Dan am­pa­ro a in­cul­pa­da en ca­so Ga­lle­gos

Se­ña­la­da en el ase­si­na­to del ex se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo es­ta­tal en 2013

Milenio Jalisco - - Portada - Jor­ge Mar­tí­nez/Gua­da­la­ja­ra

La muer­te del se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo de Ja­lis­co, Jo­sé de Je­sús Ga­lle­gos Ál­va­rez, po­dría que­dar im­pu­ne, pues una de las in­cul­pa­das ob­tu­vo un am­pa­ro que in­va­li­da la for­mal pri­sión dic­ta­da en su con­tra por­que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE) vio­ló el de­bi­do pro­ce­so.

Si bien no que­da­rá li­bre de­bi­do a que to­da­vía tie­ne cuen­tas pen­dien­tes con la jus­ti­cia, se abre una puer­ta pa­ra que no re­ci­ba cas­ti­go por el ho­mi­ci­dio co­me­ti­do nue­ve días des­pués de que el go­ber­na­dor Jor­ge Aris­tó­te­les Sandoval Díaz to­mó pro­tes­ta del car­go.

To­do se des­pren­de del jui­cio de ga­ran­tías pro­mo­vi­do por la de­fen­sa de Ana Ka­ren Bra­vo Gu­tié­rrez, quien se en­car­gó de vi­gi­lar al fun­cio­na­rio ase­si­na­do pre­vio al cri­men, el cual que­dó re­gis­tra­do ba­jo el ex­pe­dien­te 1672/2016, cu­ya au­dien­cia cons­ti­tu­cio­nal se rea­li­zó el 30 de mar­zo de 2017.

Los abo­ga­dos ar­gu­men­ta­ron que se vio­len­ta­ron los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la in­cul­pa­da ya que sus de­cla­ra­cio­nes se ob­tu­vie­ron du­ran­te el tiem­po que es­tu­vo arrai­ga­da.

Una vez que el Juez Cuar­to de Dis­tri­to en Ma­te­ria de Am­pa­ro del es­ta­do de Ja­lis­co brin­dó pro­tec­ción de la jus­ti­cia fe­de­ral a la que­jo­sa, las agen­cias del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ads­cri­tas a la Dé­ci­ma Sa­la Es­pe­cia­li­za­da en Jus­ti­cia In­te­gral pa­ra Ado­les­cen­tes del Su­pre­mo Tri­bu­nal de Jus­ti­cia, y el Juz­ga­do Dé­ci­mo Pri­me­ro de lo Pe­nal del Pri­mer Par­ti­do Judicial, in­ter­pu­sie­ron un re­cur­so de re­vi­sión, mis­mo que fue ad­mi­ti­do el pa­sa­do 7 de agos­to, y re­gis­tra­do con el nú­me­ro 479/2017.

Pe­ro el pa­sa­do 6 de oc­tu­bre, el Se­gun­do Tri­bu­nal Co­le­gio en Ma­te­ria Pe­nal del Ter­cer Cir­cui­to, con se­de en Za­po­pan, no­ti­fi­có al re­pre­sen­tan­te so­cial del fue­ro co­mún del fa­llo, por el cual se or­de­nó de­jar sin efec­to la or­den de for­mal pri­sión, dic­ta­da el 27 de mar­zo de 2014, den­tro de la cau­sa pe­nal 331/2013, por el de­li­to de ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do.

Los ma­gis­tra­dos que die­ron el fa­llo or­de­na­ron al juez: “dic­tar una nue­va re­so­lu­ción que po­drá ser en el mis­mo o en di­ver­so sen­ti­do, pe­ro de­be­rá de­ter­mi­nar qué prue­bas ca­re­cen de va­lor pro­ba­to­rio por en­con­trar­se di­rec­ta o in­mi­nen­te­men­te vin­cu­la­das con los arrai­gos de que fue­ron ob­je­to los in­cul­pa­dos, así co­mo to­das aque­llas en las que ha­yan par­ti­ci­pa­do o ha­yan apor­ta­do in­for­ma­ción so­bre los he­chos que le a la que­jo­sa es­tan­do arrai­ga­dos aqué­llos: es­to es, de­be­rán ex­cluir del cau­dal pro­ba­to­rio ex­clu­si­va­men­te los me­dios de con­vic­ción que ha­yan si­do ob­te­ni­dos en ba­se al arrai­go”, se­gún cons­ta en la co­pia de la re­so­lu­ción de la cual MI­LE­NIO JA­LIS­CO tie­ne una co­pia.

Si bien la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos con­tem­pla en el ar­tícu­lo 166 la fi­gu­ra del arrai­go co­mo un me­ca­nis­mo que tie­ne el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra ob­te­ner ele­men­tos de prue­ba en una in­ves­ti­ga­ción, Mé­xi­co ha ce­le­bra­do tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les en los cua­les se prohí­be el arrai­go, por­que vio­len­ta el de­bi­do pro­ce­so de los impu­tados.

Exis­te otro apar­ta­do en la Car­ta Mag­na que acla­ra la po­lé­mi­ca, es el ar­tícu­lo 133 que se­ña­la: “es­ta Cons­ti­tu­ción, las le­yes del Con­gre­so de la Unión que ema­nen de ella y to­dos los tra­ta­dos que es­tén de acuer­do con la mis­ma, ce­le­bra­dos y que se ce­le­bren por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, con apro­ba­ción del Senado, se­rán la Ley Su­pre­ma de to­da la Unión. Los jue­ces de ca­da en­ti­dad fe­de­ra­ti­va se arre­gla­rán a di­cha Cons­ti­tu­ción, le­yes y tra­ta­dos, a pe­sar de las dis­po­si­cio­nes en con­tra­rio que pue­da ha­ber en las Cons­ti­tu­cio­nes o le­yes de las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas”.

Pa­ra el in­ves­ti­ga­dor en te­mas de se­gu­ri­dad de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra (UdeG), Fran­cis­co Ji­mé­nez Rey­no­so, los abo­ga­dos de la se­ña­la­da se ape­gan al de­re­cho in­ter­na­cio­nal pa­ra sa­car a sus clien­tes de la cár­cel, au­na­do a una pro­ba­to­ria de­fi­cien­te de ele­men­tos re­ca­ba­dos por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

“De­be­mos de es­tar cons­cien­tes de que des­pués del 18 de ju­nio de 2008 ya na­da es igual en cues­tión ju­ris­dic­cio­nal, en cues­tión de pro­cu­ra­ción y jus­ti­cia y que es ne­ce­sa­rio ape­gar­se al de­bi­do pro­ce­so”, apun­tó Ji­mé­nez Rey­no­so.

“Lo que se es­tá ha­cien­do en es­te ca­so es una de­pu­ra­ción de las prue­bas en vir­tud de quien se­ña­la en juz­ga­dor, de que las prue­bas que se ob­tu­vie­ron ba­jo arrai­go son sub­sis­ten­tes, en­ton­ces tie­ne que ha­ber una de­pu­ra­ción, mien­tras que las de­más prue­bas, las que se ob­tie­nen en el mar­co de ley sub­sis­ten”, agre­gó el ca­te­drá­ti­co.

MI­LE­NIO

El ho­mi­ci­dio se re­gis­tró en Co­li­nas de San Ja­vier, en Za­po­pan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.