Ob­se­sio­nes de Kaf­ka, en una ópe­ra

La obra de György Kur­tág es muy com­ple­ja des­de el pun­to de vis­ta mu­si­cal, y tam­bién tie­ne un pe­so dra­má­ti­co muy fuer­te, afir­ma la so­prano me­xi­ca­na Ira­se­ma Te­rra­zas

Milenio Hidalgo - - Cultura -

HXa­vier Qui­rar­te/Mé­xi­co ace un par de años, cuan­do fue a re­ci­bir a Es­pa­ña el Pre­mio Fun­da­ción BBVA Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to, an­te la pre­gun­ta de si se ha­bía pro­pues­to de­jar de la­do la téc­ni­ca pa­ra en­con­trar su voz, el hún­ga­ro György Kur­tág (1926) re­pu­so de ma­ne­ra es­cue­ta: “Eso es, to­tal­men­te”. Y al in­qui­rir­le so­bre Frag­men­tos de Kaf­ka, ópe­ra pa­ra voz y vio­lín, sim­ple­men­te co­men­tó: “Es una de mis me­jo­res obras”.

Ópe­ra de cá­ma­ra fue­ra de se­rie, la com­po­si­ción se pre­sen­ta­rá el 18 de no­viem­bre a las 19:00 ho­ras en la Sa­la Ju­lián Ca­rri­llo de Ra­dio UNAM, en el mar­co del Fes­ti­val Vér­ti­ce. Ex­pe­ri­men­ta­ción y Van­guar­dia, or­ga­ni­za­do por Cul­tu­ra UNAM. Obra muy com­ple­ja des­de el pun­to de vis­ta mu­si­cal, tam­bién tie­ne un pe­so dra­má­ti­co muy fuer­te, in­di­ca en en­tre­vis­ta la so­prano Ira­se­ma Te­rra­zas, quien com­par­ti­rá el es­ce­na­rio con el vio­li­nis­ta Hum­ber­to Ló­pez. “Es una obra ca­si tea­tral por­que es­tá ba­sa­da en mi­cro­pie­zas, son co­mo cé­lu­las ex­pre­si­vas —ex­pli­ca la can­tan­te—. Son 40 frag­men­tos, al­gu­nos muy bre­ves, de un mi­nu­to o me­nos, y otros que se ex­tien­den a sie­te u ocho mi­nu­tos. So­lo son dos in­tér­pre­tes en es­ce­na: el vio­li­nis­ta y la so­prano”.

La can­tan­te, que abar­ca los ám­bi­tos del con­cier­to sin­fó­ni­co con voz so­lis­ta, la ópe­ra, la mú­si­ca de cá­ma­ra y el tea­tro, re­fie­re que Frag­men­tos de Kaf­ka “exi­ge el uso de téc­ni­cas ex­ten­di­das, tan­to vo­cal co­mo ins­tru­men­tal­men­te. Por ha­blar de lo vo­cal, el com­po­si­tor re­quie­re co­sas poco co­mu­nes, gran­des exi­gen­cias, so­bre to­do si to­ma­mos en cuen­ta que to­das apa­re­cen en la mis­ma obra. Si a ve­ces en­con­tra­mos es­tos re­cur­sos en obras se­pa­ra­das, aquí es ca­si co­mo un com­pen­dio de to­dos es­tos re­cur­sos”.

