Me­di­ci­na di­gi­tal: nue­va ar­ma contra la tu­bercu­losis

En la 48 Con­fe­ren­cia Mun­dial de La Unión so­bre Sa­lud Pul­mo­nar se pre­sen­ta­ron nue­vas te­ra­pias y tec­no­lo­gía pa­ra el diag­nós­ti­co de al­gu­nas en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias

Milenio Jalisco - - El Tema - Ma­ri­car­men Re­llo/Gua­da­la­ja­ra

Gua­da­la­ja­ra se vol­vió por se­gun­do día ca­pi­tal de la me­di­ci­na. Se­de de la 48 Con­fe­ren­cia Mun­dial de La Unión so­bre Sa­lud Pul­mo­nar, se pre­sen­ta­ron aquí nue­vas te­ra­pias y tec­no­lo­gía pa­ra diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias; así co­mo re­sul­ta­dos de es­tu­dios que mar­can el ca­mino a se­guir en pre­ven­ción, aten­ción y abor­da­je. Des­de sen­so­res en­cap­su­la­dos pa­ra mo­ni­to­rear el tra­ta­mien­to de la tu­bercu­losis, la aso­cia­ción de es­te pa­de­ci­mien­to con la dia­be­tes o la im­por­tan­cia de la va­cu­na­ción tem­pra­na (BCG), has­ta los efec­tos del hu­mo de le­ña, el ta­ba­quis­mo o la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, han si­do te­mas que de­ba­ten más de 2 mil pro­fe­sio­na­les de la sa­lud de 130 paí­ses. Aquí com­par­ti­mos de­ta­lles de al­gu­nos de ellos. La Con­fe­ren­cia con­ti­núa hoy y ma­ña­na en Expo Gua­da­la­ja­ra.

WOT: UN SEN­SOR CO­MES­TI­BLE

Una nue­va y re­vo­lu­cio­na­ria ar­ma contra la tu­bercu­losis (Tb) se pre­sen­tó es­te jue­ves en la 48 Con­fe­ren­cia Mun­dial de La Unión so­bre Sa­lud Pul­mo­nar, que se ce­le­bra en Gua­da­la­ja­ra: un sen­sor que se in­gie­re co­mo una cáp­su­la pa­ra mo­ni­to­rear el tra­ta­mien­to de la en­fer­me­dad in­fec­cio­sa más le­tal.

Es­te he­rra­mien­ta, nom­bra­da Te­ra­pia de Ob­ser­va­ción Inalám­bri­ca (WOT por sus si­glas en in­glés), es más exac­ta pa­ra el mo­ni­to­reo de la me­di­ca­ción que la te­ra­pia de ob­ser­va­ción di­rec­ta (DOT) –que hoy en día es la uni­ver­sal­men­te acep­ta­da-, y de acuer­do con Sa­ra Browne, pro­fe­so­ra aso­cia­da del De­par­ta­men­to de Me­di­ci­na Clí­ni­ca de la Universidad de Ca­li­for­nia en San Die­go, EU, es­to ayu­da a man­te­ner la ad­he­ren­cia al tra­ta­mien­to de la Tb.

La fal­ta de ape­go a los es­que­mas de tra­ta­mien­to es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res de la mul­ti­dro­go­rre­sis­ten­cia, se re­cal­có.

En con­fe­ren­cia de pren­sa, la in­ves­ti­ga­do­ra in­for­mó que la te­ra­pia WOT, ya fue apro­ba­da por la Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion (FDA). Con­sis­te en un sen­sor de in­ges­tión co­mes­ti­ble (IS), un par­che por­tá­til ex­terno (so­bre el ab­do­men) y un dis­po­si­ti­vo mó­vil em­pa­re­ja­do, que pue­den de­tec­tar y re­gis­trar even­tos de in­ges­tión. Los da­tos se car­gan a un ser­vi­dor de In­ter­net se­gu­ro, don­de los tra­ba­ja­do­res de sa­lud pue­den con­fir­mar la in­ges­tión de for­ma re­mo­ta.

En­tre las ven­ta­jas de WOT, Brown enume­ró la ca­pa­ci­dad de mo­ni­to­reo a dis­tan­cia, vía re­des te­le­fo­nía ce­lu­lar e In­ter­net, sin re­que­rir­se de la pre­sen­cia del pa­cien­te, útil pa­ra quie­nes vi­ven ale­ja­dos de los hos­pi­ta­les. És­tos tam­po­co tie­nen lí­mi­te pa­ra el número de pa­cien­tes que deseen mo­ni­to­rear a tra­vés de es­te dis­po­si­ti­vo.

