El cos­to de la de­mo­cra­cia; más allá del vo­to

Milenio Jalisco - - Ciudad - Mónica Almeida Ló­pez @Mo­ni­caAl­mei­daLo Coor­di­na­do­ra de la Frac­ción del PRD Con­gre­so del Es­ta­do

Aun­que pa­rez­ca una pe­ro­gru­lla­da, la de­mo­cra­cia nos cues­ta tan­to, por­que ese es el ni­vel en el cual va­lo­ra­mos el vo­to so­bre otros as­pec­tos, a tal gra­do que se es­tá pro­po­nien­do pa­ra es­te si­guien­te ejer­ci­cio fis­cal un gas­to de $18 mil 226 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra su man­te­ni­mien­to. Nues­tra for­ma de go­bierno si­gue sien­do un ré­gi­men cen­tra­do en la com­pe­ten­cia, y por en­de to­dos nues­tros cos­tos se en­fo­can a col­mar es­te en­fo­que. Si­tua­ción dis­tin­ta ocu­rre en paí­ses que se cen­tran en la fun­ción sus­tan­ti­va de la de­mo­cra­cia, es de­cir en so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de la so­cie­dad.

El vo­to, por su­pues­to que es im­por­tan­te, pe­ro en no me­nos oca­sio­nes ol­vi­da­mos que es só­lo un me­dio que no de­be ser so­bre­di­men­sio­na­do. El per­fil del re­pre­sen­tan­te po­pu­lar a ocu­par un pues­to es un fac­tor de­ter­mi­nan­te; pe­ro lo es más, la ca­li­dad de sus pro­pues­tas, y la ex­pe­rien­cia que tie­ne pa­ra lo­grar su co­me­ti­do. En Mé­xi­co pa­re­ce que só­lo nos que­da­mos en una de va­rios “ros­tros” de nues­tra for­ma de go­bierno, de­jan­do a un la­do el as­pec­to me­ri­to­crá­ti­co, la fun­ción que tie­ne to­do el res­to del ser­vi­cio pú­bli­co.

Se nos ol­vi­da so­bre to­do que más allá del Po­der Le­gis­la­ti­vo y del Eje­cu­ti­vo exis­te una se­rie de con­tra­pe­sos de­no­mi­na­dos or­ga­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les au­tó­no­mos que se les de­ja en un plano pre­su­pues­ta­rio muy por de­ba­jo de los po­de­res arri­ba se­ña­la­dos, co­mo si fue­ran me­ros au­xi­lia­res, cuan­do de­be­rían ser con­si­de­ra­dos con la mis­ma je­rar­quía en cuan­to a com­pe­ten­cia. Tan es im­por­tan­te la fun­ción de di­se­ñar le­yes, co­mo es la vi­gi­lan­cia en el cum­pli­mien­to de la ren­di­ción de cuen­tas que rea­li­za el IFAI, o la pre­ven­ción, san­ción y com­ba­te a la co­rrup­ción que se avo­ca­rá el re­cién crea­do Co­mi­té Coordinador del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción.

Nos ha­ce fal­ta li­gar de­mo­cra­cia con la lucha a la po­bre­za, con ga­ran­tía de los de­re­chos hu­ma­nos, y desa­rro­llo sos­te­ni­ble, de lo con­tra­rio, nos li­mi­ta­mos a los már­ge­nes de un te­rri­to­rio de­ma­sia­do pe­que­ño en don­de so­mos ab­sor­bi­dos por la iner­cia de una me­to­do­lo­gía pre­su­pues­ta­ria cen­tra­da y pa­ra el vo­to, y no pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas.

Por ello, he­mos sos­te­ni­do que el prin­ci­pal en­fo­que de nues­tra de­mo­cra­cia de­be ser la dig­ni­dad hu­ma­na, a efec­to de po­ner­le el ros­tro de ca­da uno de no­so­tros y acep­tar su na­tu­ra­le­za mul­ti­fa­cé­ti­ca; y lo­gran­do so­bre to­do, un gas­to ra­cio­nal pa­ra con­tar con un go­bierno ba­sa­do en re­sul­ta­dos y con mi­ras al fu­tu­ro.

Pro­pues­tas co­mo el mí­ni­mo vi­tal, ta­bu­la­do­res uni­ver­sa­les, com­ba­te a la co­rrup­ción a tra­vés de una ren­di­ción de cuen­tas pa­ra la go­ber­nan­za y de re­sul­ta­dos, han y se­gui­rán sien­do nues­tra ban­de­ra. La po­lí­ti­ca só­lo va­le en la me­di­da que ge­ne­re re­sul­ta­dos vi­si­bles, y por­qué va más allá de lo que de­po­si­ta­mos en las ur­nas. In­clu­si­ve he­mos pro­pues­to el que se eli­mi­ne la pro­pa­gan­da sin con­te­ni­do, lo­gran­do en Ja­lis­co que se re­gu­le el con­te­ni­do de los de­ba­tes pa­ra su­bir el ni­vel de ca­li­dad que en és­tos se dan pa­ra ofre­cer soluciones via­bles a la po­bla­ción.

To­da de­mo­cra­cia tie­ne un va­lor, pe­ro en la me­di­da que sea­mos cohe­ren­tes con sus va­lo­res, y de­ci­da­mos pin­tar nues­tro go­bierno con nues­tros idea­les y me­tas, con ac­cio­nes y mé­to­dos rea­les, po­dre­mos lo­grar una de­mo­cra­cia que nos cues­ta en la can­ti­dad pro­por­cio­nal que de­be dar re­sul­ta­dos pa­ra una vi­da en paz y en fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.