La Fe­rre­ría, ilu­mi­na­da por el sol equi­noc­cial de pri­ma­ve­ra

Fue la ciu­dad más im­por­tan­te de la cul­tu­ra Chal­chihui­tes en el va­lle de Gua­dia­na, cons­trui­da a par­tir de la ob­ser­va­ción de los as­tros

Milenio Hidalgo - - Cultura -

DRe­dac­ción/Mé­xi­co uran­te el equi­noc­cio de pri­ma­ve­ra, cuan­do los pri­me­ros ra­yos de Sol na­cen en el orien­te, la es­qui­na es­te del pa­tio hun­di­do de la Es­truc­tu­ra 7 de La Fe­rre­ría, en Durango, co­no­ci­da co­mo La Pi­rá­mi­de, co­mien­za a ilu­mi­nar­se. Con­for­me trans­cu­rren las ho­ras, el ra­yo de luz cre­ce, se ex­pan­de a lo an­cho y en­cien­de to­do el con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co, mien­tras al pie del ce­rro, un pe­tro­gra­ba­do con una ima­gen de ca­ce­ría tam­bién se acla­ra.

El pe­que­ño pa­tio hun­di­do, lo- ca­li­za­do en la par­te al­ta de La Pi­rá­mi­de, mar­ca en sus puer­tas y es­qui­nas los pun­tos de sa­li­da del sol du­ran­te los equi­noc­cios y sols­ti­cios. El efec­to de lu­ces y som­bras se de­be a la ali­nea­ción del con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co: la pi­rá­mi­de es­tá orien­ta­da a los pun­tos equi­noc­cia­les y sols­ti­cia­les. La ar­queó­lo­ga Cindy San­do­val, res­pon­sa­ble del si­tio, ex­pli­ca que la edi­fi­ca­ción da cuen­ta de un sa­ber as­tro­nó­mi­co pre­ci­so y un co­no­ci­mien­to ar­qui­tec­tó­ni­co avan­za­do de los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de La Fe­rre­ría.

La Pi­rá­mi­de es un edi­fi­cio es­ca­lo­na­do que se ca­rac­te­ri­za por su es­qui­na no­res­te en for­ma de zig­zag. Del la­do es­te tie­ne la es­ca­le­ra prin­ci­pal; en el flan­co nor­te, ram­pas, y el pa­tio hun­di­do en la par­te al­ta, es el úni­co si­tio ar­queo­ló­gi­co en el país con es­te ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co en la par­te su­pe­rior de una es­truc­tu­ra. El pa­tio tie­ne cua­tro en­tra­das, des­fa­sa­das unas de otras por un pe­que­ño es­pa­cio que per­mi­te la en­tra­da del sol du­ran­te el equi­noc­cio.

La Fe­rre­ría fue cons­trui­da a par­tir de la ob­ser­va­ción de los as­tros, di­ce Cindy San­do­val, co­mo ocu­rrió con to­das las ciu­da­des de la cul­tu­ra Chal­chihui­tes, desa­rro­lla­da en los va­lles de la Sie­rra Ma­dre Oc­ci­den­tal. Es­ta­ba di­vi­di­da en dos gran­des zo­nas: al nor­te la lla­ma­da ra­ma Sú­chil, es­ta­ble­ci­da en Zacatecas y Ja­lis­co y desa­rro­lla­da en­tre el 200 a.C. y 1300, y al sur la ra­ma Gua­dia­na, lo­ca­li­za­da en Durango, en­tre el 450 d.C. y el año 1350. La Fe­rre­ría fue la metrópoli más im­por­tan­te de la cul­tu­ra Chal­chihui­tes en el Va­lle de Gua­dia­na.

De acuer­do con la ar­queó­lo­ga, la ob­ser­va­ción de los as­tros per­mi­tió a los chal­chihui­tas vin­cu­lar los mo­vi­mien­tos con los ci­clos de las llu­vias pa­ra la­bo­res agrí­co­las, y el co­no­ci­mien­to de las es­ta­cio­nes y el cli­ma, con ci­clos de apa­ri­ción de ani­ma­les y plan­tas pa­ra las ac­ti­vi­da­des de ca­za y re­co­lec­ción.

Una par­te im­por­tan­te de la iden­ti­dad de los chal­chihui­tas eran los ce­rros, don­de so­lían ha­bi­tar. La Fe­rre­ría se ubi­ca sie­te ki­ló­me­tros al sur de la ciu­dad de Durango, en el ce­rro del mis­mo nom­bre, a la ori­lla del río del Tu­nal. Las edi­fi­ca­cio­nes se le­van­tan en las la­de­ras, en­tre mez­qui­tes y sá­bi­las, y en la cumbre es­tán los edi­fi­cios más im­por­tan­tes: La Pi­rá­mi­de.

Los an­ti­guos mo­ra­do­res de La Fe­rre­ría sub­sis­tían de la agri­cul­tu­ra del maíz, fri­jol y ca­la­ba­za. Al tiem­po en que el pa­tio hun­di­do de La Pi­rá­mi­de mar­ca el pa­so del sol equi­noc­cial, al pie del ce­rro se ilu­mi­na un pe­tro­gra­ba­do. Es el más im­por­tan­te de los cin­co que se han lo­ca­li­za­do en el si­tio prehis­pá­ni­co. Re­pre­sen­ta a un per­so­na­je de ca­ce­ría: un hom­bre con bra­zos y pier­nas ex­ten­di­dos, en su mano iz­quier­da em­pu­ña una es­pe­cie de lan­za y con la de­re­cha otro po­si­ble ar­te­fac­to. Jun­to al ca­za­dor se apre­cia una se­rie de cua­drúpe­dos, in­ter­pre­ta­dos co­mo ve­na­dos.

Una de las de­fi­ni­cio­nes de los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­te que se tra­ta de una re­pre­sen­ta­ción de la dei­dad so­lar, en tan­to los ve­na­dos, de Ve­nus co­mo es­tre­lla de la ma­ña­na es­ce­ni­fi­can­do el na­ci­mien­to del sol. Al pie del gra­ba­do hay un círcu­lo de pie­dra a ma­ne­ra de al­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.