Crean dis­po­si­ti­vo pa­ra dar me­di­ca­men­to en 3 se­gun­dos

El ar­te­fac­to es si­mi­lar a un pe­que­ño ta­la­dro, el cual tie­ne agu­jas que lle­gan has­ta el hue­so y me­dian­te las que se ha­ce la trans­fu­sión de san­gre o fár­ma­cos pa­ra es­ta­bi­li­zar al pa­cien­te

Milenio Hidalgo - - Tendencias -

EB­lan­ca Va­la­dez/Mé­xi­co l de­sa­rro­llo de un dis­po­si­ti­vo en for­ma de ta­la­dro —con­for­ma­do con tres ti­pos de agu­jas— re­sul­ta una al­ter­na­ti­va pa­ra tras­fun­dir en so­lo tres se­gun­dos so­lu­cio­nes sa­li­nas, san­gre y sus­tan­cias mé­di­cas, va­lién­do­se de los hue­sos po­ro­sos en pa­cien­tes gra­ves con cho­ques car­dia­cos, hi­po­glu­cé­mi­cos o con que­ma­du­ras en has­ta 90 por cien­to del cuer­po, en quie­nes re­sul­ta im­po­si­ble co­lo­car­les tra­ta­mien­tos in­tra­ve­no­sos.

El apa­ra­to re­ci­be el nom­bre Arrow EZ-IO o Sis­te­ma de Ac­ce­so Vas­cu­lar In­traó­seo EZ-IO, y se di­se­ñó pa­ra que los pa­ra­mé­di­cos y cen­tros de ur­gen­cias ac­túen de ma­ne­ra in­me­dia­ta cuan­do se en­fren­tan a una emer­gen­cia en la cual re­sul­ta im­po­si­ble ca­na­li­zar por ve­nas y co­lo­car ca­te­tes pe­ri­fé­ri­cos, pa­ra es­ta­bi­li­zar a un pa­cien­te y, con ello, sal­var su vi­da, ex­pli­có Fran­cis­co J. Gon­zá­lez, di­rec­tor na­cio­nal de ven­tas de Te­le­flex, fir­ma que lo co­mer­cia­li­za.

Se­ña­ló que cuan­do el pa­ra­mé­di­co se en­fren­ta a si­tua­cio­nes de que­ma­du­ras de ter­cer gra­do —in­cluí­dos ca­sos de adul­tos ma­yo­res o de per­so­nas con ve­nas adel­ga­za­das por la qui­mio­te­ra­pia— efec­túan una téc­ni­ca muy pe­li­gro­sa ba­sa­da en tra­tar de in­gre­sar a las zo­nas po­ro­sas de los hue­sos con una he­rra­mien­ta, pro­pi­cian­do rup­tu­ra ósea; en ca­so de éxi­to se de­mo­ra más de 20 mi­nu­tos en apli­car el tra­ta­mien­to.

Se­ña­ló que con el EZ-IO bas­ta con po­ner en el ta­la­dro al­gu­na de las tres agu­jas de 15, 25 y 45 mi­lí­me­tros —de­pen­dien­do del hue­so— pa­ra su­mi­nis­trar en tres se­gun­dos las do­sis re­que­ri­das pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes, agen­tes FUN­CIÓN DEL 11 10 Pa­ra ex­traer­lo se usa una je­rin­ga es­té­ril co­mo man­go; se de­be co­lo­car en el co­nec­tor de la agu­ja, gi­rar­la en sen­ti­do de las agu­jas del re­loj y ti­rar ha­cia arri­ba. Re­ti­re el apó­si­to EZ-Sta­bli­zer Hú­me­ro pro­xi­mal anal­gé­si­cos co­mo la li­do­caí­na pa­ra dis­mi­nuir do­lor o evi­tar des­hi­dra­ta­ción. És­tas lle­gan de ma­ne­ra di­rec­ta al to­rren­te san­guí­neo y pro­te­gen el co­ra­zón.

Las es­truc­tu­ras po­ro­sas por don­de se pa­san los lí­qui­dos y tra­ta­mien­tos son el hú­me­ro y la ti­bia.

Des­ta­có que el ta­la­dro mé­di­co fa­ci­li­ta in­fun­dir en tres se­gun­dos las sus­tan­cias con la cual se es­ta­bi­li­za­rá al pa­cien­te en tan­to lle­ga al hos­pi­tal: “Cuen­ta con nu­me­ro­sos re­cep­to­res sen­so­ria­les que re­gis­tran las va­ria­cio­nes de pre­sión”, ya “no hay ne­ce­si­dad de apli­car fuer­za, se in­gre­sa con fa­ci­li­dad y sin rom­per los hue­sos”.

Gua­da­lu­pe Zu­ri­ta, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Te­le­flex Mé­xi­co, re­la­tó que do­cu­men­ta­ron el ca­so de un ni­ño que­ma­do —se me­tió a un ca­zo hir­vien­do de car­ni­tas— y la úni­ca op­ción que en­con­tra­ron pa­ra que su co­ra­zón no se pa­ra­li­za­ra fue pre­fun­dir­le so­lu­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas por la ti­bia: “Era ur­gen­te hi­dra­tar­lo, por­que de lo con­tra­rio es­ta­ba con­de­na­do a mo­rir y por ello se le pa­só una gran can­ti­dad de lí­qui­dos pa­ra que los te­ji­dos co­men­za­rán a re­ge­ne­rar­se en tan­to lle­ga­ra al hos­pi­tal”.

El ta­la­dro tie­ne un pre­cio de 3 mil 500 pe­sos, se pue­de usar 300 ve­ces y las agu­jas desecha­bles tie­nen un cos­to de mil 700 pe­sos. “Re­cién se uti­li­za en Mé­xi­co. Al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes prehos­pi­ta­la­rias y en am­bu­lan­cias, se ha com­pro­ba­do su eficacia in­clu­so, en­tre pa­cien­tes con cho­ques car­dia­cos o que­ma­dos”, des­ta­có

“El cien por cien­to se sal­va cuan­do se ac­túa de in­me­dia­to, de lo con­tra­rio se com­pli­ca el cua­dro de sa­lud del pa­cien­te y pue­de fa­lle­cer an­tes de lle­gar al hos­pi­tal”, di­jo Zu­ri­ta en la Fe­ria de la Sa­lud ce­le­bra­da en la Cá­ma­ra de Dipu­tados. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.