Max pe­gó en Gue­rre­ro, y Nor­ma a BCS

Milenio Jalisco - - México - Re­dac­ción/Mé­xi­co

En co­mu­ni­dad de San Mar­cos hay da­ños en 200 vi­vien­das; en Chia­pas, alud ma­tó a dos

El hu­ra­cán Max to­có ayer tie­rra con ca­te­go­ría 1 en las cos­tas gue­rre­ren­ses y ho­ras más tar­de se de­gra­dó a tor­men­ta tro­pi­cal. Sin em­bar­go, ge­ne­ró da­ños ma­te­ria­les en Aca­pul­co, co­mo caí­da de ár­bo­les, de tres te­chos y al me­nos 20 co­lo­nias sin ener­gía eléc­tri­ca; no se con­fir­ma­ron víc­ti­mas fa­ta­les.

En la lo­ca­li­dad de San Mar­cos hay 200 ca­sas da­ña­das y se re­por­tó una per­so­na des­apa­re­ci­da.

Ante el em­ba­te del me­teo­ro, las au­to­ri­da­des por­te­ñas de­cla­ra­ron aler­ta ro­ja y ac­ti­va­ron los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad, que in­clu­yen atan­ción a la po­bla­ción y aper­tu­ra de al­ber­gues. El go­ber­na­dor Héc­tor As­tu­di­llo, jun­to con au­to­ri­da­des de Pro­tec­ción Ci­vil fe­de­ra­les, ha re­co­rri­do al­gu­nas zo­nas pa­ra su­per­vi­sar los tra­ba­jos de pre­ven­ción y orien­ta­ción a la po­bla­ción.

Ele­men­tos de la Po­li­cía Fe­de­ral, del Ejér­ci­to y la Ma­ri­na apo­yan a la po­bla­ción afec­ta­da. Las fuer­tes llu­vias y vien­tos oca­sio­na­dos por la tor­men­ta tro­pi­cal Max afec­ta­ron lí­neas de al­ta ten­sión de la Co­mi­sión Fe­de­ral de Elec­tri­ci­dad (CFE) que su­mi­nis­tran ener­gía a los sis­te­mas de cap­ta­ción Pa­pa­ga­yo I y II.

En Oa­xa­ca se sus­pen­die­ron las cla­ses en 3 mil es­cue­las de 76 mu­ni­ci­pios, de­bi­do a las llu­vias que ge­ne­ró Max, las cua­les se reanu­da­rán el pró­xi­mo lu­nes.

Ade­más, el go­bierno ex­tre­mó pre­cau­cio­nes en las zo­nas don­de se re­por­tan da­ños por el sis­mo que la se­ma­na pa­sa­da azo­tó el es­ta­do con una in­ten­si­dad de 8.2 gra­dos.

Por las llu­vias, tres vi­vien­das que­da­ron se­pul­ta­das por un de­rrum­be en la co­mu­ni­dad de Pa­ven­cul, en Ta­pa­chu­la, in­for­mó Pro­tec­ción Ci­vil de Chia­pas.

La de­pen­den­cia de­ta­lló que dos per­so­nas fa­lle­cie­ron a cau­sa del de­rrum­be.

Ante la cer­ca­nía de la tor­men­ta tro­pi­cal Nor­ma y el ries­go de que se con­vier­ta en hu­ra­cán en los pró­xi­mos días, el go­ber­na­dor de Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, Car­los Men­do­za Da­vis, ac­ti­vó los pro­to­co­los de Pro­tec­ción Ci­vil y de­cre­tó la aler­ta ver­de pa­ra el es­ta­do.

De acuer­do con los pro­nós­ti­cos, Nor­ma im­pac­ta­rá la en­ti­dad co­mo ca­te­go­ría 1, pe­ro tam­bién es pro­ba­ble que cam­bie su tra­yec­to­ria y se aden­tre nue­va­men­te en el Pacífico. El pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Los Ca­bos, Ar­tu­ro de Ro­sa, ac­ti­vó los pro­to­co­los y re­cor­dó el da­ño que ge­ne­ró Li­dia el mes pa­sa­do.

