Aso­cian ai­re con­ta­mi­na­do con da­ño re­nal en Pon­citlán

Milenio Jalisco - - El Tema - MR/Gua­da­la­ja­ra

Ya co­no­ci­do fue­ra del país, por la inusi­ta­da pre­sen­cia de en­fer­me­dad re­nal en po­bla­cio­nes ri­be­re­ñas, el ca­so de Pon­citlán, Ja­lis­co, si­gue sien­do pa­ra­dig­má­ti­co. Aho­ra no só­lo por­que pre­sen­ta las ta­sas de pre­va­len­cia más al­tas del mun­do, sino por­que el es­tu­dio que en­ca­be­za la Universidad de Gua­da­la­ja­ra (UdeG) aso­cia la con­ta­mi­na­ción del ai­re co­mo uno de los fac­to­res cau­san­te del da­ño re­nal en el po­bla­do de Agua Ca­lien­te.

El te­ma lo ex­pu­so el doc­tor Fe­li­pe Lo­zano Kas­ten, in­ves­ti­ga­dor de la UdeG, den­tro de la se­sión de Sa­lud Am­bien­tal ce­le­bra­da ayer en la 48 Con­fe­ren­cia Mun­dial de la Unión so­bre Sa­lud Pul­mo­nar, don­de ex­pli­có que los con­ta­mi­nan­tes en el ai­re no so­lo da­ñan los pul­mo­nes. “Las par­tí­cu­las fi­nas pue­den da­ñar los ri­ño­nes de la mis­ma ma­ne­ra que da­ñan otros ór­ga­nos”, sos­tu­vo.

Agua Ca­lien­te es una po­bla­ción de 950 ha­bi­tan­tes, don­de los in­ves­ti­ga­do­res do­cu­men­ta­ron 163 ca­sos de en­fer­me­dad re­nal en al­gún gra­do. Su aten­ción se cen­tró en la in­fan­cia: “Nos pre­gun­ta­mos ¿qué su­ce­de con el me­dio am­bien­te?”. Lo­zano re­fi­rió que los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal afec­tan más a edad tem­pra­na “por­que “un ni­ño por­que res­pi­ra más ve­ces que el adul­to, be­be más agua más que un adul­to, ga­tea, es­tá más en con­tac­to con la tie­rra” y su or­ga­nis­mo aún en desa­rro­llo es­tá in­ma­du­ro.

El es­tu­dio mo­ni­to­reó las par­tí­cu­las sus­pen­di­das PM 2.5 (me­no­res a 2.5 mi­cras). El in­ves­ti­ga­dor re­fi­rió que 94 por cien­to de los ho­ga­res en es­ta co­mu­ni­dad ru­ral co­ci­nan con le­ña, uti­li­zan­do al­re­de­dor de 2 mil 574 ki­lo­gra­mos de le­ña dia­rios, re­si­duos que van al ai­re y lue­go res­pi­ran. Por­que es­tas ín­fi­mas par­tí­cu­las flo­tan.

Lo­zano Kas­ten di­jo que re­sul- ta­do del mo­ni­to­reo at­mos­fé­ri­co “prác­ti­ca­men­te to­dos los días” los ha­bi­tan­tes de Agua Ca­lien­te es­tán ex­pues­tos a ese ai­re, el cual pre­sen­ta pa­rá­me­tros por en­ci­ma de lo que mar­ca la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Sin em­bar­go, aco­tó que la Nor­ma Ofi­cial Me­xi­ca­na es más la­xa, y sus ni­ve­les de aler­ta se­ña­lan só­lo al­gu­nos días y ho­ras de ries­go.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor es­ta ex­po­si­ción es uno de los fac­to­res de ries­go que se su­man pa­ra te­ner tal in­ci­den­cia de da­ño re­nal, jun­to al he­cho de que 80 por cien­to de la po­bla­ción vi­ve en po­bre­za ex­tre­ma. Mu­je­res, ni­ñas y ni­ños es­tán ex­pues­tos a mu­chos me­ta­les da­ñi­nos pa­ra la sa­lud: Hay tra­ba­jo in­fan­til que con­sis­te en re­gar pes­ti­ci­das, con mo­chi­la a la es­pal­da.

El es­tu­dio en­con­tró 447 ha­bi­tan­tes con de­ter­mi­na­ción de pes­ti­ci­das, se­ña­ló. Ade­más se en­con­tra­ron me­ta­les pe­sa­dos en la san­gre de los 163 ha­bi­tan­tes con al­gún gra­do de da­ño re­nal.

Un ter­cer con­ta­mi­nan­te am­bien­tal es el gli­fo­sa­to, que se pre­su­me lle­gó a su or­ga­nis­mo, por­que es la sus­tan­cia que se uti­li­za pa­ra com­ba­tir el li­rio en la la­gu­na y por efec­to de la eva­po­ra­ción su com­po­nen­tes tam­bién van al ai­re.

Lo­zano Kas­ten con­clu­yó que sí es po­si­ble ha­blar de un víncu­lo en­tre ai­re y da­ño re­nal y ci­tó que en sep­tiem­bre de 2015, la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Ne­fro­lo­gía pu­bli­có un re­por­te que es­ti­ma hay 44 mil 793 ca­sos de en­fer­me­dad re­nal re­la­cio­na­dos con con­ta­mi­na­ción del ai­re, un da­to que de­jó per­ple­jo a más de uno.

Por lo pron­to, en Agua Ca­lien­te la fra­gi­li­dad ali­men­ta­ria y la des­nu­tri­ción, aso­cia­das a la ex­po­si­ción a par­tí­cu­las PM 2.5, a pes­ti­ci­das y a me­ta­les pe­sa­dos es­tán ju­gan­do un pa­pel im­por­tan­te en la pre­sen­cia de en­fer­me­dad re­nal, afir­mó.

FER­NAN­DO CA­RRAN­ZA

ES­PE­CIAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.