Pren­sa: to­do en ne­ga­ti­vo y to­dos tan con­ten­tos

Milenio Hidalgo - - Al Frente - RO­MÁN RE­VUEL­TAS RETES re­vuel­tas@mac.com

La pren­sa fi­fí es­tá di­rec­ta­men­te en la mi­ra de nues­tro fu­tu­ro pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, y lo me­nos que po­de­mos es­pe­rar es que el hom­bre si­ga li­mi­tán­do­se a sus ex­pre­sio­nes bur­lo­nas de siem­pre —así fue­re en su con­di­ción de je­fe de Es­ta­do— y que no es­ca­le un pel­da­ño más pa­ra arre­me­ter, ahí sí de ve­ras, con­tra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Des­pués de to­do, pu­die­re co­men­zar a pre­sio­nar a los due­ños de los dia­rios, a en­car­ce­lar pe­rio­dis­tas o, de plano, a man­dar­los ma­tar, co­mo sí ocu­rre en los paí­ses so­juz­ga­dos por re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios (y, por fa­vor, a aque­llos que res­pin­guen ai­ra­da­men­te pa­ra de­nun­ciar que en Mé­xi­co han si­do ase­si­na­dos mu­chos in­for­ma­do­res, les res­pon­do que es al­go atroz — en efec­to— pe­ro que no los eje­cu­tó En­ri­que Pe­ña).

Sin em­bar­go —y más allá de la crítica di­ri­gi­da ha­bi­tual­men­te a los de­ten­to­res del po­der po­lí­ti­co—, al­go se nos pue­de re­pro­char a los ar­ti­cu­lis­tas y a los re­por­te­ros en ge­ne­ral: nos ser­vi­mos, por de­ci­sión pro­pia y por un ses­ga­do in­te­rés pro­fe­sio­nal, de las ma­las no­ti­cias, y es­te en­fo­que ma­cha­co­na­men­te ne­ga­ti­vo de la reali­dad no só­lo ter­mi­na por ofre­cer una vi­sión dis­tor­sio­na­da de las co­sas sino que apun­ta­la la pro­pen­sión de nues­tras so­cie­da­des a no re­co­no­cer lo bueno, a vi­vir en un per­ma­nen­te pe­si­mis­mo y a exa­cer­bar sus sen­ti­mien­tos de in­sa­tis­fac­ción.

Los lec­to­res, por su par­te, no en­cuen­tran ca­si pla­cer al­guno a sa­ber, por ejem­plo, que vi­vi­mos en la épo­ca me­nos vio­len­ta de to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad o que, en es­tos días, un diez por cien de la po­bla­ción mun­dial so­bre­lle­va la mi­se­ria ex­tre­ma a di­fe­ren­cia de aque­llos co­mien­zos del s. XIX cuan­do eran nue­ve de ca­da diez ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta los que se en­con­tra­ban en la in­di­gen­cia.

No só­lo eso, sino que se en­co­le­ri­zan y acu­san al es­cri­bi­dor de es­tar a suel­do del “sis­te­ma”. Un es­ta­blish­ment, des­de lue­go, que es obli­ga­da­men­te per­ver­so y cu­yo pri­mer pro­pó­si­to no se­ría ase­gu­rar pro­gre­sos be­ne­fi­cio­sos pa­ra la so­cie­dad, así fue­re de re­bo­te, sino so­juz­gar a los in­di­vi­duos y aten­der en ex­clu­si­vi­dad a los mer­ca­dos. Es­ta pren­sa, la de la de­s­es­pe­ran­za por con­sig­na, ¿no es la que ten­dría que cam­biar?

Vi­vi­mos en la épo­ca me­nos vio­len­ta de to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.