“El sen­sor se in­gie­re en una cáp­su­la ape­nas ma­yor que las cáp­su­las co­mu­nes”, des­cri­bió, y la idea es que se com­bi­ne en la mis­ma to­ma con el me­di­ca­men­to.

Pa­ra el es­tu­dio alea­to­rio se em­pleó Ri­fa­ma­to, vía coen­cap­su­la­ción, den­tro de cáp­su­las de ge­la­ti­na cer­ti­fi­ca­das. El sen­sor es co­mes­ti­ble, re­ves­ti­do de al­gu­nos mi­ne­ra­les y me­ta­les que son ino- cuos a la sa­lud hu­ma­na. So­bre el cos­to de pro­duc­ción del sen­sor, aún no se tie­ne un cálcu­lo fi­nal, pe­ro la es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que es me­nor el cos­to que la te­ra­pia DOT, la cual es in­va­si­va, y que el cos­to de la no ad­he­ren­cia: la mul­ti­dro­go­rre­sis­ten­cia. Hoy en el mun­do hay me­dio mi­llón de ca­sos anua­les de re­sis­ten­cia a los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les contra la Tb.

Pa­ra el es­tu­dio fa­se 1 se com­pa­ra­ron a 75 pa­cien­tes con las te­ra­pias de ob­ser­va­ción di­rec­ta y de ob­ser­va­ción inalám­bri­ca, y se en­con­tró que el número to­tal de do­sis con­fir­ma­das de WOT fue 54 por cien­to ma­yor que DOT. Y ninguno de los pa­cien­tes tu­vo reac­ción ad­ver­sa al sen­sor.

La in­ves­ti­ga­do­ra men­cio­nó que es­tá por arran­car la fa­se 2 del es­tu­dio so­bre WOT.

TU­BERCU­LOSIS ANI­MAL

En la 48 Con­fe­ren­cia Mun­dial de La Unión so­bre Sa­lud Pul­mo­nar se lan­zó la pri­me­ra “Hoja de Ru­ta” pa­ra com­ba­tir la tu­bercu­losis ani­mal (bo­vi­na) y con ello ce­rrar el pa­so a la trans­mi­sión en hu­ma­nos, de­no­mi­na­da zoo­no­sis, a tra­vés del con­su­mo de cár­ni­cos, lác­teos u otros pro­duc­tos pro­ve­nien­tes de ani­ma­les en­fer­mos.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es­ti­ma que más de 140 mil per­so­nas en­fer­man y

Más de 2 mil pro­fe­sio­na­les de la sa­lud de 130 paí­ses dis­tin­tos, reuni­dos La Con­fe­ren­cia con­ti­núa hoy y ma­ña­na en las ins­ta­la­cio­nes de la Expo Gua­da­la­ja­ra

más de 12 mil fa­lle­cen ca­da año co­mo con­se­cuen­cia de es­ta trans­mi­sión, so­bre to­do en las re­gio­nes de Áfri­ca y Asia su­do­rien­tal. Po­bla­cio­nes ru­ra­les, ge­ne­ral­men­te em­po­bre­ci­das, en Amé­ri­ca Latina y Mé­xi­co tie­nen pre­sen­cia de es­ta en­fer­me­dad.

Es­ta hoja de ru­ta mul­ti­dis­ci­pli­na­ria re­pre­sen­ta un hi­to en la lucha contra la tu­bercu­losis en ani­ma­les y per­so­nas”, des­ta­có Pau­la I. Fu­ji­wa­ra, di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca de La Unión. Agre­gó que el re­to es que la tu­bercu­losis zoo­noó­ti­ca es una en­fer­me­dad ocul­ta, pues no hay dis­po­ni­bles he­rra­mien­tas de la­bo­ra­to­rio avan­za­das pa­ra su diag­nós­ti­co. Es ade­más un pa­de­ci­mien­to re­sis­ten­te a la pi­ra­zi­na­mi­da, uno de los me­di­ca­men­tos es­tán­dar pa­ra tra­tar la Tb.