Por ejem­plo, agre­ga la can­tan­te, “no po­ne com­pa­ses, lo cual au­men­ta la di­fi­cul­tad. De pron­to po­ne a la so­prano a leer en la cla­ve de Do en ter­ce­ra, que es la cla­ve de con­tra­al­to, lo que aña­de una di­fi­cul­tad por­que las so­pra­nos nun­ca la uti­li­za­mos. Re­cu­rre al sprechg­sang, tér­mino en ale­mán que se pue­de tra­du­cir al­go así co­mo can­to ha­bla­do, que es ca­si co­mo una ex­ten­sión del ha­bla”. ¿De dón­de pro­vie­nen los tex­tos? Fue­ron to­ma­dos de la co­rres­pon­den­cia de Kaf­ka. Su­po­ne­mos que el com­po­si­tor los eli­gió por­que en cier­ta for­ma le ha­bla­ban a él, co­mo una es­pe­cie de sín­te­sis au­to­bio­grá­fi­ca. Kaf­ka es un au­tor que lla­ma la aten­ción de cual­quier ge­ne­ra­ción, en par­ti­cu­lar es­tos tex­tos que, por la par­ti­cu­la­ri­dad de ser mi­cro­pie­zas, tie­nen un in­te­rés ex­tra. No es una tra­ma li­neal, sino frag­men­tos que a ve­ces tie­nen una car­ga de in­tros­pec­ción o to­do lo con­tra­rio. Pue­de ser una ima­gen di­rec­ta y pe­ne­tran­te o una re­fle­xión poé­ti­ca, co­mo cuan­do di­ce: ‘Es­con­di­tes hay in­nu­me­ra­bles, sal­va­ción so­lo una; pe­ro po­si­bi­li­da­des de la sal­va­ción hay tan­tas co­mo es­con­di­tes’”. No tie­ne el apo­yo de una or­ques­ta o un gru­po de cá­ma­ra Sí, es un gran re­to ha­cer mú­si­ca con un so­lo in­tér­pre­te que no es un pia­nis­ta (los can­tan­tes so­le­mos ha­cer­lo con él por ser un ins­tru­men­to po­li­fó­ni­co que sos­tie­ne nues­tro can­to). En es­te ca­so el vio­lín es­tá en un re­gis­tro que se pa­re­ce a la voz hu­ma­na de la te­si­tu­ra so­prano. Lo que no­so­tros pre­sen­ta­mos al pú­bli­co tie­ne que ser de ex­tre­mo cui­da­do, muy pu­li­do, pa­ra que se com­pren­da lo que quie­re el com­po­si­tor. ¿Es una obra muy des­gas­tan­te? ¡En reali­dad sí lo es! Y lo di­go rién­do­me, por­que no me pe­sa, pe­ro sí es una de las obras más di­fí­ci­les de rea­li­zar que yo ha­ya he­cho por­que to­do es­tá muy con­den­sa­do. Y co­mo en nin­gún mo­men­to des­can­san ni el vio­lín ni la voz, te­ne­mos que es­tar con­cen­tra­dos al cien­to por cien­to to­do el tiem­po pa­ra sos­te­ner la obra. ¿El vio­li­nis­ta tam­bién ac­túa? Sí, es una es­pe­cie de en­te es­cé­ni­co, si lo que­re­mos ver de esa ma­ne­ra. Es di­fí­cil de­fi­nir la lí­nea di­vi­so­ria en­tre lo que es ac­tua­ción o un per­for­man­ce. En reali­dad es­ta­mos ha­cien­do una pro­pues­ta bas­tan­te sui gé­ne­ris, en la cual de pron­to se nos pue­de ver co­mo mú­si­cos, tal cual, o de re­pen­te co­mo unos per­so­na­jes in­mer­sos en el sen­ti­do que que­re­mos dar­le a la pro­pues­ta. El vio­li­nis­ta tie­ne su atril y su par­ti­tu­ra, pe­ro es un en­te es­cé­ni­co.

El au­tor “lla­ma la aten­ción de cual­quier ge­ne­ra­ción”, co­men­ta la in­tér­pre­te

¿Qué le mue­ve a par­ti­ci­par en es­tos pro­yec­tos de ópe­ra con­tem­po­rá­nea? Se me ha in­vi­ta­do mu­cho a es­tre­nar ópe­ras de re­per­to­rio con­tem­po­rá­neo. Es­to me agra­da mu­cho, por­que dar ca­bi­da y voz a las crea­cio­nes re­cien­tes de­be ser una ta­rea de to­do in­tér­pre­te. Yo sien­to mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad al ha­cer Frag­men­tos de Kaf­ka, no so­la­men­te por la di­fi­cul­tad mu­si­cal y por el re­to que im­pli­ca es­cé­ni­ca­men­te, sino por­que es una obra que ra­ra­men­te se va a es­cu­char en Mé­xi­co. Sin em­bar­go, es una ópe­ra em­ble­má­ti­ca de la úl­ti­ma épo­ca. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.