FUE LA CU­RIO­SI­DAD LO QUE PRO­VO­CÓ UNA FI­DE­LI­DAD DE 40 AÑOS

Her­mi­nia Sa­las co­no­ció la lle­va­da en 1978 des­de aquél en­ton­ces nun­ca fal­ta, a pe­sar de que vi­ve en Za­ca­te­cas

Milenio Jalisco - - Ciudad - POR ARTURO RA­MÍ­REZ GA­LLO/GUA­DA­LA­JA­RA FO­TO­GRA­FÍA FER­NAN­DO CA­RRAN­ZA

La cu­rio­si­dad fue la ra­zón por la que Her­mi­nia Sa­las Zú­ñi­ga co­no­ció la lle­va­da de la Vir­gen de Za­po­pan. Ella par­ti­ci­pó por pri­me­ra vez en di­cha tra­di­ción re­li­gio­sa en el año 1978 y des­de aquél en­ton­ces nun­ca fal­ta, a pe­sar de que vi­ve en el es­ta­do de Za­ca­te­cas.

“Yo ve­nía es­tu­diar a la Nor­mal Su­pe­rior y mis fa­mi­lia­res me de­cían de es­ta Ro­me­ría, en­ton­ces di­je voy ir a ver por cu­rio­si­dad vi­ne el pri­mer año. Ya des­pués me gus­tó to­do lo de la vir­gen, lo que se ha­ce y uno que es cre­yen­te”, con­tó la maes­tra ju­bi­la­da.

Afir­ma que du­ran­te los úl­ti­mos 40 años no ha fal­ta­do a la Ro­me­ría de la Ge­ne­ra­la. Re­co­no­ce que en un par de años no pu­do acu­dir el me­ro 12 de oc­tu­bre, día en que la ima­gen sa­le de la Ca­te­dral de Gua­da­la­ja­ra con rum­bo a Za­po­pan. Pe­ro su vi­si­ta los hi­zo días pre­vios o pos­te­rio­res a di­cha con­me­mo­ra­ción.

Ella es oriun­da de San Mar­cos Lo­re­to en el es­ta­do de Za­ca­te­cas. An­tes acu­día acom­pa­ña­da de su ma­dre quien ya fa­lle­ció. Aho­ra via­ja jun­to a una de sus her­ma­nas. Ellas lle­gan a Gua­da­la­ja­ra en trans­por­te fo­rá­neo y ha­cen un re­co­rri­do de cua­tro a cin­co ho­ras.

Aho­ra el mo­ti­vo de su vi­si­ta es por­que “sim­ple­men­te nos da la vi­da dia­rio y que nos da sa­lud, con eso”. Her­mi­nia y su her­ma­na sue­len lle­gar des­de el 11 de oc­tu­bre y pos­te­rior a la lle­va­da de la vir­gen sue­len que­dar cua­tro días más pa­ra apro­ve­char y vi­si­tar si­tios co­mo Cha­pa­la, al a las Fies­tas de Oc­tu­bre y así “cos­tee la ve­ni­da”.

Cres­cen­cio Váz­quez Cruz co­men­zó a ser par­te de la Ro­me­ría a des­de ha­ce 15 años, pe­ro su in­ten­si­dad y la fe in­cre­men­tó pos­te­rior a su­frir un ac­ci­den­te que pu­so en ries­go su vi­da.

“Yo su­frí una caí­da de una al­tu­ra de sie­te me­tros, caí de pu­ra ca­be­za y fui a dar­le gra­cias a la di­vi­na pro­vi­den­cia y a la vir­gen. Eso ha­ce co­mo diez o do­ce años”, ex­pu­so el fiel que asis­tió so­lo a la pe­re­gri­na­ción.

En fa­mi­lia, en­tre ami­gos o so­los, los fie­les a la vir­gen de Za­po­pan se die­ron ci­ta des­de tem­pra­na ho­ra o in­clu­so des­de una no­che an­te­rior por ob­te­ner un si­tio pa­ra po­der ver la ce­le­bra­ción des­de un me­jor án­gu­lo. Los ca­tó­li­cos pre­sen­tes re­ci­bie­ron un pa­ñue­lo de co­lor blan­co que fue­ron le­van­ta­dos cuan­do la ima­gen de la ge­ne­ral lle­gó a pla­za de las Amé­ri­cas.

Al tér­mino de la mi­sa, mu­chos des­can­sa­ban ba­jo la som­bra y so­bre de una co­bi­ja se acos­ta­ban o es­ti­ra­ban las pier­nas. Otros más apro­ve­cha­ban pa­ra co­mer al­go y tam­bién es­ta­ban aque­llos que de­ci­dían in­gre­sar a la ba­sí­li­ca pa­ra vi­si­tar a la vir­gen que ya ha­bía si­do co­lo­ca­da en su al­tar.

Su in­ten­si­dad y la fe in­cre­men­tó pos­te­rior a su­frir un ac­ci­den­te que pu­so en ries­go su vi­da

Las per­so­nas apro­ve­chan la fe­si­vi­dad pa­ra con­vi­vir con la fa­mi­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.