La Hoja de Ru­ta con­tie­ne diez me­di­das prio­ri­ta­rias pa­ra com­ba­tir la Tb zoo­nó­ti­ca y la Tb bo­vi­na, cu­ya pre­ven­ción y con­trol es cru­cial pues su im­pac­to va más allá de la sa­lud hu­ma­na, al afec­tar a los ani­ma­les y ame­na­zar a la eco­no­mía ba­sa­da en el ga­na­do, ad­vir­tie­ron es­pe­cia­lis­tas.

VA­CU­NA­CIÓN TEM­PRA­NA

De res­pe­tar­se la edad re­co­men­da­da pa­ra va­cu­nar contra la tu­bercu­losis, se po­drían sal­var mi­les de vi­das. Es­to su­gie­re los es­tu­dios pre­li­mi­na­res en­ca­be­za­dos por la Es­cue­la de Hi­gie­ne y Me­di­ci­na Tro­pi­cal de Lon­dres, Reino Uni­do. Re­bec­ca Ha­rris, ads­cri­ta a es­ta ins­ti­tu­ción, se­ña­ló que la re­co­men­da­ción de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) es pro­veer la va­cu­na BCG “al na­cer”, pe­ro por dis­tin­tas ra­zo­nes, prin­ci­pal­men­te por­que no hay dis­po­ni­bi­li­dad, en la prác­ti­ca se al­can­za una co­ber­tu­ra con BCG del 50 por cien­to ha­cia las cua­tro se­ma­nas de edad y el res­to has­ta va­rios me­ses. Es­te re­za­go pro­vo­ca al­re­de­dor de 5 mil a 30 mil muer­tes evi­ta­bles.

Re­bec­ca Ha­rris ex­pli­có que pa­ra pre­de­cir el im­pac­to en la mor­ta­li­dad in­fan­til glo­bal se uti­li­zó un mo­de­lo ma­te­má­ti­co es­ta­dís­ti­co en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios de im­ple­men­ta­ción de la va­cu­na BCG: al na­cer, a las 6 se­ma­nas, 6 me­ses y 1 año, en­con­tran­do que en­tre más tem­prano se apli­ca me­nor es el por­cen­ta­je de muer­tes in­fan­ti­les por Tb.

DIA­BE­TES Y TU­BERCU­LOSIS

En el mar­co de es­ta con­fe­ren­cia, se pre­sen­tó el pri­mer es­tu­dio po­bla­cio­nal que re­la­cio­na la in­fec­ción por tu­bercu­losis con la dia­be­tes, y aun­que no es con­clu­yen­te sí mar­ca la ne­ce­si­dad de abor­dar el con­trol de la per­so­na con dia­be­tes pa­ra evi­tar aña­dir una in­fec­ción.

Leonr­do Martínez, pos­doc­to­ran­te en la Universidad de Stan­ford, EU, in­for­mó que el es­tu­dio se apli­có a 4 mil per­so­nas, de las cua­les 776 eran per­so­nas dia­bé­ti­cas, 1.441 pre­dia­bé­ti­cas y 1 998 in­di­vi­duos no dia­bé­ti­cos, el cual de­mues­tra que los dia­bé­ti­cos te­nían ta­sas más al­tas de in­fec­ción tu­bercu­losa que los in­di­vi­duos no dia­bé­ti­cos.

En­tre más po­bre fue­ra su con­trol dia­bé­ti­co o glu­cé­mi­co, el in­di­vi­duo era más pro­pen­so a te­ner in­fec­ción tu­bercu­losa, de 2.5 y has­ta cua­tro ve­ces más que una per­so­nas no dia­bé­ti­ca.

El es­tu­dio con­clu­ye que la dia­be­tes mal con­tro­la­da pre­sen­ta un ma­yor ries­go de tu­bercu­losis la­ten­te, por lo cual de­be rea­li­zar­se una prue­ba de de­tec­ción de Tb a las per­so­nas con dia­be­tes y la con­si­de­ra­ción del tra­ta­mien­to con Tb la­ten­te.

FO­TOS: ES­PE­CIAL

La tec­no­lo­gía se ha con­ver­ti­do en un fac­tor pri­mor­dial pa­ra ata­car es­te ti­po de pa­de­ci­mien­tos que afec­tan a las per­so­nas

La con­fe­ren­cia de sa­lud se rea­li­za en la Expo Gua­da­la­ja­ra

Ex­per­tos im­par­tien­do las con­fe­ren­cias que con­for­man el en­cuen­tro

Asis­ten­tes se han con­gre­ga­do en las ac­ti­vi­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.