Ai­re del bos­que en­la­ta­do, nue­vo ne­go­cio de chi­na

Milenio Hidalgo - - Tendencias -

Apesar de que el pri­mer mi­nis­tro chino, Li Ke­qiang, se com­pro­me­tió a ga­ran­ti­zar que los cie­los azu­les nun­ca se con­ver­ti­rán en un lu­jo en el país, una em­pre­sa res­pal­da­da por el Es­ta­do ha­ce ne­go­cio ven­dien­do la­tas con ai­re fres­co de un bos­que del oes­te de esa na­ción.

Ca­da la­ta dis­po­ne de dos mi­nu­tos de uso inin­te­rrum­pi­do de ai­re fres­co y cues­ta 48 yua­nes (130 pe­sos, apro­xi­ma­da­men­te).

Des­de co­lla­res que fil­tran el ai­re has­ta cal­ce­ti­nes an­ti­es­mog, las em­pre­sas chi­nas es­tán pro­mo­cio­nan­do pro­duc­tos in­no­va­do­res, por no de­cir ex­tra­ños, pa­ra unos con­su­mi­do­res ca­da vez más preo­cu­pa­dos por la ca­li­dad del ai­re que respiran.

Al cie­rre de la reunión anual del Par­la­men­to el miér­co­les, el pri­mer mi­nis­tro di­jo que la con­ta­mi­na­ción del ai­re de­be ser con­tro­la­da y que los cie­los azu­les nun­ca de­be­rían ser un lu­jo.

Las aler­tas por es­mog son co­mu­nes en el nor­te de Chi­na, es­pe­cial­men­te du­ran­te los fríos in­vier­nos, cuan­do es muy di­fí­cil en­con­trar en el mer­ca­do más­ca­ras pa­ra pro­te­ger­se de la con­ta­mi­na­ción. “Mon­ta­mos una fá­bri­ca en Ning­dong Fo­rest Park, en la pro­vin­cia de Shaan­xi, y com­pri­mi­mos el ai­re di­rec­ta­men­te en el en­va­se”, re­la­tó Zhai Wen­jun, ge­ren­te de ven­tas de San­qin Fo­rest In­dustry, la fir­ma que co­mer­cia­li­za los pro­duc­tos y que ade­más cuen­ta con el res­pal­do de la agen­cia fo­res­tal lo­cal. “Los con­su­mi­do­res se sen­ti­rán co­mo si es­tu­vie­ran res­pi­ran­do en el bos­que”, des­ta­có.

A pe­sar de las crí­ti­cas ge­ne­ra­li­za­das en Wei­bo, el chino Twitter, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Shaan­xi in­for­ma­ron que el pri­mer lo­te de ai­re en­la­ta­do ha­bía si­do ven­di­do com­ple­ta­men­te. “El ai­re me re­cuer­da al bos­que”, di­jo un usua­rio en Tao­bao, el si­tio web de com­pras por in­ter­net más po­pu­lar en­tre los con­su­mi­do­res de Chi­na.

En tan­to, una fir­ma res­pal­da­da por el gi­gan­te del co­mer­cio elec­tró­ni­co JD.com ven­de co­lla­res con mi­cro fil­tros de ai­re a un pre­cio de 699 yua­nes. Los co­mer­cian­tes de Tao­bao tam­bién ofre­cen cal­ce­ti­nes y cos­mé­ti­cos que, ase­gu­ran, pro­te­gen la piel del es­mog, así co­mo un som­bre­ro que tie­ne un fil­tro de ai­re.

REUTERS

Nu­be de es­mog en ese país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.