El go­bierno de So­no­ra se su­mó y ex­tre­mó pre­cau­cio­nes ante el em­ba­te de es­te me­teo­ro, por lo que de­cre­tó aler­ta azul pa­ra to­dos los mu­ni­ci­pios de la en­ti­dad. A la aler­ta tam­bién se su­mó Si­na­loa.

La Co­mi­sión Na­cio­nal del Agua in­for­mó que en el Pacífico se for­mó la de­pre­sión tro­pi­cal 15-E, así co­mo la 14 en el Atlán­ti­co.

La Secretaría de Go­ber­na­ción (Se­gob) pu­bli­có tres de­cla­ra­to­rias de emer­gen­cia, una por el mo­vi­mien­to de la­de­ra en Chia­pas; otra por la inun­da­ción flu­vial en el Es­ta­do de Mé­xi­co, y la úl­ti­ma por la tor­men­ta tro­pi­cal Li­dia en So­no­ra. a fi­gu­ra es bien co­no­ci­da en Mé­xi­co. Al­gu­nos di­cen pa­le­ro al que se pres­ta al en­ga­ño en­cu­bier­to. Otros lla­man “idio­ta útil”, al que sin sa­ber sir­ve a cau­sas con­tra­rias a su in­te­rés.

Tam­bién los hay que ante la si­mu­la­ción —de una pe­lea de box o un en­cuen­tro de lu­cha li­bre— gri­tan voz en cue­llo: “¡ton­go, ton­go!”, en protesta por el frau­de.

Y no fal­tan los que pre­fie­ren la me­tá­fo­ra del pal­mípe­do: “Si tie­ne pa­tas de pa­to, pi­co de pa­to y graz­na co­mo pa­to… te­ne­mos de­re­cho a su­po­ner que se tra­ta de un pa­to”.

Y vie­ne a cuen­to por­que en el PAN y en­tre dis­tin­tos ana­lis­tas cre­cen las vo­ces que ase­gu­ran que de­trás de las am­bi­cio­nes sui­ci­das de Ri­car­do Ana­ya —quien sin la me­nor ex­pe­rien­cia cree te­ner po­si­bi­li­da­des de ser can­di­da­to y lue­go Pre­si­den­te— no exis­te más que el in­te­rés de frag­men­tar al PAN y al PRD pa­ra fa­vo­re­cer al PRI en la pre­si­den­cial de 2018.

Más aún, la es­tra­ta­ge­ma ya fue bau­ti­za­da co­mo “es­tra­te­gia Es­ta­do de Mé­xi­co”, por la si­mi­li­tud de los re­cur­sos em­plea­dos pa­ra frag­men­tar a to­dos los partidos opo­si­to­res y con­se­guir —con esa di­vi­sión— la vic­to­ria del PRI.

Y es que, co­mo sa­ben, en el Es­ta­do de Mé­xi­co hoy protesta al car­go de go­ber­na­dor el priis­ta Al­fre­do Del Ma­zo, quien de­rro­tó no so­lo al can­di­da­to sor­pre­sa Juan Ze­pe­da, sino a la ex can­di­da­ta pre­si­den­cial Jo­se­fi­na Váz­quez Mo­ta y al tam­bién ex can­di­da­to pre­si­den­cial An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, que com­pi­tió ba­jo las si­glas de la jua­ni­ta de Mo­re­na Del­fi­na Gó­mez.

Es po­si­ble que tam­bién re­cuer­den que al arran­que de la con­tien­da en el Es­ta­do de Mé­xi­co na­die da­ba un pe­so por la vic­to­ria de Al­fre­do del Ma­zo, a quien cues­tio­na­ban por el pa­ren­tes­co con el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to.

Sin em­bar­go, el lar­go y re­tor­ci­do col­mi­llo po­lí­ti­co del PRI mexiquense hi­zo lo ne­ce­sa­rio pa­ra frag­men­tar al PAN pa­ra re­ven­tar la can­di­da­tu­ra de Jo­se­fi­na Váz­quez Mo­ta —des­de den­tro de su pro­pio par­ti­do— y pa­ra im­pe­dir que el PRD es­ta­ble­cie­ra una alian­za con el PAN, por un la­do, y por el otro, con la Mo­re­na de AMLO.

