La cró­ni­ca es lo me­jor de la li­te­ra­tu­ra me­xi­ca­na: Sef­cho­vich

La in­ves­ti­ga­do­ra re­vi­sa el gé­ne­ro; ac­tual­men­te es­tá alu­ci­na­do con la vio­len­cia, afir­ma

Milenio Hidalgo - - Cultura - Je­sús Ale­jo San­tia­go/Mé­xi­co

La cró­ni­ca me­xi­ca­na con­tem­po­rá­nea atra­vie­sa un gran mo­men­to, pe­ro al mis­mo tiem­po es­tá “alu­ci­na­da con la vio­len­cia, pa­ra des­cri­bír­te­la, pa­ra ir y mi­rar las co­sas que su­ce­den y no ir más allá”, ase­gu­ra Sa­ra Sef­cho­vich, au­to­ra de Vi­da y mi­la­gros de la cró­ni­ca en Mé­xi­co (Océano, 2017). “Eso le es­tá pa­san­do a la no­ve­la y a la cró­ni­ca, y es­pe­ro que pa­se pron­to, pa­ra que lle­gue un ti­po en el que ha­ya al­go más de lo que se ve a sim­ple vis­ta si yo me ins­ta­lo dos se­ma­nas en Cu­lia­cán u ocho días en Ayot­zi­na­pa”, ase­gu­ra la so­ció­lo­ga e his­to­ria­do­ra a MI­LE­NIO.

En el li­bro, Sef­cho­vich ofre­ce un re­co­rri­do his­tó­ri­co des­de el Po­pol Vuh y Her­nán Cor­tés, has­ta los au­to­res de hoy, con una pro­pues­ta en la que bus­ca re­es­truc­tu­rar nues­tra idea de la li­te­ra­tu­ra me­xi­ca­na con la lec­tu­ra de sus cro­nis­tas más no­ta­bles, ba­jo una cer­te­za: “Lo me­jor de la li­te­ra­tu­ra me­xi­ca­na es­tá en la cró­ni­ca. Es un gé­ne­ro muy me­xi­cano: na­ció en un país en el que a los lec­to­res es lo que les ha gus­ta­do re­ci­bir. Se pue­de de­cir que en Amé­ri­ca La­ti­na es muy usa­do, pe­ro en tiem­pos mu­cho más re­cien­tes. La ver­da­de­ra gran­de­za del gé­ne­ro ra­di­ca en la preo­cu­pa­ción que he­mos te­ni­do en la cul­tu­ra me­xi­ca­na por sa­ber quié­nes so­mos, qué es el país en el que vi­vi­mos”.

Des­de la pers­pec­ti­va de la tam­bién escritora, re­sul­ta­ba ne­ce­sa­rio re­fle­xio­nar un poco más acer­ca del gé­ne­ro, más allá de pro­du­cir an­to­lo­gías que son im­por­tan­tes pa­ra co­no­cer lo que se ha­ce en un lu­gar o en otro: sa­ber cuá­les son las di­fe­ren­cia en­tre la cró­ni­ca de un país y de otro, en­tre un au­tor y otro, en­tre una épo­ca y otra, “no na­da más me­ter­te en los ejem­plos”. “En Mé­xi­co te­ne­mos ex­ce­len­tes no­ve­las y poe­mas, pe­ro no to­das lo son; en cam­bio, la cró­ni­ca, co­mo gé­ne­ro, es to­do él ex­ce­len­te, aun­que ha­brá al­gu­nas que no y ex­po­nen­tes que pue­das qui­tar. No ha­bla­mos de in­di­vi­duos ni de tex­tos ais­la­dos, sino de un gé­ne­ro que, his­tó­ri­ca­men­te, es el me­jor: el más com­ple­to, el más di­ver­so, el me­jor es­cri­to”, des­ta­ca Sef­cho­vich.

