De cen­su­ra

Milenio Jalisco - - Ciudad - Gon­za­lo Oli­ve­ros go­li­ve­ros@me.com

Un em­pre­sa­rio de la in­dus­tria del ci­ne in­vi­ta a ac­tri­ces y mo­de­los a su ha­bi­ta­ción. Tan ri­co co­mo re­gor­de­te, su­gie­re ma­sa­jes que, de pron­to, se con­vier­ten en in­vi­ta­cio­nes se­xua­les. Las mu­je­res se ate­rran, al­gu­nas se nie­gan mien­tras otras son so­me­ti­das. La in­dus­tria lo sa­be o, por lo me­nos, lo sos­pe­cha. No obs­tan­te, ca­lla.

Du­ran­te dé­ca­das, el com­por­ta­mien­to del mag­na­te se con­vier­te en bro­mas que, de pron­to, son pun­chli­nes de pro­gra­mas de te­le­vi­sión.

Hay re­por­te­ros que si­guen la he­bra, siem­pre pa­ra­dos an­te la ame­na­za del mi­llo­na­rio de usar su po­der contra el periodista o el me­dio; mu­chas ve­ces, la ad­ver­ten­cia pro­vie­ne de sus ami­gos, po­de­ro­sos ac­to­res de Holly­wood.

En la pri­ma­ve­ra de 2017, un periodista con­si­gue una gra­ba­ción he­cha por la po­li­cía de Nue­va York don­de el de­pre­da­dor se­xual cae. Se­ma­nas des­pués, con­si­gue la en­tre­vis­ta con una ac­triz que afir­ma ha­ber si­do aco­sa­da por el pro­duc­tor. No obs­tan­te, el me­dio pa­ra el que tra­ba­ja pa­ra la in­ves­ti­ga­ción.

El periodista de­ci­de con­ti­nuar pe­ro en un me­dio dis­tin­to. Con to­das las fuentes ve­ri­fi­ca­das y las prue­bas, lan­za su do­cu­men­to que es cien ve­ces más de­mo­le­dor que el da­do a co­no­cer por la com­pe­ten­cia. La Ca­ja de Pan­do­ra se ha abier­to y, aho­ra, to­dos bus­can cul­pa­bles o la­var­se la ca­ra an­te un ca­so don­de el po­der ava­sa­lló du­ran­te dé­ca­das a de­ce­nas de mu­je­res.

Pe­ro aquí el ca­so es la pren­sa. ¿Has­ta dón­de el me­dio pue­de pa­rar una in­ves­ti­ga­ción que em­pa­ña el nom­bre de un ami­go o un so­cio? ¿Has­ta dón­de un me­dio de­be pen­sar más en el bie­nes­tar de sus em­plea­dos -o de la ca­ja re­gis­tra­do­ra­que en el bien co­mún?

No es­tán cla­ras las ra­zo­nes por las que la NBC de­ci­dió ma­tar el re­por­ta­je de Ro­nan Fa­rrow so­bre Harvey Weinstein. Tam­po­co, ya que ha­bla­mos de me­dios, es­tá cla­ro por qué Edil­ber­to Hues­ca pi­dió el ce­se de dos edi­to­ria­lis­tas de su es­pa­cio es­te­lar de no­ti­cias.

Al­go es cier­to en am­bos ca­sos: no se­ría la pri­me­ra vez. NBC to­mó la de­ter­mi­na­ción de no sa­car a la luz las gra­ba­cio­nes de Donald Trump en el ca­mión de Ac­cess Holly­wood. La in­sis­ten­cia del Washington Post fue quien lo­gró con­se­guir el vi­deo y des­en­mas­ca­rar a un aco­sa­dor que, me­ses des­pués, se con­ver­ti­ría en pre­si­den­te.

Hues­ca tam­po­co se­ría vir­gen en des­pi­dos de pe­rio­dis­tas. En los ini­cios de los no­ven­ta, des­pi­dió a Jo­sé Cár­de­nas de En­fo­que -sí, del mis­mo es­pa­cio- ba­jo ale­ga­tos de cen­su­ra. En ese en­ton­ces, el Güe­ro no sa­lió a dar ex­pli­ca­cio­nes de su des­pi­do, eran otros tiem­pos.

Am­bos ca­sos son ejem­plos de lo en­de­ble que se en­cuen­tra la pren­sa an­te el aco­so di­rec­to o dis­fra­za­do del po­der. En am­bas oca­sio­nes, el an­tí­do­to contra la in­si­dia es la ver­dad. En to­das, la búsqueda de la ver­dad se ha con­ver­ti­do en al­go com­pli­ca­do, si­nuo­so, di­fí­cil has­ta la me­du­la.

Di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble, pre­gun­ten a Ro­nan Fa­rrow.

MI­LE­NIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.