Aca­ri­ciar es­cor­pio­nes

Milenio Hidalgo - - Tendencias - Pau­li­na Ri­ve­ro We­ber

Al igual que to­da fá­bu­la, una de és­tas en la que un escorpión pi­de ayuda a una tor­tu­ga pa­ra cru­zar el río no ha­bla de eto­lo­gía, sino del ca­rác­ter éti­co de los se­res hu­ma­nos. Ya que di­sien­to de las in­ter­pre­ta­cio­nes usua­les acer­ca de és­ta me in­tere­sa cues­tio­nar­la.

To­dos te­ne­mos un ca­rác­ter éti­co que pue­de man­te­ner­se en cons­tan­te cam­bio y por lo mis­mo en cre­ci­mien­to o que pue­de en­du­re­cer­se y que­dar ata­do a ideas y costumbres mo­ra­les fi­jas. Cuan­do es­to úl­ti­mo su­ce­de, re­sul­ta muy di­fí­cil trans­for­mar­lo. Pue­de lo­grar­se a tra­vés de la dis­ci­pli­na en nue­vas costumbres, pe­ro mien­tras más tiem­po pa­sa an­qui­lo­sa­do, más ar­duo es cam­biar­lo, pues se asi­mi­la a nues­tra pro­pia na­tu­ra­le­za. Ese an­qui­lo­sa­mien­to es re­tra­ta­do en la fá­bu­la del escorpión y la tor­tu­ga co­mo si fue­ra inevi­ta­ble.

En un ini­cio la tor­tu­ga se mues­tra re­ti­cen­te a ac­ce­der a la pe­ti­ción del escorpión: “Si te car­go pa­ra que cruces el río me pi­ca­rás y mo­ri­ré”. El escorpión res­pon­de: “¿Có­mo po­dría yo pi­car­te? Si lo hi­cie­ra los dos mo­ri­ría­mos aho­ga­dos”. Con­ven­ci­da, la tor­tu­ga per­mi­te al el escorpión mon­tar en su ca­pa­ra­zón; al cru­zar el río el escorpión la pi­ca. An­te el re­cla­mo de ella, an­tes de mo­rir aho­ga­do al­can­za a de­cir: “Yo no pu­de evi­tar­lo: es­tá en mi na­tu­ra­le­za”.

La fá­bu­la re­sul­ta cho­can­te por­que pa­ra los ani­ma­les hu­ma­nos tan­to co­mo pa­ra los no hu­ma­nos el apren­di­za­je es aún más fun­da­men­tal que la pro­gra­ma­ción ge­né­ti­ca. El ca­rác­ter es por ello mol­dea­ble y so­lo de­ja de ser­lo cuan­do el in­di­vi­duo queda fi­jo en una so­la for­ma de ser, lo cual si bien es usual, no es ni ge­né­ti­co ni inevi­ta­ble: de­pen­de de la edu­ca­ción.

A una per­so­na-escorpión pue­de evi­tár­se­le o bien en­se­ñar­le que al­gu­nas ve­ces no ha­ce fal­ta pi­car. Des­pués de to­do ¿có­mo no sen­tir com­pa­sión por un ser al que na­die se atre­ve a aca­ri­ciar? Tra­tar con un escorpión re­quie­re pru­den­cia, pe­ro tam­bién com­pa­sión: com-par­tir lo que acon­te­ce a otro es el pri­mer pa­so pa­ra apren­der a amar­le tal cual es.

Es pre­ci­so ayu­dar a es­cor­pio­nes a cru­zar el río: qui­zá al­gún día se de­jen aca­ri­ciar. To­do es co­sa de no ol­vi­dar el me­jor sue­ro an­ti escorpión: la com­pren­sión del do­lor y la so­le­dad de quien di­fí­cil­men­te per­mi­te una ca­ri­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.