Una tra­di­ción

En Vi­da y mi­la­gros de la cró­ni­ca en Mé­xi­co bus­ca de­mos­trar su cer­te­za de que “lo me­jor de la li­te­ra­tu­ra me­xi­ca­na es­tá en la cró­ni­ca”, a par­tir de va­rios con­cep­tos que va des­cri­bien­do en las pá­gi­nas del li­bro, co­mo el he­cho de que lo que más con­tri­bu­yó a su de­sa­rro­llo, es que “na­die le ha­bía da­do ma­yor im­por­tan­cia”.

Aña­de: “Quie­nes la es­cri­bie­ron no sin­tie­ron en­ci­ma el pe­so que per­ci­be quien ha­ce una no­ve­la o un poe­ma. Con la cró­ni­ca no hay ese pro­ble­ma, nun­ca lo hu­bo, por­que na­die le da­ba im­por­tan­cia al gé­ne­ro: si Her­nán Cor­tés le que­ría es­cri­bir al rey, lo ha­cía; si Ber­nal Díaz del Castillo que­ría con­tar lo que vio, lo es­cri­bía pa­ra quie­nes lo qui­sie­ran leer y na­die más”.

Gui­ller­mo Prie­to, Luis Gon­zá­lez Obre­gón, Al­fon­so Re­yes, Ri­car­do Po­zas y Car­los Mon­si­váis son al­gu­nos de los au­to­res que apa­re­cen en las pá­gi­nas del li­bro, quie­nes apro­ve­cha­ron la li­ber­tad te­má­ti­ca, en ex­ten­sión, en la ma­ne­ra de es­cri­bir, de ar­mar la es­truc­tu­ra, y “eso es lo que aca­bó ha­cién­do­lo tan bueno”. “La cró­ni­ca, a di­fe­ren­cia de la no­ve­la, se ha plan­tea­do re­co­ger la reali­dad y mos­trár­te­la a ti co­mo lec­tor. En el li­bro ex­pli­co por qué no es to­tal­men­te po­si­ble: la ra­zón es que des­de el mo­men­to en que eres in­ter­me­dia­rio en­tre la reali­dad y la pa­la­bra, sim­ple­men­te con que la or­de­nes y la or­ga­ni­ces a par­tir de lo que te fi­jas y vie­ne de tu cul­tu­ra, de tus in­tere­ses y tu ma­ne­ra de ser, no va a ser to­da la reali­dad”.

Des­de la pers­pec­ti­va de Sef­cho­vich, esos au­to­res sub­vir­tie­ron el sen­ti­do de lo que era el gé­ne­ro no so­lo al re­co­ger la reali­dad, sino tam­bién al in­ter­pre­tar­la y ofre­cer po­si­bles ca­mi­nos pa­ra cam­biar aque­llo que no ser­vía. “Co­mo de­cía Mon­si­váis: no es que to­dos los pun­tos de vis­ta se val­gan se­gún el que tú veas; los hay que re­pre­sen­tan me­jo­res cau­sas pa­ra la so­cie­dad me­xi­ca­na, y esa fue su gran­de­za mo­ral. Eso no lo ha he­cho na­die des­pués y no lo ha­bía he­cho na­die an­tes”.

Vi­da y mi­la­gros... ha­bla so­bre un gé­ne­ro li­te­ra­rio o pe­rio­dís­ti­co, pe­ro al mis­mo tiem­po res­pon­de a las ne­ce­si­da­des de una so­cie­dad: “Es una ob­se­sión me­xi­ca­na sa­ber quié­nes so­mos, de dón­de ve­ni­mos, ha­cia dón­de va­mos, cuál es el ca­mino. Esas pre­gun­tas las plan­tean des­de los gran­des fi­ló­so­fos y poe­tas, has­ta el más ele­men­tal cro­nis­ta. Por eso es un gé­ne­ro ab­so­lu­ta­men­te me­xi­cano”, a de­cir de Sef­cho­vich.

JOR­GE CARBALLO

Sa­ra Sef­cho­vich, escritora.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.