¿QUIÉN NE­CE­SI­TA UNA CAJA DE SEGURIDAD?

La Sei­do ya le pu­so tra­bas a los mil 500 usua­rios de las ca­jas de seguridad en Can­cún pa­ra de­vol­ver­les sus chu­chu­lu­cos. Aho­ra re­sul­ta que si di­cha caja tie­ne más de 250 mil pe­sos en efec­ti­vo, tie­nen que via­jar a la CdMx por ella (¿eh?, ¿y no se va a per­de

Milenio Hidalgo - - ¡hey! - Gui­ller­mo GUE­RRE­RO

Caja fuer­te de abue­li­to

Des­de tiem­pos in­me­mo­ria­bles los ve­ne­ra­bles an­cia­nos sa­ben que es­te es el lu­gar per­fec­to pa­ra guar­dar el Don Pe­dro y el Bo­ba­di­lla 103. Pe­ro no va­ya us­ted a guar­dar aquí las jo­yas, no sea bru­to, es­to es so­lo el dis­trac­tor pa­ra es­con­der­las en al­gún bo­te de la ala­ce­na, el lu­gar más se­gu­ro de la ca­sa. ¡Las ma­más lo re­co­mien­dan!

Di­ne­ro en el col­chón

En al­gún mo­men­to se per­dió la sa­na cos­tum­bre de echar los aho­rros aba­jo del col­chón (se­gu­ra­men­te cuan­do se die­ron cuen­ta de que dor­mir so­bre me­dio mi­llón de pe­sos era lo más an­ti­or­to­pé­di­co del mun­do). Hoy es el mo­men­to de re­to­mar esa tra­di­ción: es el lu­gar ideal pa­ra po­ner sus Pa­na­ma Pa­pers. ¿Quién pen­sa­ría que aba­jo de sus sá­ba­nas al­mi­do­na­das tie­ne sus ac­cio­nes offs­ho­re?

En el es­co­te

¿Tie­ne 250 mil pe­sos que es­con­der y le da mie­do de­jar­los en un ce­no­te de Quin­ta­na Roo? ¡Pón­ga­los en su se­no­te! No hay na­da me­jor que car­gar pa­ra to­dos la­dos con su for­tu­na y, en es­tos tiem­pos del aco­so, es­ta­ría muy mal vis­to que los hom­bres vol­tea­ran a ver su pe­cho­na­li­dad (y me­nos que le me­tan mano). ¡Las abue­li­tas lo sa­bían!

El re­to del ga­rra­fón

Cam­bie to­da su for­tu­na en mo­ne­das de a 10 pe­sos y lle­ne ga­rra­fo­nes con ellas. ¿Qué la­drón en su sano jui­cio qui­sie­ra que­brar­se la es­pal­da car­gan­do se­me­jan­te al­can­cía?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.