Gol­pes contra chis­mes: to­dos per­de­mos, Yá­ñez

Milenio Jalisco - - ¡hey! - Susana Mos­ca­tel Twit­ter: @Su­sa­naMos­ca­tel

El cuar­to po­der se creó pa­ra mu­chas co­sas, pe­ro sin la me­nor du­da, cuan­do el pe­rio­dis­mo fue in­ven­ta­do y pro­pues­to co­mo una de las co­lum­nas que sos­tie­nen a nues­tra so­cie­dad y vi­gi­lan que los de­más po­de­res ha­gan su tra­ba­jo, es­toy se­gu­ra de que na­die es­ta­ba pen­san­do en có­mo pa­sar a fre­gar a los fa­mo­sos y fa­ran­du­le­ros que el fu­tu­ro trae­ría inevi­ta­ble­men­te.

De la mis­ma ma­ne­ra, sé que cuan­do se em­pe­za­ron a es­cri­bir las pri­me­ras obras de tea­tro, don­de los hom­bres in­ter­pre­ta­ban per­so­na­jes aje­nos a sus vi­das, nin­gún dra­ma­tur­go se pu­so a pen­sar que esos se­res que re­pre­sen­ta­rían a sus per­so­na­jes ten­drían que ren­dir cuen­tas por su vi­das pri­va­das, in­tere­san­tes o no.

Pe­ro eso era en­ton­ces. Es, sin la me­nor du­da, un mal acep­ta­do que con la li­ber­tad de pren­sa ven­drá una se­rie de da­ños co­la­te­ra­les que son im­po­si­bles de anu­lar, por­que si ese fue­ra el ca­so, en­ton­ces se ten­dría que anu­lar de ma­ne­ra sub­je­ti­va lo que sí es in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la so­cie­dad.

Y ahí les va, por su­pues­to que yo, co­mo or­gu­llo­sa edi­to­ra de la fuente de es­pec­tácu­los, lo úl­ti­mo que creo es que sea­mos un mal ne­ce­sa­rio. To­do, to­do lo con­tra­rio, pe­ro si so­le­mos ser lo más sa­cri­fi­ca­ble cuan­do se tra­ta de ven­der, ha­cer click o sim­ple­men­te ge­ne­rar es­cán­da­los pa­ra el be­ne­fi­cio de muy po­cos, el morbo de una ma­yo­ría y la des­gra­cia de otros.

Pues sa­bien­do es­to, creo que nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es mu­cho ma­yor de lo que mu­chos asu­men. Sa­bien­do que fá­cil­men­te po­de­mos ser usa­dos; un re­por­te­ro que es­tá pre­gun­tan­do y hos­ti­gan­do a un fa­mo­so so­bre su vi­da pri­va­da no pue­de dar­se el lu­jo de ac­tuar co­mo si lo es­tu­vie­ra ha­cien­do co­mo un ac­to de be­ne­fi­cio pa­ra la so­cie­dad. Por la li­ber­tad de ex­pre­sión. Sí, es­tá pro­te­gi­da por ella. Pe­ro ese re­por­te­ro o re­por­te­ra lo úl­ti­mo que es­tá ha­cien­do es pro­te­ger a esa mis­ma li­ber­tad que tan­to acla­ma pa­ra pre­gun­tar so­bre te­mas per­so­na­les.

Hay ma­ne­ras de ha­cer es­to, tam­bién. Ni­ve­les. His­te­rias. Com­pli­ci­da­des. A ve­ces se va­le. A ve­ces des­tru­ye fa­mi­lias. A ve­ces son los due­ños de esos mis­mos me­dios los que man­dan a ca­llar a otros cuan­do el es­cán­da­lo tra­ta de ellos. A mí no me ha­bles de “de­fien­do la li­ber­tad de ex­pre­sión, cuan­do es­toy hos­ti­gan­do a un ac­tor de te­le­no­ve­la so­bre al­go que fran­ca­men­te no de­be­ría im­por­tar”.

Vean la di­fe­ren­cia con la co­ber­tu­ra es­pon­tá­nea del ca­so del pro­duc­tor Harvey Weinstein. ¿Sir­ve de al­go? Pues de­ma­sia­do tar­de, pe­ro sin du­da mu­chas mu­je­res ten­drán una me­jor pla­ta­for­ma pa­ra de­fen­der­se del aco­so se­xual en Holly­wood en un fu­tu­ro. Eso, eso sí im­por­ta. Y si que­re­mos de ver­dad me­ter­nos en bue­nos pro­ble­mas, de­be­ría­mos es­tar ha­cien­do esas no­tas en Mé­xi­co, don­de ob­via­men­te lo mis­mo ha pa­sa­do y ha si­do un se­cre­to a vo­ces. ¿Pe­ro la re­la­ción de Eduar­do Yá­ñez y su hi­jo? No po­dría ser me­nos asun­to del pró­ji­mo, no po­dría be­ne­fi­ciar­nos me­nos es­tar en­te­ra­dos de eso y no se­gui­ría­mos ge­ne­ran­do es­tre­llas, así si tu­vié­ra­mos un me­jor cri­te­rio res­pec­to a lo que nos preo­cu­pa.

Aho­ra, el ac­tor gol­peó al re­por­te­ro. Y me te­mo, sr. Yá­ñez, que ni us­ted ni na­die en una al­fom­bra ro­ja va a de­ter­mi­nar los lí­mi­tes de la li­ber­tad de ex­pre­sión a tran­ca­zos. Na­da tie­ne que ver con us­ted y su vi­da (la cual nos tie­ne sin cui­da­do a mu­chos y le desea­mos lo me­jor), tie­ne que ver con que sí us­ted pue­de ¿quién va a de­te­ner a los quie­nes quie­ran gol­pear a los bue­nos y ver­da­de­ros pe­rio­dis­tas, sea la fuente que sea? Tris­te­men­te, la res­pues­ta la co­no­ce­mos y es trá­gi­ca. Na­die.

Así que ha­ga­mos me­jor pe­rio­dis­mo de es­pec­tácu­los pa­ra evi­tar ser la mos­ca en la so­pa, ¿no? Y pa­ra po­der exi­gir que se­ño­res co­mo és­te no suel­ten gol­pes car­ga­dos de tes­tos­te­ro­na y enojo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.