De­par­ta­men­to de Be­cas

Milenio Hidalgo - - Ciudad Y Región -

¿:fe­fZ\e ZXjfj [fe[\ \c a\]\ les da cham­ba a sus ami­gos? FaXc} ef j\X d}j Zfd’e [\ lo que pien­so, por­que esa prác­ti­ca se con­vier­te en al­go bas­tan­te pe­li­gro­so pa­ra la em­pre­sa don­de se eje­cu­ta, y a ve­ces has­ta que­bran­ta la amis­tad :D.

Re­gu­lar­men­te, el ‘brot­her’ del je­fe­ci­to co­mien­za sus la­bo­res des­de una zo­na de con­fort, aho­rrán­do­se el ca­mino, pues la cer­ca­nía le per­mi­te no em­pe­zar de ce­ro con la con­fian­za, y eso op­ti­mi­za pa­ra el be­ne­fi­cio co­lec­ti­vo en muy po­cos ca­sos.

El com­pro­mi­so en ese ti­po de re­la­cio­nes se de­be quin­tu­pli­car de aba­jo ha­cia arri­ba (por­que el ami­go lí­der ya cum­plió dán­do­le tra­ba­jo al ami­go em­plea­do). Ha­bla­mos de au­men­tar no so­lo la leal­tad, el res­pe­to y la co­mu­ni­ca­ción, sino pri­mor­dial­men­te la pro­duc­ti­vi­dad: que el su­bor­di­na­do sea ca­paz de ge­ne­rar me­jo­res re­sul­ta­dos que las per­so­nas que es­ta­rían en su lu­gar. CXd\ekXYc\d\ek\# \e cX dXp­fría de los ca­sos, el em­plea­do es ab­sor­bi­do por la co­mo­di­dad de es­tar en el co­ra­zón de quien da las ór­de­nes: ba­ja su ren­di­mien­to día a día, so­lo cu­bre su ho­ra­rio, ha­ce lo jus­to o me­nos y se va; co­mo­di­dad pu­ra, da­ñi­na.

El pro­ble­ma se agra­va cuan­do son más de uno, cuan­do se de­bi­li­ta el gru­po de tra­ba­jo su­man­do \jcXY­fe\j hl\ ef [Xi}e jl d}o`mo, cuan­do se tie­ne que ca­mu­fla­jear los re­sul­ta­dos pa­ra ha­cer el pa­ro, cuan­do se va lle­nan­do de “be­ca­dos” el de­par­ta­men­to.

Mi re­co­no­ci­mien­to apar­te pa­ra esos ami­gos de je­fes que sí res­pon­den con en­tre­ga y pro­duc­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.