa­lud, en un in­ten­to de atraer tra­ba­ja­do­res.

En 1943, el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos (IRS, por su si­gla en in­glés), dic­tó que la aten­ción de sa­lud ba­sa­da en los em­plea­do­res se­ría li­bre de im­pues­tos y que­dó fue­ra de con­trol. El por­cen­ta­je de la po­bla­ción en EU con co­ber­tu­ra de pla­nes di­ri­gi­dos por el em­plea­dor subie­ron de 9 por cien­to en la dé­ca­da de los años 40 a 70 por cien­to en los 60, de acuer­do con la his­to­ria­do­ra eco­nó­mi­ca Me­lis­sa Tho­mas­son. Aho­ra se en­cuen­tra en al­re­de­dor de dos ter­cios.

Sin em­bar­go, las ven­ta­jas fis­ca­les no com­pen­san el he­cho de que los be­ne­fi­cios de aten­ción de sa­lud aho­ra son el se­gun­do o ter­cer cos­to de com­pen­sa­ción más alto pa­ra los em­plea­do­res es­ta­du­ni­den­ses, des­pués de los sa­la­rios, de acuer­do con la con­sul­to­ra Mer­cer.

Es­ta­dís­ti­cas de la OCDE mues­tran que la aten­ción de sa­lud en EU es la más cos­to­sa del mun­do, con cer­ca de 5 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to (Fran­cia es el se­gun­do, con mu­cho me­jo­res re­sul­ta­dos). Lo que me de­ja con la du­da de ¿por qué las mul­ti­na­cio­na­les es­ta­du­ni­den­ses no agi­tan por una aten­ción de sa­lud na­cio­na­li­za­da? Es una pre­gun­ta que va­le la pe­na com­pren­der, tan­to por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos co­mo po­lí­ti­cos, las dispu­tas bi­par­ti­dis­tas so­bre los es­fuer­zos de los re­pu­bli­ca­nos pa­ra re­ver­tir la Ley de Aten­ción de Sa­lud Ase­qui­ble (ACA, por su si­gla en in­glés) de Oba­ma ame­na­zan con des­ca­rri­lar la agen­da más am­plia del pre­si­den­te Do­nald Trump (gus­te o no), jus­to co­mo le ocu­rrió a su pre­de­ce­sor.

Ni el Oba­ma­ca­re ni el plan re­pu­bli­cano real­men­te abor­dan el pro­ble­ma fun­da­men­tal, que Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un mer­ca­do de sa­lud que no es­tá ni cer­ca de lo que Adam Smith con­si­de­ra­ría fun­cio­nal. Ca­si no tie­ne trans­pa­ren­cia de pre­cios (no re­ci­bes una fac­tu­ra has­ta se­ma­nas o me­ses des­pués de la elec­ción del tra­ta­mien­to), es­tá con­tro­la­da por in­tere­ses crea­dos (mé­di­cos, far­ma­céu­ti­cas, com­pa­ñías de se­gu­ros), quie­nes ejer­cen un mo­no­po­lio de po­der con­tra las em­pre­sas y clien­tes a los que se su­po­ne de­be aten­der, y es al­ta­men­te frag­men­ta­do e in­efi­cien­te. To­do eso con­tri­bu­ye al he­cho de que las im­pli­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas de ele­var los cos­tos de sa­lud, no so­lo pa­ra per­so­nas, sino pa­ra las mis­mas em­pre­sas es­ta­du­ni­den­ses, no se han en­ten­di­do.

En 1950 la aten­ción de sa­lud re­pre­sen­ta­ba so­lo 7 por cien­to de la re­mu­ne­ra­ción to­tal del tra­ba­ja­dor, aho­ra es 20 por cien­to. Te­nien­do eso en cuen­ta, no sor­pren­de que a me­di­da de que subie­ron los cos­tos de aten­ción de sa­lud en EU, los sa­la­rios se es­tan­ca­ron.

De acuer­do con Kai­ser Fa­mily Foun­da­tion, los cos­tos pa­ra el em­plea­dor de una co­ber­tu­ra fa­mi­liar de sa­lud pa­só de 4 mil 200 dó­la­res en 1999 a 12 mil 600 en 2015. Los sa­la­rios, por su­pues­to, se man­tu­vie­ron re­la­ti­va­men­te sin cam­bios du­ran­te es­te pe­rio­do y la de­sigual­dad au­men­tó rá­pi­da­men­te.

Es­to ocu­rrió por mu­chas ra­zo­nes, pe­ro la aten­ción de sa­lud es la que no re­ci­be la su­fi­cien­te aten­ción. Ya que for­ma par­te de la com­pen­sa­ción ge­ne­ral, la eco­no­mía bá­si­ca nos di­ce que los pre­cios de aten­ción de sa­lud au­men­tan, los cos­tos son un por­cen­ta­je mu­cho me­nor del sa­la­rio de las per­so­nas que ga­nan más que los tra­ba­ja­do­res de ba­jos in­gre­sos.

En 1950 la aten­ción de sa­lud re­pre­sen­ta­ba 7 por cien­to, en la ac­tua­li­dad es de 20%

MI­KE BLAKE/REUTERS

El pre­si­den­te es­ta­du­ni­den­se ha echa­do pa­ra atrás el Oba­ma­ca­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.