Mi­choa­ca­nos desa­rro­llan un bio­com­bus­ti­ble con no­pa­les

Es sus­ten­ta­ble y los re­si­duos que de­ja se usan pa­ra abono y com­pos­ta

Milenio Hidalgo - - Tendencias - Jan­net Ló­pez Pon­ce/Mé­xi­co

En Zitácuaro, Mi­choa­cán, dos cam­pe­si­nos es­tán in­no­van­do la for­ma de ha­cer com­bus­ti­bles sus­ten­ta­bles, con lo que es­pe­ran que en los pró­xi­mos años las ga­so­li­ne­ras se vean des­pla­za­das por cam­pos de no­pal.

Don Ro­ge­lio y don Toño con­so­li­da­ron la pri­me­ra plan­ta del mun­do en ge­ne­rar com­bus­ti­ble a ba­se del es­ta cac­tá­cea: No­pa­li­mex.

Fue ha­ce 10 años cuan­do Ro­ge­lio So­sa Ló­pez, pro­duc­tor de tor­ti­llas, co­men­zó a ana­li­zar una al­ter­na­ti­va pa­ra cu­brir su gas­to más fuer­te en el ne­go­cio: el com­bus­ti­ble y la elec­tri­ci­dad. “Fue co­mo em­pe­za­mos a re­co­ger el equi­po vie­jo que te­nía­mos por ahí y em­pe­za­mos a cons­truir la plan­ta”, con­tó don Toño a MILENIO, quien tra­ba­jó co­mo herrero, al­ba­ñil, car­pin­te­ro, elec­tri­cis­ta y co­mo em­plea­do de man­te­ni­mien­to en Pe­mex. Su­mó las ex­pe­rien­cias de ca­da em­pleo e ideó un pro­yec­to que die­ra re­sul­ta­dos, “y a prue­ba y error fui­mos en­con­trán­do­le fa­llas has­ta que lo­gra­mos pro­du­cir me­tano y ba­jar los cos­tos en­tre 40 y 50 por cien­to, di­ne­ro que se in­vier­te en me­jo­rar la plan­ta”, des­ta­có.

Así pa­só una dé­ca­da en­tre el cam­po y los sem­bra­díos de no­pal y gua­ya­ba, has­ta que el año pa­sa­do lo­gra­ron con­so­li­dar co­mo mar­ca for­mal No­pa­li­mex. Los ár­bo­les de gua­ya­ba, co­mo se es­pe­ra­ba, fue­ron sus­ti­tui­dos por no­pa­les que ayu­da­rán a se­guir con el pro­yec­to. La plan­ta cons­ta de dos hec­tá­reas en don­de se siem­bran los no­pa­les y se rea­li­za el pro­ce­so. Tam­bién es­tá ahí la tor­ti­lle­ría que se abas­te­ce de elec­tri­ci­dad, gas y la ma­te­ria pri­ma des­de el mis­mo lu­gar.

Don Toño ex­pli­có el pro­ce­so que pa­re­cie­ra sen­ci­llo, pe­ro re­quie­re de pre­ci­sión: pri­me­ro se mue­len los no­pa­les en una má­qui­na es­pe­cial que ge­ne­ra “co­mo un li­cua­do” que se en­vía a gran­des con­te­ne­do­res pa­ra mez­clar­lo con agua a 38 gra­dos, “tem­pe­ra­tu­ra ideal pa­ra que se de­sin­te­gre el no­pal y des­pren­da me­tano”.

Des­pués se man­da a con­te­ne­do­res de lim­pie­za de áci­dos sul­fú­ri­cos, se ex­trae el CO2 y se lo­gra una con­cen­tra­ción de me­tano de 96 por cien­to.

Pe­ro ade­más, don Toño pre­su­me que el pro­ce­so es com­ple­ta­men­te sus­ten­ta­ble. Los re­si­duos que se ge­ne­ran son agua con ex­trac­tos de no­pal que usan pa­ra re­gar los és­tos, y fi­bra que se usa co­mo abono o com­pos­ta, con la que ha­cen prue­bas pa­ra sem­brar rá­ba­nos.

Lo más im­por­tan­te de es­te pro­ce­so es que ge­ne­ra­ron un pro­yec­to que nun­ca idea­ron, es­te gas tam­bién fun­cio­na pa­ra los vehícu­los.

Des­de ha­ce un par de años, abas­te­cen dos au­tos de prue­ba con es­te gas. Ca­da car­ga de 4 mil 600 li­tros com­pri­mi­do a 2 ki­los y me­dio al­can­za a ren­dir has­ta 200 ki­ló­me­tros a una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 130 ki­ló­me­tros por ho­ra. El cos­to por li­tro es de 10 pe­sos.

Pa­ra 2018, No­pa­li­mex lo­gra­rá abas­te­cer con es­te com­bus­ti­ble a las pa­tru­llas, am­bu­lan­cias y au­tos de las áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas del go­bierno de Zitácuaro. “No­so­tros so­mos su pri­mer clien­te, el go­bierno de Zitácuaro va a ser el pri­me­ro del mun­do en mo­ver­se o en que sus vehícu­los se mue­van con no­pa­les, des­ta­có el al­cal­de del lu­gar, Car­los He­rre­ra. “Si hoy el go­bierno mu­ni­ci­pal con­su­me 11 mi­llo­nes de pe­sos en com­bus­ti­ble y la ten­den­cia de és­te en el mun­do es que au­men­te, no­so­tros con el con­ve­nio con No­pa­li­mex, va­mos a re­du­cir en 40 por cien­to el cos­to del con­su­mo”.

Los au­tos tie­nen que equi­par­se con un pe­que­ño tan­que pa­ra que se al­ma­ce­ne el bio­gás, un va­po­ri­za­dor y un con­te­ne­dor de ni­tró­geno que per­mi­te po­ten­cia­li­zar la car­ga. Por lo que el al­cal­de pre­ci­só que los pri­me­ros dos años, el aho­rro se­ría de 30 por cien­to y no de 40, pues el res­to se em­plea­ría pa­ra el equi­pa­mien­to de la flo­ti­lla de vehícu­los. “Pe­ro no in­ver­ti­re­mos ni un pe­so en eso, del pro­pio aho­rro po­drá pa­gar­se”.

De acuer­do con don Ro­ge­lio, due­ño del pro­yec­to, el go­bierno es­ta­tal es­tá in­tere­sa­do en in­ver­tir y se­rá quien pa­gue el equi­po que re­quie­ren pa­ra pro­du­cir la can­ti­dad de bio­gás su­fi­cien­te pa­ra con­cre­tar el con­ve­nio.

Ade­más, ha­ce una se­ma­na, un gru­po de es­pa­ño­les via­jó has­ta Ce­mém­ba­ro, la lo­ca­li­dad de Zitácuaro en don­de se ubi­ca la plan­ta pa­ra co­no­cer el pro­yec­to. Se ofre­cie­ron a in­ver­tir y bus­car clien­tes a es­ca­la in­ter­na­cio­nal.

JOR­GE GON­ZÁ­LEZ

Sem­bra­dío de la cac­tá­cea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.