¿Sal­dre­mos del TLC?

Milenio Jalisco - - Ciudad - Héc­tor Romero Fie­rro hro­me­ro@co­rre­du­ria58.com

Aun­que los ne­go­cia­do­res y ase­so­res me­xi­ca­nos han rea­li­za­do en for­ma ex­ce­len­te su la­bor en las ne­go­cia­cio­nes pa­ra man­te­ner a nues­tro país con las ven­ta­jas del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio TLC/NAF­TA, el fac­tor “Trump” es un im­pon­de­ra­ble que in­tro­du­ce una va­ria­ble no cuan­ti­fi­ca­ble en la ne­go­cia­ción, ya que des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co es be­ne­fi­cio­so pa­ra los tres paí­ses, sin em­bar­go la de­le­ga­ción en­fren­ta a un pre­si­den­te de­seo­so de cul­par a nues­tro país de to­dos los ma­les eco­nó­mi­cos de los grin­gos, in­clu­yen­do has­ta el te­ma de las dro­gas, cuan­do se nie­ga a re­co­no­cer que los con­su­mi­do­res son ellos, ade­más de­seo­so de ga­nar el vo­to de esa cla­se me­dia ba­ja de Es­ta­dos Uni­dos des­em­plea­da por su ba­jo ni­vel de pre­pa­ra­ción, que nor­mal­men­te no cuen­ta ni con ca­rre­ras téc­ni­cas y es fá­cil­men­te in­fluen­cia­ble con ofre­ci­mien­tos de tra­ba­jo o con po­lí­ti­cas de­ma­gó­gi­cas de su­pues­ta pro­tec­ción del em­pleo.

Por ello y al ha­ber ini­cia­do con ba­jas ex­pec­ta­ti­vas la cuar­ta ron­da me lle­va a con­cluir que la ne­go­cia­ción tie­ne una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que no se con­clu­ya al po­ner el país ve­cino una se­rie de re­qui­si­tos que nues­tra de­le­ga­ción no tie­ne por qué acep­tar. In­clu­si­ve tan­to los ne­go­cia­do­res co­mo sus cú­pu­los acom­pa­ñan­tes han ve­ni­do di­fun­dien­do reite­ra­da­men­te los úl­ti­mos días que el rom­pi­mien­to del TLC no se­ría tan gra­ve pa­ra nues­tro país, in­clu­si­ve so­por­ta­do con es­tu­dios que in­di­can que más del 80% de los pro­duc­tos me­xi­ca­nos que se co­mer­cia­li­zan en el ve­cino país, no se ve­rían afec­ta­dos por la can­ce­la­ción del tra­ta­do, al que­dar am­pa­ra­dos por los acuer­dos en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio y las re­glas que per­mi­ti­rían a Mé­xi­co ser con­si­de­ra­do co­mo “na­ción más fa­vo­re­ci­da” y el res­to de los pro­duc­tos se ve­rían afec­tos a aran­ce­les muy ba­jos por lo que la afec­ta­ción es me­nor. Si se de­ci­die­ra sa­lir del Tra­ta­do ten­drían que trans­cu­rrir 6 me­ses a par­tir de las no­ti­fi­ca­cio­nes co­rres­pon­dien­tes. Preo­cu­pa que los in­ver­sio­nis­tas me­xi­ca­nos son exa­ge­ra­dos y te­mo que el avi­so pro­vo­ca­ría una com­pra ma­si­va de dó­la­res. Por el otro la­do, Trump cuen­ta con in­for­ma­ción del gra­do de afec­ta­ción que su­fri­rían mu­chas de sus em­pre­sas que ac­tual­men­te se han vis­to su­ma­men­te fa­vo­re­ci­das con el Tra­ta­do, prin­ci­pal­men­te del sec­tor agro ali­men­ti­cio, por lo que, tam­bién es po­si­ble que quie­ra se­guir en el Tra­ta­do, pe­ro co­mo há­bil ju­ga­dor de Po­ker es­te blo­fean­do pa­ra ob­te­ner las ma­yo­res ven­ta­jas po­si­bles en la me­sa de ne­go­cia­ción. Son al­gu­nos te­mas con lo que ha in­sis­ti­do y que las de­le­ga­cio­nes tan­to me­xi­ca­nas co­mo ca­na­dien­ses no de­ben acep­tar, la más im­por­tan­te es la re­for­ma a las “re­glas de ori­gen” don­de se pre­ten­de que el con­te­ni­do re­gio­nal en la in­dus­tria au­to­mo­triz se ele­ve de 62.5 a 85 por cien­to lo cual se­ría gra­ve pa­ra las ar­ma­do­ras de au­tos de nues­tro país y que en el fon­do pre­ten­de re­gre­sar las plan­tas a EUA ol­vi­dan­do que las ar­ma­do­ras so­lo usan ro­bots ya; la se­gun­da es la lla­ma­da cláu­su­la “sun­set” que im­pli­ca­ría la ter­mi­na­ción del tra­ta­do ca­da cin­co años y la ne­go­cia­ción de uno nue­vo por con­si­guien­te; otro fac­tor de pre­sión es el te­ma de los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res en Mé­xi­co, don­de los gran­des sin­di­ca­tos ame­ri­ca­nos y ca­na­dien­ses pre­sio­nan pa­ra ho­mo­lo­gar los suel­dos de sus pa­res me­xi­ca­nos y con ello evi­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad que brin­da la mano de obra re­la­ti­va­men­te ba­ra­ta.

Mé­xi­co de­be ele­var los sa­la­rios por productividad no por im­po­si­ción ex­tran­je­ra; otro te­ma de ne­go­cia­ción es el ca­pí­tu­lo de re­so­lu­ción de con­flic­tos al que tam­bién pre­ten­den mo­di­fi­car. Las ne­go­cia­cio­nes se con­ta­mi­nan más con la vi­si­ta de Jus­tin Tru­deau pri­me­ro a Washington y lue­go a Mé­xi­co, ¿pe­ro de qué la­do jue­ga? El re­sul­ta­do lo co­no­ce­re­mos a más tar­dar el 17 de oc­tu­bre pró­xi­mo. Eu­ro­pa es­tá an­sio­sa, de fra­ca­sar el tra­ta­do, de ven­der­nos ali­men­tos, prin­ci­pal­men­te gra­nos, y ofre­cen me­jo­res pre­cios al pa­re­cer. In­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do de las ne­go­cia­cio­nes fe­li­ci­to a los equi­pos me­xi­ca­nos de ne­go­cia­ción.

En otro te­ma, im­pre­sio­nan­te lo que ha lo­gra­do el “Fon­do Ja­lis­co de Fo­men­to Em­pre­sa­rial” en el pre­sen­te se­xe­nio, que de ser una ca­ja chi­ca pa­ra los ami­gos de los fun­cio­na­rios aho­ra se ma­ne­ja con to­do el pro­fe­sio­na­lis­mo de un ban­co de desa­rro­llo, que es en lo que se de­be con­ver­tir en el cor­to pla­zo. Con­si­de­ro que los Em­pren­de­do­res de Ja­lis­co tie­nen me­jor apo­yo que los del Go­bierno Fe­de­ral. Se de­be des­ti­nar par­te de los in­gre­sos del Im­pues­to de No­mi­nas a ca­pi­ta­li­zar es­te fon­do.

MI­LE­NIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.