Lo cu­rio­so es que en esa es­tra­ta­ge­ma idea­da en el “cuarto de gue­rra” del PRI, el prin­ci­pal pa­le­ro, el “idio­ta útil” y/o el gran maes­tro del “¡ton­go, ton­go!”, fue pre­ci­sa­men­te Ri­car­do Ana­ya.

Si lo han ol­vi­da­do, bas­ta re­cor­dar que en Los Pi­nos ca­len­ta­ron “la ca­be­za” al “ce­ri­llo” Ana­ya, al que hi­cie­ron creer que la de Váz­quez Mo­ta era una can­di­da­tu­ra ga­na­do­ra en el Es­ta­do de Mé­xi­co, so­bre to­do si la com­pe­ten­cia era fren­te al “de­bi­lu­cho” can­di­da­to Al­fre­do del Ma­zo.

Una vez que el PRI me­tió en la bo­ca de Ana­ya la za­naho­ria de que so­li­ta­rio el je­fe del PAN se po­día lle­var el co­di­cia­do go­bierno mexiquense, el “pa­le­ro” je­fe azul hi­zo to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra re­ven­tar una po­ten­cial alian­za con el PRD que — con un buen can­di­da­to o can­di­da­ta— pu­do ha­ber si­do ga­na­do­ra en el Es­ta­do de Mé­xi­co.

A su vez, los es­tra­te­gas del PRI pac­ta­ron to­do lo ne­ce­sa­rio con el gru­po po­lí­ti­co del can­di­da­to del PRD pa­ra con­ver­tir a Juan Ze­pe­da en un fe­nó­meno elec­to­ral ca­paz de dispu­tar­le a AMLO no so­lo la he­ge­mo­nía de la cam­pa­ña en­tre las iz­quier­das —en el Es­ta­do de Mé­xi­co—, sino arre­ba­tar­le al due­ño de Mo­re­na el se­gun­do lu­gar. Y ca­si lo lo­gra.

Al fi­nal, y gra­cias a “los pa­le­ros” y a los “idio­tas úti­les” del PAN y del PRD, el PRI frag­men­tó a to­dos los partidos y los can­di­da­tos en el Es­ta­do de Mé­xi­co y con­si­guió la vic­to­ria. Hoy, Del Ma­zo to­ma po­se­sión sin man­cha en su elección.

Lo sim­pá­ti­co es que en la pre­si­den­cial de 2018, Ri­car­do Ana­ya si­gue los mis­mos pa­sos que si­guió en la elección mexiquense.

Y es que vo­ces in­tere­sa­das “le ca­len­ta­ron la ca­be­za” pa­ra ha­cer­le creer que pue­de ser un can­di­da­to pre­si­den­cial ga­na­dor. Le die­ron “cuer­da” pa­ra que echa­ra del PAN a Mar­ga­ri­ta Za­va­la —la úni­ca can­di­da­ta ga­na­do­ra del par­ti­do azul— y los mis­mos que frag­men­ta­ron al PRD y a Mo­re­na en el Edo­mex, en su mo­men­to frag­men­ta­rán al “fren­te ciu­da­dano” que pac­ta­ron azu­les y ama­ri­llos.

Pe­ro la gran rup­tu­ra se da­rá cuan­do Ana­ya pre­ten­da im­po­ner su can­di­da­tu­ra al PAN y al PRD. ¿O de ver­dad al­guien cree que el PRD de­ja­rá la pre­si­den­cial en ma­nos de Ana­ya?

En­ton­ces, mu­chos en el PAN y el PRD —y has­ta mu­chos en Mo­re­na— se da­rán cuen­ta que Ana­ya hi­zo el tra­ba­jo su­cio pa­ra ga­ran­ti­zar la vic­to­ria del PRI. Pe­ro en­ton­ces se­rá tar­de.

Y es que si hoy na­die sen­sa­to po­ne un al­to al sui­ci­dio elec­to­ral que in­ten­ta Ana­ya, si na­die cree que es más im­por­tan­te el PAN, su his­to­ria y su pa­pel en la pre­ser­va­ción de la de­mo­cra­cia, los que re­nie­gan del PRI ten­drán otros seis años de un go­bierno que, igual que el ac­tual, tam­bién pue­de ser exi­to­so.

Al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.