“Me­xi­ca­nos de­ben cui­dar su sa­lud co­mo si fue­ra su ce­lu­lar”

Un ci­ru­jano es­pe­cia­li­za­do se­ña­la que pa­ra de­te­ner la epi­de­mia de dia­be­tes en el país es ne­ce­sa­rio fo­men­tar la edu­ca­ción y tam­bién me­jo­rar los há­bi­tos

Milenio Hidalgo - - Tendencias - Ra­fael Mon­tes y Se­le­ne Flores/

Ra­fael Ál­va­rez Cor­de­ro, ci­ru­jano es­pe­cia­li­za­do en obe­si­dad, ase­gu­ró que pa­ra de­te­ner la epi­de­mia de dia­be­tes que afec­ta a Mé­xi­co es ne­ce­sa­rio fo­men­tar edu­ca­ción pa­ra la sa­lud des­de las es­cue­las pri­ma­rias y que las per­so­nas apren­dan a cui­dar­se tan­to co­mo lo ha­cen con su te­lé­fono ce­lu­lar.

Mé­xi­co, se­gún el in­for­me “Pa­no­ra­ma de la Sa­lud 2017” di­fun­di­do por la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), ocu­pa el pri­mer lu­gar de ca­sos con dia­be­tes en­tre los 36 paí­ses miem­bros. Más de 100 mil per­so­nas mue­ren ca­da año a cau­sa de esa en­fer­me­dad, pe­ro la po­bla­ción no es cons­cien­te de que es su res­pon­sa­bi­li­dad cui­dar­se, ad­vir­tió Ál­va­rez Cor­de­ro en en­tre­vis­ta con mo­ti­vo del fo­ro de MI­LE­NIO “Mu­je­res y dia­be­tes” que se lle­va a ca­bo hoy. “Cuan­do yo le pre­gun­to a una per­so­na ‘¿qué es pa­ra us­ted la emer­gen­cia epi­de­mio­ló­gi­ca de la dia­be­tes?’, me di­cen: ‘Creo que la Se­cre­ta­ría de Sa­lud tie­ne que ha­cer al­go’, y sí, tie­ne que ha­cer­lo, pe­ro la gen­te no es­tá cons­cien­te de que ve­lar por su bie­nes­tar es lo úni­co que la va a sal­var. ¡Que ca­da me­xi­cano cui­de su sa­lud co­mo cui­da su ce­lu­lar!”, ex­pre­só.

Ma­los há­bi­tos

En el en­cuen­tro, di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas de­ba­ti­rán cau­sas, consecuencias, tra­ta­mien­tos y la ma­ne­ra de pre­ve­nir la dia­be­tes, prin­ci­pal­men­te en las me­xi­ca­nas, ya que 70 por cien­to de ellas pa­de­ce so­bre­pe­so u obe­si­dad, los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go pa­ra desa­rro­llar la en­fer­me­dad.

Ál­va­rez Cor­de­ro opi­nó que la cla­ve es­tá en edu­car. “En las es­cue­las de­be ha­ber esa ins­truc­ción. Hay una ma­te­ria que se lla­ma edu­ca­ción pa­ra la sa­lud que no se da en es­te mo­men­to en las pri­ma­rias, en­ton­ces, un ni­ño sa­be cuál es la ca­pi­tal de Ar­gen­ti­na, pe­ro no sa­be có­mo fun­cio­na su es­tó­ma­go”, re­pro­chó.

Ade­más, di­jo que se de­be co­men­zar a diag­nos­ti­car esa en­fer­me­dad en to­das las per­so­nas con fa­mi­lia­res afec­ta­dos. “Si tie­nen un fa­mi­liar en­fer­mo, tie­nen que ir al la­bo­ra­to­rio. ‘No ten­go sín­to- mas’, ale­gan. No im­por­ta que no ten­gan al­gún sín­to­ma, si tie­nen un fa­mi­liar con dia­be­tes —pa­pás o abue­los—, ne­ce­si­tan ana­li­zar­se pa­ra ver si ya desa­rro­lla­ron el pa­de­ci­mien­to”, re­cal­có.

El es­pe­cia­lis­ta opi­nó que a los ni­ños con so­bre­pe­so hay que en­se­ñar­les a ali­men­tar­se de ma­ne­ra co­rrec­ta y a ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca pa­ra que no desa­rro­llen dia­be­tes muy jó­ve­nes. “En nues­tra cul­tu­ra se cree que un hi­jo con dos o tres años al es­tar gor­di­to es una ma­ni­fes­ta­ción de sa­lud, pe­ro des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co sa­be­mos que a los tres años esos ni­ños ya pre­sen­tan sín­dro­me me­ta­bó­li­co y re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, ya tie­nen el ger­men de lo que va a ser la dia­be­tes más ade­lan­te”.

Ma­la ali­men­ta­ción

Ál­va­rez Cor­de­ro co­men­tó que las cau­sas que han oca­sio­na­do que el pro­ble­ma de la dia­be­tes ha­ya des­pun­ta­do en el mun­do en­te­ro son la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, la ma­la ali­men­ta­ción fo­men­ta­da por la co­mi­da rá­pi­da y que es una en­fer­me­dad si­len­cio­sa. “Aho­ra prác­ti­ca­men­te na­die ca­mi­na ni ha­ce ejer­ci­cio fí­si­co o de­por­te, en­ton­ces acu­mu­lan mu­chas ca­lo­rías y poco gasto de ca­lo­rías en ac­ti­vi­dad fí­si­ca ge­ne­ra obe­si­dad y, con ella, la pro­pen­sión a desa­rro­llar dia­be­tes”, se­ña­ló el ci­ru­jano.

Al res­pec­to, la maes­tra Mó­ni­ca Hur­ta­do, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción que tam­bién com­par­ti­rá sus ex­pe­rien­cias es­te miércoles en MI­LE­NIO Fo­ros, coin­ci­dió en que se tra­ta de “una en­fer­me­dad si­len­cio­sa, no nos cau­sa rui­do, no nos pro­vo­ca al­gún ma­les­tar apa­ren­te; sin em­bar­go, la per­so­na em­pie­za a te­ner can­san­cio, em­pie­za a te­ner pro­ble­mas. No duer­me bien, em­pie­za a te­ner mu­cha sed, co­me sin sa­ciar­se y to­do es­to oca­sio­na que los ni­ve­les de la glu­co­sa se in­cre­men­ten en nues­tro cuer­po”.

La nu­trió­lo­ga des­ta­có que la ma­yo­ría de las per­so­nas afec­ta­das por es­te pa­de­ci­mien­to no lo de­tec­ta a tiem­po, lo que en mu­chos ca­sos re­du­ce su ex­pec­ta­ti­va de vi­da a so­lo 10 años. “La dia­be­tes no va a di­fe­ren­ciar ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co, no di­fe­ren­cia se­xo y tam­po­co era di­fe­ren­cian­do la edad”, agre­gó en el con­tex­to del día mun­dial con­tra esa en­fer­me­dad, que se ce­le­bró ayer.

ES­PE­CIAL

La ma­la ali­men­ta­ción fo­men­ta­da por la co­mi­da rá­pi­da es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de obe­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.